cabecera

El resbalón de John Terry que tumbó a Avram Grant

Por Francisco Ortí

pasador01
pasador0102
pasador04
paralax03

03La final

Mi vida se resume en un penalti”, asegura de manera irónica Avram Grant, ahora seleccionador de Ghana, en referencia a la tanda de penaltis que le impidió proclamarse campeón de Europa con el Chelsea. El 21 de mayo de 2008, los Blues se enfrentaban al Manchester United en la final de la Liga de Campeones sobre el césped del Estadio Olímpico de Luzhniki. La fuerte lluvia que caía sobre Moscú dio la bienvenida a los dos equipos a Rusia. Era complicado hablar de un favorito. Los dos equipos llegaban en condiciones muy similares y con sus mejores jugadores en perfecto estado. No faltaba nadie en ninguno de los dos bandos. Van der Sar; Brown, Ferdinand, Vidic, Evra; Carrick, Scholes, Hargreaves; Cristiano Ronaldo, Tevez y Rooney vestían de rojo. Ceca; Essien, Carvalho, Terry, Ashley Cole; Makeleke, Ballack, Lampard, Joe Cole, Malouda; y Drogba formaban el once del Chelsea. Cristiano Ronaldo lideraba a los Red Devils, mientras que Frank Lampard mandaba en el cuadro londinense. Con todas las espaldas en alto se vivió una final en la que el Manchester United tomó la iniciativa. La mejor propuesta de los mancunianos les llevó a adelantarse en el marcador gracias a un tanto de Cristiano Ronaldo a los 26 minutos. En el 45, Lampard firmó el empate para el Chelsea. La lluvia, el barro y los nervios impidieron que se viera mucho más peligro durante el resto de los noventa minutos y el tiempo extra, por lo que el ganador se decidiría desde el punto de penalti.

En la tanda de penaltis, Cristiano Ronaldo falló su lanzamiento, mientras que el Chelsea marcó sus cuatro primeros disparos. Esto dejaba a John Terry en una posición decisiva. El capitán era el encargado de ejecutar la quinta pena máxima. Si la marcaba, el Chelsea sería campeón de Europa. El rostro con el que el defensa se acercó al punto de penalti no presagiaba un buen final, pero el desenlace fue más sorprendente de lo que hubiera imaginado el guionista más creativo. Justo antes de contactar con el balón, Terry resbaló por la lluvia, disparó mal y encaló el balón en la grada. “En ese momento siento que… ¿Por qué la pelota no acabó en gol?”, confiesa Grant. Las opciones de proclamarse campeón de Europa se aparcaban momentáneamente por un inesperado resbalón. “Ese fue uno de los momentos en los que no puedes imaginare como se sentía Terry. Fue un gran capitán ese año y rindió muy bien. La gente hoy olvida que él luchaba por sacar al equipo de momentos peores que los actuales. Y el capitán fue una de las claves para recuperar el nivel y convertirse en equipo top. Lo sentí por él y lo sentí por mí”, afirma el entrenador israelí.

paralax03
paralax0401

Reportaje: Francisco Ortí

Edición: Francisco Ortí y José David López.

Edición Video: Daniel Morales Gil

Ilustraciones: Francisco Ortí

Fotos: Getty y agencias