Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Categoría: Asia

Ali Khaseif y la técnica de los cordones

Instantes finales de partido, presión insostenible del equipo local, temores multiplicados en la defensa visitante y la clara visión de que, si nada lo remedia, el resultado corre peligro serio para sus intereses. A jugar, a tener calidad, a buscar soluciones brillantes o encontrar remedios bajo las premisas globales, se aprende con los años. Pero a buscar la pillería y conseguir lastrar la paciencia del equipo que necesita minutos para dar la vuelta al marcador, no hace falta que se enseñe. Ese ‘don’ natural para pasarse el ‘Fair Play’ de largo, ha tocado el cielo de los pícaros con Ali Khaseif, meta del Al Jazeera de UAE. Tenso, nervioso y consciente de que su equipo necesitaba una relajación, maniobró él mismo una singular escabechina que le otorgó lo que buscaba con el beneplácito del colegiado. ¡Malditos cordones¡

Todos los articulos de la sección Fútbol Curioso

Síguenos también en Twitter y Facebook

Comentarios (0)

Jordania: Inspirarse en España para estar en el Mundial

Jordania 2013

En poco más de seis meses comenzará el Mundial de Brasil, el evento futbolístico más espectacular y que más pasiones levanta en todo el mundo. Ya se conocen veintiuna de las treinta y dos selecciones que representaran a sus países en la susodicha cita. Las últimas once plazas se decidirán en poco más de una semana. Los cinco representantes africanos, las cuatro repescas europeas, y las dos repescas intercontinentales, son los encuentros que dilucirán estas vacantes. Entre las selecciones con opciones, sobresalen especialmente tres, Burkina Faso, Islandia y Jordania. Ninguna ha disputado un Mundial antes, y no será un camino de rosas, la que más difícil lo tendrá, a priori, es la selección asiática. Es en ella en la que centramos nuestras miradas, una selección que tiene pequeños nexos de unión con España, aunque sea complicado de creer.

La selección de Jordania jugó el primer partido de su historia en 1953, desde entonces los éxitos de esta selección de Oriente Medio se cuentan con los dedos de una mano. Sin ninguna presencia mundialista, ha disputado dos Copas de Asia (2004, 2011), cayendo en ambas ocasiones en cuartos de final. Sus únicos entorchados son dos oros en los Juegos Panarábigos (1997, 1999). Nunca había estado tan cerca de disputar un Mundial como en esta ocasión, aunque el camino no ha sido fácil. Jordania entró en segunda ronda, apabullando a Nepal con un 9-0 en el primer partido, haciendo de la vuelta un mero trámite (1-1). En la siguiente fase finalizó segunda por detrás de Irak, siendo la selección jordana la artífice de la eliminación de la China de Camacho. Primer ápice de unión con España. Pasada esta ronda, Jordania llegaba a la fase decisiva, tan solo quedaban diez selecciones, distribuidas en dos grupos, de cinco integrantes cada una. Los dos primeros de grupo accederían directamente al Mundial. Los dos terceros se enfrentarían por una plaza en la repesca intercontinental. Seguir leyendo…

Comentarios (1)

Champions Asia: Seúl-Guangzhou, clasicismo o evolución

Seoul - Guangzhou 2013

Sólo cinco de los últimos diecisiete campeones asiáticos, han podido romper la hegemonía que marcan históricamente los clubes japoneses y sur-coreanos en la AFC Champions League. Una dinámica que responde sin tapujos a la fuerza, potencial, estructura de base y crecimiento global de sus selecciones, referentes continentales en fases finales y competidores cada vez más reales y sólidos ante las grandes selecciones de todo el mundo. Son ellos quienes han limado distancias, quienes han impulsado el fútbol asiático durante las últimas décadas para sacarlo del ostracismo y quienes han colocado a sus mejores estrellas en los campeonatos de mayor seguimiento y progresión del planeta. Sin ellos, el camino sería más largo y tortuoso, pero aunque todos les agradecen el esfuerzo pro-Asia, ahora son ellos quienes han quedado gravemente debilitados ante la fuerza financiera de sus rivales continentales. La corriente les impulsa al vacío ante la atracción externa que ha propiciado serios competidores continentales en los últimos años.

Cierto que viendo los últimos campeones asiáticos, esa lectura es aún prematura, pero la dinámica y la explotación de los jóvenes japoneses-coreanos (sobre todo los primeros) lejos de sus clubes de origen y la rápida exportación a campeonatos occidentales, les ha mermado gravemente a nivel nacional. Varios años llevaban los clubes nipones sin alcanzar las rondas definitivas con opciones de volver a reinar y más sufrimientos que nunca encuentran los coreanos para mantener su estilo indiscutible. Algo que se extrapola a Corea con rapidez. La razón no habla de deficiencias en sus proyectos, de cuestionar su equilibrio futbolístico o de errores económicos, sino de la fuerza y relevancia mediática que han logrado sus millonarios enemigos, pues Uzbequistán, Qatar, Arabia Saudí y últimamente incluso China, han logrado máxima repercusión con sus fichajes estelares, lo que sigue sin refrescar sus selecciones (ancladas en el arcaísmo), pero sí ha servido para situar en lo más alto a sus clubes. La final de la AFC Champions League 2013 (a doble partido este sábado y se cerrará el próximo), muestran la naturaleza mixta, híbrida, de un continente donde ahora mismo todo está a disposición de quien lo quiera y donde las diferencias son mínimas, aunque los bolsillos hacen que esa sensación se prevea como fugaz. Dos clubes, dos países, dos modelos deportivos completamente opuestos y un entorchado continental que les abra las puertas del Mundial de Clubes 2013: Seoul-Guangzhou. Seguir leyendo…

Comentarios (0)

Champions Asia: Los cuatro semifinalistas 2013

AFC Champions Asia 2013

Sólo cinco de los últimos diecisiete campeones asiáticos, han podido romper la hegemonía que marcan históricamente los clubes japoneses y sur-coreanos en la AFC Champions League. Una dinámica que responde sin tapujos a la fuerza, potencial, estructura de base y crecimiento global de sus selecciones, referentes continentales en fases finales y competidores cada vez más reales y sólidos ante las grandes selecciones de todo el mundo. Son ellos quienes han limado distancias, quienes han impulsado el fútbol asiático durante las últimas décadas para sacarlo del ostracismo y quienes han colocado a sus mejores estrellas en los campeonatos de mayor seguimiento y progresión del planeta. Sin ellos, el camino sería más largo y tortuoso, pero aunque todos les agradecen el esfuerzo pro-Asia, ahora son ellos quienes han quedado gravemente debilitados ante la fuerza financiera de sus rivales continentales. La corriente les impulsa al vacío ante la atracción externa que ha propiciado serios competidores continentales en los últimos años.

Cierto que viendo los últimos campeones asiáticos, esa lectura es aún prematura, pero la dinámica y la explotación de los jóvenes japoneses-coreanos (sobre todo los primeros) lejos de sus clubes de origen y la rápida exportación a campeonatos occidentales, les ha mermado gravemente a nivel nacional. Varios años llevaban los clubes nipones sin alcanzar las rondas definitivas con opciones de volver a reinar y más sufrimientos que nunca encuentran los coreanos para mantener su estilo indiscutible. La razón no habla de deficiencias en sus proyectos, de cuestionar su equilibrio futbolístico o de errores económicos, sino de la fuerza y relevancia mediática que han logrado sus millonarios enemigos, pues Uzbequistán, Qatar, Arabia Saudí y últimamente incluso China, han logrado máxima repercusión con sus fichajes estelares, lo que sigue sin refrescar a sus selecciones pero sí ha servido para situar en lo más alto a sus clubes. Las semifinales de la AFC Champions League 2013 (arrancan este mismo miércoles), muestran la naturaleza mixta, híbrida, de un continente donde ahora mismo todo está a disposición de quien lo quiera y donde las diferencias son mínimas. Cuatro clubes, cuatro países y tres modelos deportivos (sólo el representante chino abusa de la billetera respecto al trabajo equilibrado y de largo plazo de sus competidores) que buscan el entorchado rumbo al Mundial de Clubes. Seguir leyendo…

Comentarios (0)

Kembo-Ekoko y la roulette imposible

Debutar en un nuevo club siempre es especial. Necesidad de demostrar tu valía cuanto antes, aclimatarte con el pie derecho a las novedades y tener capacidad para superar cualquier obstáculo, son las metas a alcanzar en el menor tiempo posible. Kembo Ekoko, extremo que durante años dejó gran sabor de boca en Rennes y que incluso fue internacional en categorías inferiores con Francia (pese a su orígen congoleño), no ha tardado en enseñar sus dientes en su nuevo alojamiento. Durante su debut con Al-Ain de Emiratos Árabes Unidos, dejó todo tipo de detalles y uno de ellos fue esta preciosa demostración de técnica, habilidad y pegada. Una roulette con regate incluído entre las piernas, un segundo ‘caño’ y un disparo seco para evidenciar que este fútbol se le queda muy pequeño. Allí van a empezar a disfrutar…

Las historias más extrañas y singulares están en nuestra sección Fútbol Curioso

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Comentarios (1)

Confederaciones: El mejor jugador de la historia de Japón

El crecimiento económico vivido por Japón en las décadas 60-80, donde promedió un 7% por encima del resto del mundo, le permitió equilibrar sus cuentas para contrarrestar los efectos del colapso de la burbuja inmobiliaria. El Banco de Japón bajó las tasas de interés en la denominada trampa de la liquidez e hizo posible que renovación económica se apoyara en un nivel de vida bajo con costes salariales competitivos. Ellos supieron aprovechar el caos reinante en el planeta pues movilizaron la industria pesada tras su esfuerzo militar, obteniendo experiencia en organización industrial y mano de obra. Los nipones superaban a todos los occidentales en producto nacional bruto y potencia industrial, lo que acabó extrapolándose en todos los frentes culturales del país. Uno de ellos, el fútbol, apenas estaba surgiendo, pero se vería completamente impulsado por el momento económico del país.

La Nihon Sakkā Rīgu fue la primera competición que estructuró con cierto orden el fútbol japonés. No se trataba de un campeonato con sentimientos naturales de por medio, porque ninguno de sus clubes surgió del amor sincero que por la pelota veneraban un grupo de aficionados, sino por aspectos estrictamente comerciales. Los equipos formados representaban empresas que estaban en auge apoyadas por la salud de quienes les pagaban. -Ellos no se ocultaban, sino que jugaban bajo el nombre que pagaba sus minúsculos sueldos. Los jugadores, todos simples trabajadores, eran auténticos ‘esclavos’ de sus nóminas, pues no recibían compensación alguna por saltar al terreno de juego, por viajar a cualquier hora del día o por perder fines de semana. Pero cuando progresaron (gracias sobre todo al mito Okudera, pionero del profesionalismo en el fútbol nipón), todo encontró forma. Desde 1992 la Nihon quedó a un lado y los jefes de aquellos equipos-empresa, se reunieron para crear la J League, primer paso hacia la gran estabilidad de un fútbol que hoy por hoy goza del respaldo comercial, el impacto entre aficiones y una gran capacidad de crecimiento. Iconos por toda Europa y jugadores cada vez más importantes que motivan un debate internacional con varias décadas para analizar. ¿Quién es el mejor jugador de la historia del fútbol japonés? Seguir leyendo…

Comentarios (0)

Bundesliga: La exitosa ‘armada japonesa’

El crecimiento económico vivido por Japón en las décadas 60-80, donde promedió un 7% por encima del resto del mundo, le permitió equilibrar sus cuentas para contrarrestar los efectos del colapso de la burbuja inmobiliaria. Allí, los primeros ejemplos de freno financiero se apreciaron hace mucho tiempo, cuando el Banco de Japón bajó las tasas de interés en la denominada trampa de la liquidez. Y todo, lo bueno y lo malo para sus intereses, venía provocado por la Segunda Guerra Mundial, donde la miseria de la mayoría, hizo posible que renovación económica se apoyara en un nivel de vida bajo con costes salariales competitivos. En ese periodo, solo dos ‘gigantes’ supieron aprovechar el caos reinante en el planeta pues mientras, los asiáticos movilizaron la industria pesada tras su esfuerzo militar, obteniendo experiencia en organización industrial y mano de obra. Japón superaba a todos los occidentales en producto nacional bruto y potencia industrial.

Los Juegos Olímpicos de Tokio o la Expo de Osaka, ampliaron esas sensaciones. Pero sólo un país, Alemania, podía aguantar su ritmo, desafiaba su crecimiento y hasta mejoraba sus estadísticas. Un país con el 60% de la población ubicada en edad laboral, con producción industrial superior a 50% y amplia repercusión global en márgenes de crecimiento. Así fue como japoneses y alemanes se convirtieron en motores del intercambio internacional y ocuparon juntos la posición de potencia comercial. Pasaron regímenes espantosos, catástrofes naturales y transformaciones generales. Hoy, siguen esa línea competitiva en lo monetario, sostienen la mayor excelencia económica en enseñanza y hasta rivalizan en la capacidad de sus vehículos, los mejores del planeta. Pero la unión dio un paso más con el fútbol. La Bundesliga abandera la confianza en los nipones que, agradecidos por la apuesta y dispuestos a seguir acelerando, iniciaron una ‘invasión’ que ya es un hecho. Seguir leyendo…

Comentarios (4)

Uzbekistán: Qosimov, el milagrero mundialista

No me voy a declarar el mayor fan de la selección uzbeka. Por supuesto, no he visto todos sus partidos durante su camino a Brasil 2014 hasta este preciso momento en el que se juegan el todo por el todo. Pero aquella mañana de septiembre me transmitieron la sensación de estar viendo algo que cumplía la máxima más importante en esto del fútbol: competir. Fijaos si es importante esto de competir, que Walter Mazzarri, en su presentación como técnico de todo un Inter, respondió a una pregunta sobre cuál era el objetivo inmediato de la entidad repitiendo varias veces la palabra. Competir en Italia, competir con todos, con los grandes y con los menos grandes, y competir en todos los campos. Nadie se escandalizó.

Aquella mañana de septiembre Uzbekistán y Corea del Sur empataron a dos. Los coreanos daban la sensación de correr más y de tener técnicamente más recursos, pero si me hubieses preguntado cuando el árbitro pitó el final qué equipo me había parecido mejor, estoy completamente convencido de que hubiese contestado que Uzbekistán. Así que después de tener esa sensación miré con más detalle su plantilla -en la que hay algún nombre que tiene experiencia en el panorama europeo-, y sobre todo me interesé por su entrenador: Mirjalol Qosimov, un ex futbolista de la selección uzbeka con bastante prestigio nacional, sin una dilatada experiencia en los banquillos (sólo trató al FC Budyonkor), pero tachado de ‘milagrero’. Argumentos sólidos y peculiares para que una Uzbekistán (a la que dirigió ya en dos etapas), que nunca se ha clasificado para un Mundial, sea ahora mismo el gran atractivo del continente y uno de los que pretende hacer historia rompiendo barreras. Una lucha eterna de su bandera trasladada con ésperanza ahora a la pelota. Seguir leyendo…

Comentarios (0)
Un desarrollo de Pedro Puig