Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Etiqueta: Liverpool

Inglaterra: La lógica del mañana

hodgson

Por Francisco López G. (@PacoLopez2992)

En el debate interminable de la compatibilidad de David Beckham, Steven Gerrard y Frank Lampard se acabó consumiendo una generación prometedora de jugadores ingleses. El momento álgido de sus tres centrocampistas no se plasmó en la selección, ni ‘invitados de lujo’ como Paul Scholes, Gareth Barry, Michael Carrick pusieron cordura al asunto. Mientras el debate removía los cimientos del combinado inglés a estrellas como Joe Cole o Ashley Young se les apagó la bombilla. Durante etapas Inglaterra fue una constante recopilación de nombres que no casaban entre sí, pero que compartían el once titular. La Euro 2008 desde casa no cambió demasiado, la desesperación fue tal que los inventores de este deporte recurrieron a un técnico extranjero para su selección cuando todavía los clubes no digieren bien a entrenadores ajenos a las islas.

Se fueron quemando etapas y estrellas como David Beckham, John Terry, Paul Scholes o Rio Ferdinand. La selección no podía despegarse de ciertos nombres y sus proyectos distaban mucho de la magnitud mediática que llevan consigo los tres leones. Sorprende más la importancia de la figura de Roy Hodgson en este contexto. Un entrenador con un perfil de equipo medio-bajo en la clasificación que da prioridad al grupo. Si algo ha caracterizado al actual seleccionador inglés desde que llegó al cargo en 2012 ha sido su apuesta por la renovación: Oxlade-Chamberlain irrumpió en la lista de la Eurocopa, así como Martin Kelly, Danny Welbeck y Andy Carroll. Eran los primeros ladrillos del cambio necesario. Y en esa Euro, Inglaterra compitió al máximo nivel, su fútbol no era brillante, ni su plantilla, pero sólo Italia –a la postre subcampeona- y en penaltis derrocaron un sistema solidario y coordinado. Inglaterra recuperó crédito de una competición donde se esperaba que saliera escaldada tras un convulso período con Capello tras el Mundial 2010.

Seguir leyendo…

Comentarios (2)

Heysel, 1985: La tragedia que persiste

heysel1

Por Rocío García (@Roo_GR)

En un pase largo de Platini a Boniek, Gillespie se interponía para derribar al de la Juventus. Forzó un penalti que Platini convirtió y acabó siendo el único gol del partido. Un gol de trámite. Un gol, la máxima expresión del fútbol, convertido en trámite de sentimientos. Era el minuto 57 en el estadio de Heysel, Bruselas, y aún quedaba casi un tiempo entero por disputar. Habían dejado de pensar en los goles, en rematar, en correr. Las tragedias pasan así. Despacio. A una cámara lenta que va a toda prisa. Como si en esa película de miedo en la que somos protagonistas no hubiese que conformarse con saber que todo va a acabar mal sino con ver cómo pasa, segundo a segundo.

Los sueños del Liverpool y la Juventus se convirtieron en esa pesadilla que se repite antes de dormir en las mentes de los 60.000 espectadores que querían gritar en Bélgica. Y gritaron. Pero no de satisfacción, de felicidad, sino de miedo. Como si al abrir los ojos devoraran el terror y al cerrarlos el terror los devorara a ellos. Era 1985 y el final de la Copa de Europa no era sólo eso, una final. Se había convertido en una Guerra Fría, en un quien puede más, en la oportunidad de los italianos de demostrar que estaban al alza, tras ganar el Mundial en 1982. El resultado, los hooligans contra los ultras y Europa, o su representación de Europa, como trofeo.

Seguir leyendo…

Comentarios (0)

Liverpool: Gerrard, nuestro Souness particular

Gerrard - Liverpool

Miras la pantalla y no das crédito. Apagas el móvil con indignación, acentuada tu perplejidad tras haber acabado todo. No te gusta cómo está sucediendo, y no por lo que se ha perdido. Vuelves a desbloquear el teléfono para confirmar la incredulidad, odiando esa inane capacidad de desmantelar cualquier ápice de respeto que debería de haber. No hay nada establecido, tampoco. Seguramente, porque el fútbol no es una religión establecida como tal, su culto no ha pasado por ejercicio de ley aunque sea drástico el pensarlo. Brilla por doquier la broma jocosa, la mofa desmedida incluso a los que, por decreto, habría que llamar ‘skipper’ aunque no haya ningún tipo de sintonía. Todo suena mejor cuando se habla de Steven Gerrard. Todo chirría aún más cuando se le intenta vilipendiar.

El Manchester City cumplió con lo previsto cuando se tropieza. Manuel Pellegrini se destapa, por fin, como un consumado entrenador de éxitos tras ganar Premier League y Capital One Cup. El ‘sky blue’ ha convertido en un rojo tenue al equipo de Merseyside, donde disputar la Champions League la próxima temporada es un dulce aliciente que, para los más críticos, es una mera excusa para demostrar conformismo. Y por consiguiente, todo recae hacia al capitán. Steven Gerrard no recibe los crochés por ser ese típico sparring mediático que representa al vestuario, que da la cara por el equipo. Esta vez los recibe a modo de burla y de forma reiterada, recordando la cuenta pendiente que tiene con el cetro liguero. Y otra vez en un partido contra los de José Mourinho, donde el Chelsea del luso parece dejar las peores pesadillas del líder de los ‘reds’. Seguir leyendo…

Comentarios (1)

Fernando Torres: Pensamientos de un niño atormentado

Fernando Torres - Chelsea

Ruido, mucho ruido, a cada paso el sonido es más atronador. El jolgorio de la cancha contrasta con el caminar mudo, pero vivo, de un jugador. Siente que cada paso es más pesado que el anterior. Atrás queda el estrecho túnel, casi por inercia comienza a subir unas pequeñas escaleras, y de repente esa luz, esa dichosa luz le es familiar. Los cánticos entran por los oídos del futbolista e inundan su cuerpo con una sensación, que tantas otras tardes vivió. Mira despreocupado hacia la grada, pero no es pasividad, es emoción, entre los nervios, dibuja una leve sonrisa, los que le querían, no le han olvidado. Un pensamiento aparece por su mente, siete años, siete años han pasado desde que me fui de casa. Su mente no deja de repetirlo. El tiempo pasa volando. Fernando Torres vuelve, como aquel que regresa a su pueblo tras lograr fortuna en una gran urbe. Mil sensaciones. Fernando retorna atormentado, no está bien, pero una sensación inmejorable le invade. Sabe que en este estadio, él es grande.

Faltan poco menos de cinco minutos para que arranque la semifinal de la Champions League. En un estadio que no vivía un acontecimiento así desde hacía 40 años. En cambio, Fernando, sí sabe lo que es un partido de esta magnitud, e incluso lo que es marcar en un duelo tan trascendental. Imposible olvidar la ‘orejona’ lograda en 2012. Cada milésima que pasa es un nuevo recuerdo. Sin razón alguna, o sí, le viene a la memoria una calurosa tarde de mayo. Torres debutaba en este campo, una semana después de marcar en Albacete, con el 35 a la espalda. Toda la afición le aclamaba y eso que aún no había pisado el verde del Calderón. Entonces tenía 17 años. Era 2001 y el Atlético de Madrid estaba en segunda. Nada que ver con su situación actual. Ahora, con la losa de los 30 acechándole, y tras convertirse en el futbolista español por el que más se ha pagado en la historia, vuelve. De repente, un niño que apenas alcanza los diez años, grita su nombre. Ese niño no le ha podido ver jugar. La esencia del Niño sigue presente en cada recoveco de las gradas. Un niño, acaba de hacer feliz a otro niño. Una sonrisa, consigue otra más grande. El himno de la Champions va a sonar, poco falta ya. Seguir leyendo…

Comentarios (0)

Everton: Leighton Baines, fingiendo no ser estrella

Leighton Baines - Everton

Proyectar una imagen mejorada de sí mismo es un acto radical ante un notorio déficit de auto-estima. Una careta invade el rostro, altera los gestos, revitaliza las expresiones y ensalza la simpatía. Una careta invade la realidad, altera la falsedad, revitaliza las mentiras y ensalza la soberbia. El egocentrismo exacerbado es una nueva modalidad social que multiplica sus casos durante los últimos años ante la ausencia de ambiciones y retos personales producto de la debilidad económica del momento. Esa carencia de convicción personal se desarrolla interiormente, permitiendo que una versión simulada de nuestro ‘yo’, se encargue de llevar el protagonismo durante las 24 horas del día. El objetivo no es otro que encontrar una alegría que estimule el ánimo, aunque en el proceso, oculto en la indefinición de un estado de crisis subjetiva, se desencadena justo lo opuesto, fingir ser quien no eres, fingir ser una ‘estrella’.

Esta nueva estrategia social creada en días turbios y de intensas charlas personales, desarrolla varias cualidades para auto-convencerse de lo contrario. Desde armar un papel brillante de su obra, hasta proyectar seguridad en su físico, minimizar las debilidades más reconocibles para protegerse o, desgraciadamente, usar a otros seres cercanos para diagnosticar males que le permitan sentirse más cómodo con su persona. El proceso, que estos años se estudia en diversas universidades psicológicas, busca únicamente superponer sensaciones inventadas donde debería nacer el respeto y aprecio sincero. El arduo trabajo de fingir es incluso más costoso que asumir la realidad y luchar frente a ella. Un pleito interior que conoce a la perfección Leighton Baines, hasta hace poco, incapaz de mirar atrás con cierta comodidad, reírse de sus mermas y disfrutar de sus errores pasados. Los mismo que, aun hoy, supera para no tener que fingir una notable evidencia, que ya es una estrella. Seguir leyendo…

Comentarios (1)

Liverpool: Sturridge, el amigo ideal

Daniel Sturridge - Liverpool

Volverán tiempos victoriosos. Esta frase, casi bélica, se la repetían una y otra vez los aficionados del Liverpool en los últimos años. Los defensores de la camiseta roja y del escudo aviar se alimentaban de grandezas pasadas, soñando con un mejor futuro, ante el paupérrimo presente. Un pentacampeón europeo, que no sólo no peleaba en la guerra continental, ni si quiera se le esperaba en la batalla. Mientras eran otros los que luchaban por la victoria, los restos de una ciudad derruida, comenzaban a levantarse. Tras desembolsar cantidades ingentes de dinero en soldados que poco o nada podían ayudar a la causa, comenzó a verse la luz al final del largo túnel. En el puerto de Liverpool desembarcaron grandes guerreros, que podían levantar a un monstruo dormido, y así lo hicieron. Mientras el Capitán General, Luis Suárez, lidera al equipo en pos de la victoria, a su vera cuenta con estrategas de lujo. Aunque uno en concreto es su hombro en el que apoyarse. No es solo un buen combatiente, es el amigo ideal que queremos al lado cuando nos estamos jugando el cuello. Daniel Sturridge es emblema del resurgimiento red.

Los héroes aparecen cuando no son llamados, pero cuando más se les necesita. La llegada de Sturridge a Liverpool no fue con honores. El jugador venía de ser relegado en el Chelsea, pasando de ser titular a probar de forma cada vez más frecuente los asientos en The Bridge. Sturridge, sabía que ese no era su sitio. La mayoría red no veía con muchas esperanzas la llegada del jugador y más teniendo en cuenta de dónde procedía. Todo lo que haya tocado el Chelsea, no se ve con buenos ojos. El equipo rico de Londres se convirtió en la última década en un contendiente constante, en un rival molesto para un club tan tradicional como el Liverpool. La ideología de la afición red también choca con la forma de entender el fútbol que tiene Abramóvich, aunque el club como entidad hace tiempo que perdió ese valor histórico. De esta forma casi timorata llegaba un hombre sobre el que pululaba una tremenda incógnita, que él mismo se ha encargado de borrar a base de estacazos. Seguir leyendo…

Comentarios (0)

Premier: Liverpool sigue soñando ante Manchester City (3-2)

También te interesa: Liverpool: Rodgers, la rodilla que desafía la Premier

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Comentarios (0)

Liverpool: Brendan Rodgers, la rodilla que desafía a la Premier

Tienen el apodo de uno de los ‘gigantes’ del momento ya que se les conoce con los Sky Blues. También manejan un técnico con apellido afamado hasta la eternidad, pues les lidera Glenn Ferguson. E incluso van camino de cumplir su primer siglo de vida como buen reflejo de tradición dentro del fútbol británico. Sin embargo, los norirlandeses del Ballymena United, al noreste del país, no pasarán a la historia por este tipo de singularidades, sino porque desde hace unos meses, reciben a todo tipo de curiosos en torno a su vetusto Ballymena Showgrounds. No han ganado nada. No han logrado nada. Todo depende de un recuerdo, el de un chico que mientras practicaba fútbol gaélico y hurling, entró en su club con apenas once años. Fue rápido, porque logró debutar en el primer equipo a los quince y cuando cumplió la mayoría de edad, daba el salto al Reading inglés tras solo doce encuentros en tres años.

Podría ser la historia de cualquier joven que destacaba ya en sus primeros pasos antes de convertirse en una estrella pero aquél joven, enérgico defensor y bregador incansable, jamás llegaría a explotar. Su ilusión fue su ‘pozo’ pues nunca pasó del equipo reservas, debilitado de por vida a causa de una lesión genética en la rodilla de su pierna derecha que no le iba a permitir ni tan siquiera luchar por sus sueños. Así, a los 20 años, con la pierna dolorida cada vez que intentaba forzar y con el corazón en un puño por una interminable sensación de impotencia, acababa la corta carrera de Brendan Rodgers, al que el destino le tenía preparado un camino mucho más agradable que ahora, le viste de Red en Anfield para liderar al Liverpool. Seguir leyendo…

Comentarios (3)
Un desarrollo de Pedro Puig