Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Etiqueta: Uchida

Confederaciones: Japón pierde enamorando al mundo (4-3)

 Uno pone la camiseta, el prestigio y los títulos. el otro, la ilusión. Y no es poco, pues en un fútbol excesivamente manipulado, Italia siempre será el candidato y Japón no pasará en mucho tiempo de ser posible revelación. Pero nunca se criticará a quien busca con ideas claras la sorpresa. Con convicción, velocidad, seguridad, presión y un desgaste brutal, los nipones estuvieron a punto de emular las gestas asiáticas en noches de penurias italianas. Su sobrada debilidad defensiva, que hoy más que nunca contrastó con la frescura, la alegría, el soplo ingenuo de una selección que ve cada partido la posibilidad de generar una fiesta donde el único escenario posible es el espectáculo.

En ese contexto se movió durante la primera media hora donde se hizo con la posesión, fue capaz de esconderla ante el gran Pirlo y adelantarse por partida doble con goles de Honda (penalti) y Kagawa. Y esa fragilidad táctica, esa miseria defensiva que les destroza cada vez que muestras sus mejores galas, ofreció un respiro a Italia que, con mucha más pegada aunque absolutamente sobrepasada por el ‘baile’ sufrido, fue capaz de dar la vuelta al duelo. De Rossi, Uchida en propia meta y Balotelli en un penalti más que polémico, retorcían el plan. Pero el harakiri (rito de suicidio de los antiguos japoneses), estaba por llegar después de que los de Zaccheroni se levantaran, reinaran, golpearan dos veces en los postes, mostraran la cara más agradable de su fútbol con un empate increíble de Okazaki…. El desvarío llegó en una contra culminada de Giovinco cuando Italia agonizaba entre las risas del mundo. Enamoró Japón que, pese a su adiós, recordará para siempre el mejor partido de su historia y aquél, que hizo enamorar a todo el planeta.

Tambien te interesa: Brasil: Las cinco claves de un Scolari competitivo

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Comentarios (0)

Bundesliga: La exitosa ‘armada japonesa’

El crecimiento económico vivido por Japón en las décadas 60-80, donde promedió un 7% por encima del resto del mundo, le permitió equilibrar sus cuentas para contrarrestar los efectos del colapso de la burbuja inmobiliaria. Allí, los primeros ejemplos de freno financiero se apreciaron hace mucho tiempo, cuando el Banco de Japón bajó las tasas de interés en la denominada trampa de la liquidez. Y todo, lo bueno y lo malo para sus intereses, venía provocado por la Segunda Guerra Mundial, donde la miseria de la mayoría, hizo posible que renovación económica se apoyara en un nivel de vida bajo con costes salariales competitivos. En ese periodo, solo dos ‘gigantes’ supieron aprovechar el caos reinante en el planeta pues mientras, los asiáticos movilizaron la industria pesada tras su esfuerzo militar, obteniendo experiencia en organización industrial y mano de obra. Japón superaba a todos los occidentales en producto nacional bruto y potencia industrial.

Los Juegos Olímpicos de Tokio o la Expo de Osaka, ampliaron esas sensaciones. Pero sólo un país, Alemania, podía aguantar su ritmo, desafiaba su crecimiento y hasta mejoraba sus estadísticas. Un país con el 60% de la población ubicada en edad laboral, con producción industrial superior a 50% y amplia repercusión global en márgenes de crecimiento. Así fue como japoneses y alemanes se convirtieron en motores del intercambio internacional y ocuparon juntos la posición de potencia comercial. Pasaron regímenes espantosos, catástrofes naturales y transformaciones generales. Hoy, siguen esa línea competitiva en lo monetario, sostienen la mayor excelencia económica en enseñanza y hasta rivalizan en la capacidad de sus vehículos, los mejores del planeta. Pero la unión dio un paso más con el fútbol. La Bundesliga abandera la confianza en los nipones que, agradecidos por la apuesta y dispuestos a seguir acelerando, iniciaron una ‘invasión’ que ya es un hecho. Seguir leyendo…

Comentarios (4)

El ‘foso’ diestro de Gelsenkirchen

El castillo de Lüttinghoff es uno de los enclaves arquitectónicos  con más historia de Alemania. Situado al norte de de Gelsenkirchen, rodeado de una de las mayores reservas naturales del país y conservado casi en su esplendor como escenario de alquiler para fiestas y eventos, otrora se destacaba por la robusta seguridad que desprendía. Sitiado de robles de más de 300 años y reconocido en escritos de 1308, representa el monumento histórico más antiguo del lugar. Sin embargo, ninguna de esas características de épocas pasadas logró tanta repercusión como el foso que lo rodea. El castillo sigue siendo hoy en día ejemplo de perfecta fortificación, sirviendo de modelo para construcciones de la época e incluso asemejándose a los edificios comerciales y residencies del siglo XVIII.

Ese espíritu vanguardista que el mercado de explotación financiera ha sabido aprovechar como un centro taxativo de la zona Rin Norte-Westfalia, también ha ejercido influencia sobre la otra ubicación estelar de la comarca, el Veltins Arena del queridísimo Schalke. Allí, durante años, máxime desde la llegada de Felix Magaht al banquillo Die Knappen (los mineros), la contundencia, poderío y eficacia defensiva han sido prioridad absoluta. No se esperaban grandes acciones de calidad pues el talento está concebido a otros escenarios, pero sí se exigía que la fortificación defensiva, el rigor táctico y la firmeza en la línea trasera sellaran un estilo propio. Ese castillo modelo tomó forma pero el foso se volvió en su contra y en este arranque de campaña supone una auto-amenaza para quienes defienden y un placer para los que atacan. Seguir leyendo…

Comentarios (4)
Un desarrollo de Pedro Puig