cabeceraok
subok

Me he sentido solo pese a estar rodeado por una multitud. He dado besos con sabor a desamor. He sufrido heridas que sangraban victoria y he visto goles amargos como una derrota. Tal y como aquellos que marcaron John Aldridge y Brian Laws el 7 de mayo de 1989. El Liverpool venció por 3-1 al Nottingham Forest y logró la clasificación para la final de la FA Cup, pero no hubo conato alguno de alegría. Los rostros estaban demasiado acostumbrados a llorar como para poder esbozar una sonrisa. Los gritos de euforia quedaron atascados en la garganta, ahogados por el sufrimiento y el horror experimentados semanas atrás. El balón corrió de nuevo sobre el césped con aquel negro replay, pero la herida de lo sucedido en Hillsborough continuaba sangrando en el alma del fútbol inglés. Poco antes se había producido una de las peores tragedias del deporte, en la que 96 vidas se apagaron sepultadas bajo piernas y cemento. El césped se bañó de sangre. El fútbol, de lágrimas y vergüenza.

Veintidós días tardó la camiseta de aquél Liverpool en regresar a un terreno de juego después de lo sucedido en Sheffield. Veinticinco años hubo que esperar para que se hiciera justicia. La verdad inicial se confirmó como mentira. Un cuarto de siglo después de que 96 aficionados al fútbol perdieran la vida mientras veían un partido de su equipo se ha destapado toda la red de mentiras. Mintió el gobierno, mintió la policía, mintió la prensa. Mintió todo el mundo y se señaló a los propios aficionados como culpables de la tragedia. Hoy sabemos que no fue así. Después de la pelea incansable de las familias de los fallecidos en la Tragedia de Hillsborough se ha reabierto el caso y se empieza a hacer justicia. Hoy empezamos a saber la verdad. En parte gracias a testimonios como el de Daniel Jones, quien estuvo en Hillsborough aquel fúnebre 15 de abril de 1989 y sobrevivió para poder contarlo. Sus recuerdos cobran vida de nuevo en El Enganche.es.

pasador01
info01
fotofinal

Reportaje y Entrevista: Francisco Ortí y José Hernández

Edición: Francisco Ortí y José David López

Edición Video: Daniel Morales Gil

Ilustraciones: Ever Dominguez

Fotos: Getty y agencias.