Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Etiqueta: Japón

James para destrozar a Japón (4-1)

Seguir leyendo…

Comentarios (0)

Japón-Grecia: Inoperancia nocturna (0-0)

El duelo entre Irán y Nigeria de hace unos días ya tiene serio competidor, el Japón-Grecia de esta noche ha sido igual de soporífero. Inoperancia por parte de los dos equipos. Peor panorama para Japón debido a que jugó en superioridad numérica casi una hora, debido a la expulsión por doble amarilla de Katsouranis. El resultado es más favorable para los helenos ya que ganando a Costa de Marfil y si Japón no gana o no suma una mejor diferencia de goles, se clasificará. Los asiáticos tendrán en su último duelo el hueso más duro, la Colombia de Pékerman, la cual con este resultado se ha clasificado matemáticamente para octavos de final de la competición, junto a Países Bajos y Chile, las únicas en cerrar su pase hasta el momento.

Comentarios (0)

Costa de Marfil-Japón: El Cid Drogbeador (2-1)



Didier confirmó la heroicidad de los aplausos a su salida a calentar. El estadio se revolucionó y el jugador del Galatasaray, con su sola presencia como hiciera el Cid Campeador, giró el partido. Japón encontró dos marcas en el área y sintió la necesidad de defenderlas, de ceder más espacio, de hundirse hacia su portería. Y aparecieron Bony y Gervinho para voltear el dominio inicial nipón, que fue esto, el dominio hasta el gol. Ponerse por delante se podría decir que le vino mal a la selección que dirige Zaccheroni: su fútbol de posesión alegre cedió balón y espacio ante el riesgo de transición africana. Regaló el balón y acabó regalando el dominio y el área. Allí empujó Costa de Marfil hasta hacer en dos minutos dos goles. Suficiente para hoy; poco para mañana. El partido comenzó apuntando alegría y fútbol y desembocó en dos planes imperfectos, arrítmicos y marcadamente anárquicos. Ahí perdió el equipo menos equipo, el que menos comprende estas situaciones de descontrol. Drogba el Campeador marca con la presencia, como hiciera Messi en aquella eliminatoria contra el PSG, lo que sus compañeros no consiguen a base de fútbol.

También te interesa: Aurier, potencia sobrenatural

Síguenos en Twitter y Facebook

Comentarios (0)

Grupo C: El equilibrio de continentes

La igualdad competitiva es una opción más que plausible para las selecciones menos favorecidas. Las selecciones con menos recursos, apelan a ella. Sueñan con la equidad relativa de once hombres frente a once hombres. Igualdad ficticia, podríamos decir. No obstante, en el presente Mundial de Brasil, uno de los grupos de la fase de clasificación se ha tornado como uno de los más competitivos, hablamos del Grupo C. Colombia, Japón, Grecia y Costa de Marfil tienen opciones garantizadas para pasar a la fase eliminatoria. Diversas en cuanto estilo, la preponderancia de una sobre la otra marcará las diferencias.

- COLOMBIA: Solamente el sabor a café parece tiene la condición de favorito, aunque la confirmada ausencia de Radamel Falcao ha parecido dejar sin estrella al equipo de José Pekerman, cuya dupla con Teófilo Gutiérrez, que viene de ganar el Torneo Final con River, parecía ser una asociación destinada a realizar maravillas. Sin embargo, la consideración de Jackson Martínez y el buen estado de forma de Adrián Ramos y Carlos Bacca son los sustitutos que hacen que el trago no sea tan amargo. 

Seguir leyendo…

Comentarios (1)

Cerezo Osaka: Kakitani, el deseo goleador japonés

Kakitani - Japón

El espíritu japonés exalta valores ancestrales como la educación, la valentía, la benevolencia o la veracidad, todos ellos enfrentados en un ambiente competitivo y, por ente, mucho más en el fútbol actual. Aquellas premisas que marcaron la evolución de Japón hasta superar a Occidente y Estados Unidos en lo financiero, son hoy uno de los ‘puntos negros’ de la mejor generación de futbolistas de su historia. Sus principios engendraron talento, reciclaron experiencias pasadas y hasta reformaron conceptos básicos en busca de una mejoría notable que ya ha encontrado recompensas de valor y apremio en últimas fases finales, pero que no llega a ser total por la falta de un ‘killer de área’. Ése que se resiste a triturar la concepción divina y singular de todo buen japonés que se precie. Ése que les ayude a dar el salto definitivo con la garra y astucia que determine el toque final.

Es el mal endémico que arruina la progresión, que frena cualquier atisbo de esperanza y que ha derribado todas las estructuras posibles para que el fútbol japonés diera por fin el salto definitivo en su crecimiento. Hace ya un tiempo, en este mismo escenario, valoramos las razones que impedían que Japón (y este fenómeno es aplicable a todos los países asiáticos de cierto nivel mundial) estructurara por fin una selección 100% competitiva. Hay muchos argumentos positivos, crecientes, esperanzadores y competitivos, pero hay uno que siempre aparece como eterna imposibilidad de su estilo de juego. La conclusión de todos estos análisis, nos llevaba al mismo término una vez tras otra, pues la falta de un delantero centro de capacidad goleadora, desvirtúa la realidad de una selección a todos ojos apreciada. Ahora, esa pegada y fortaleza ofensiva necesaria para el escalón definitivo, puede tener solución en su última esperanza goleadora: Yoichiro Kakitani. Seguir leyendo…

Comentarios (0)

Milan: Honda, fantasías de un 10 japonés

Honda - Milan

Pantalón corto pese al frío, zapatos negros casi de claqué por el ruido que emitían al andar y camisa blanca, tan inmaculada en color como dadivosa en creatividad. Las escuelas educativas japonesas son la base del pensamiento nacional y primer escalón de sus premisas tradicionales. Perseverancia,  diligencia y auto-crítica en los hábitos de estudio para alcanzar el éxito en la vida. No solo se aboga por ampliar conocimientos, sino por desarrollar la enseñanza de valores morales, actitudes y gestión de personalidad-carácter. La condición primaria es superponer las expectativas y objetivos de la sociedad misma antes que los de los individuos. El triunfo global como meta educativa. Por ello, a nivel personal, son los detalles los que marcan diferencias y aquellas camisas impolutas de sus singulares uniformes, reflejaban el único resquicio de identidad interior. Unos preferían corbata, otros incluso pajarita, pero los más atrevidos, en cuanto los profesores se despistaban, mostraban el cuello descamisado rodeado de una bufanda al más puro estilo occidental (algo que las nuevas generaciones japonesas han empezado a clonar en las últimas décadas).

Se trataba de innovar, de mostrar personalidad, de diferenciarse en la época en la que el ego compite a diario por cualquier pequeño reto. Desde una chica guapa a un manga nuevo o, en su caso, una pelota de fútbol como compañia diaria. Su bufanda portaba pegatinas de clubes de fútbol italiano y ello le había convertido en el icono estudiantil. Era el chico elegante, el que ya descollaba en el equipo escolar (Settsu FC) y el que había decidido tintarse el pelo cuando aquél gesto malhumoraba a la mayoría. A Keisuke no le importaba. Las metas de sus compañeros hablaban de logros globales, pero el suyo era propio, único, casi exclusivo. Ese reto, encontró enclave determinante una mañana de 1999. Su maestro propuso a la clase un ejercicio de pretensiones futuras y de estímulos para desarrollar. Se trataba de escribir lo que cada uno deseaba ser de mayor, cuando sus cualidades hablaran sobre sí mismos en una nómina hermanada a un rol laboral. Honda, con solo 12 años, ya tenía clara su idea: “Cuando sea mayor, quiero convertirme en el mejor futbolista del mundo. Voy a ser famoso porque voy a jugar Mundiales y firmaré por un equipo de la Serie A. Voy a ser titular allí y jugaré con el número 10, el del líder de tu equipo. Seguir leyendo…

Comentarios (0)

Japón: Copa Emperador, el balón ya rueda en 2014

La expansión, un reto excesivamente ambicioso para su inestabilidad histórica, siempre fue el pensamiento de raíz de Japón. Tras librar batallas en suelo soviético, el objetivo era ocupar Indochina, para terminar por asentarse en territorio chino y culminar sus ideales originarios, aunque Estados Unidos e Inglaterra, con grandes intereses en la zona, respondieron con un embargo económico que asfixiaría a los nipones. Con más orgullo que cabeza, estos atacaron a sus enemigos yankees, británicos, tailandeses y holandeses sin previa declaración de guerra, dando inicio a una escala de ataques en numerosos bandos conocido con el paso de los años como ‘La Gran Guerra de Asia Oriental’. Pese al avance japonés, los aliados no tardaron en aglutinar fuerzas hasta ir recuperando poco a poco esos territorios, provocando la rendición nipona en 1945, poniendo fin a un estado de alerta eterna que destruyó cualquier manifestación artística en Japón, retrasando el crecimiento y progresión del fútbol.

Y es que pocos años antes del arranque de la guerra asiática, en 1921, la Federación Inglesa de Fútbol donó a la Asociación Japonesa, un singular trofeo de plata que servía para iniciar torneos semi-profesionales en el país. Ese campeonato, disputado entonces por clubes de Japón, Corea, Taiwán y hasta del protectorado de Manchuria, es considerado el inicio del fútbol a nivel global en el país (más allá de que en 1906 está datado el estreno entre dos clubes nipones en algo ‘parecido’ al fútbol). Se recuerda que el nivel de los taiwaneses sorprendió (tenían varios ‘profesores’ ingleses) y que los japoneses sintieron con la pelota otra manera de abogar por el respeto que reclamaban al mundo con las armas. Sin embargo, la preciada plata del trofeo se convirtió en un bien valiosísimo en la guerra posterior hasta el punto que, debido a la necesidad de metal por la batalla, se acabó perdiendo al ser fundido (por orden de un conocido emperador) en un ataque sobre territorio chino. Había nacido la singular excusa para la Copa del Emperador que más de noventa años después, inicia la actividad futbolística de este 2013 (como cada año) con su finalísima del día 1 a las 6:00 (hora española). Seguir leyendo…

Comentarios (0)

Camisetas: Las Adidas más singulares del Mundial 2014

El Mundial de Brasil 2014 ya está en marcha y, si algo sirve de termómetro para conocer la cercanía de la fase final que concentrará la atención de todos, son las marcas deportivas. Adidas, que será una de las que más selecciones vista en la cita brasileña del prçoximo verano, ha creado una serie de camisetas muy originales, arriesgadas y llamativas para algunos de sus combinados, algo que hemos querido resaltar. Desde la camiseta anaranjada de una imprevisible México, hasta la elástica amarillo eléctrico de Japón, sin olvidarnos de la nueva cara horizontal de Alemania. La mercadotecnia en su máxima expresión, intentando aprovechar el momento de mayor impacto comercial de la década, pese a que eso conlleve llevárse por delante cualquier atisbo de historia, tradición o sentimientos patrióticos.

México: La camiseta suplente de la selección Tricolor, fue la más vendida para la marca en todo el Mundial 2010. Un éxito sin precedentes para una selección potentísima en este ámbito, lo que hace que vuelvan a arriesgar y sorprender. Y es que el color es casi incalificable, partiendo de una mezcla de rojo anaranjado jamás visto en los aztecas. Además, lleva una línea parecida a una electrocardiograma en el pecho de un lateral a otro, atravesando la camiseta por la mitad. Las mangas, que en la parte superior tendrán las líneas tradicionales de la marca, serán de un color ligeramente más potente y contundente que el resto. Un ‘experimento’ en toda regla, con el negro como elemento de unión para resaltar más ese naranja que ya da que hablar entre los mexicanos. (Fotos de todas las camisetas, abajo) Seguir leyendo…

Comentarios (0)
Un desarrollo de Pedro Puig