Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Etiqueta: Huracán

Argentina: Tucho Mendez, ‘Rey’ goleador de América

La pluma de Manuel E. Pose se desliza sobre una hoja en blanco y conecta con las musas que revolotean traviesas por los potreros de la populosa zona del sur porteño y el club Miriñaque. Allá en aquellos empedrados en los que la escasez dibuja los juegos malabares de la pobreza, la música de Víctorio R. Papini colorea con acordes de tango la leyenda de un purrete con sed de vivir que cumplió sus sueños tejiendo sobre el césped muy lindas gambetas y golazos con los que hizo feliz a la gente.

Y acá en estas líneas en las que el tango se hace fútbol y viceversa la leyenda de Norberto “Tucho” Mendez viaja con su pelo renegrido por las canchas de mi imaginación y vuestros recuerdos. Porteño de ley, gran amigo de Aníbal Troilo, bailarín infaltable en el Marabú y el Chantecler siempre llevó la magia, el arte, y la música en la sangre. Nacido un 5 de enero de 1923 en la esquina de Grito de Asencio y Atuel, en el barrio de Pompeya, Buenos Aires, un luctuoso suceso vino a proporcionar a su madrina, el apodo con el que pasaría a la historia. Y es que justo aquel día falleció un señor de apellido Santucho, muy querido en el vecindario. Una historia del que aún hoy, es máximo goleador de la historia en la Copa América. Seguir leyendo…

Comentarios (1)

Última imágenes del naufragio

cappaCuatro jornadas antes de que finalice el Torneo Apertura, Ángel Cappa presentó su renuncia como entrenador de Huracán. El entrenador nacido en Bahía Blanca, que estuvo a punto de coronarse campeón del último Torneo Clausura, puso punto final a su utopía quemera con una frase que vuelve a ponerle en el centro de la polémica. Una vez más, pese a que otro de sus proyectos deportivos se hunde, el estratega vuelve a autoproclamarse como uno de los pocos exponentes o representantes del sentimiento y la identidad del fútbol argentino. Ángel Cappa al 100%.

“Lo más importante que dejamos con Huracán fue haber revivido el sentimiento de nuestro fúbol, la alegría de saber que nuestra identidad futbolística no está muerta, que el tiki tiki es lo mejor que le pudo pasar al fútbol argentino en los últimos veinte años”, dijo tras dirigir su último entrenamiento al frente del Globito hace apenas unas horas.
Poco tiempo después de perder en el último partido del Clausura ante Vélez la punta y el título de liga, dijo que el plantel entrenado por Ricardo Gareca “no juega al fútbol”. Ahora, cuando Huracán es el anteúltimo clasificado del Apertura y apenas ha conseguido diez unidades en quince partidos disputados, Ángel Cappa sale de escena arrojando a diestra y siniestra el agua bendita del tiki tiki (o tiki taka, de acuerdo con la nomenclatura del desaparecido Andrés Montes) sobre la numerosa grey de aficionados y periodistas, que han erigido un altar dialéctico en torno de la aparentemente sacrosanta e incorruptible figura del entrenador. Seguir leyendo…

Comentarios (6)

Ángel Cappa y su monumento

1048837“Si sigo confiando, me van a hacer el monumento al idiota”, sentenciaba Ángel Cappa antes del inicio del actual Torneo Apertura al ver que -pese a las promesas de los dirigentes de Huracán- el primer equipo del Globo iba quedando desmantelado, luego de una gran campaña durante el primer semestre de 2009 y la obtención del subcampeonato en el Clausura. Lo gestado por el cuerpo técnico del club de Parque de los Patricios en el primer semestre del año fue -sin dudas- merecedor de todos los reconocimientos posibles y del más reluciente de los monumentos en el sector más noble del Tomás Adolfo Ducó.

El domingo el bahiense regresó con su equipo al estadio José Amalfitani, donde hace poco se ahogó el grito de campeón del colectivo quemero. Los fantasmas de esa final perdida ante Vélez volvieron a sentarse en la Platea Norte de la cancha mundialista del barrio de Liniers para incendiar el ánimo del entrenador de Huracán, quien -de una manera preocupante y, lamentablemente, cada vez más frecuente- volvió a perder los papeles y a dejar en suspenso todo lo que ha volcado a lo largo de su prolongada carrera en los terrenos de juego, en las páginas de la prensa escrita, y en los micrófonos de emisoras de radio del continente americano y España. Seguir leyendo…

Comentarios (19)

Vélez soñó, Huracán lloró y Argentina perdió

velez-huracan

De un lado la escuela ‘menottista’ de Ángel Cappa, del otro la sólidez del ‘Tigre’ Gareca. A la derecha una de las alternativas serias al dominio de los dos ‘gigantes’ argentinos, a la derecha una sorpresa inesperada que hacía lustros que no conocía el éxito. Un José Amalfitani a rebosar para guiar a sus pupilos a lo más alto del fútbol albiceleste y, no muy lejos de allí, separados por unos pocos kilómetros, un Tomás Adolfo Ducó repleto de ilusiones reflejadas en una pantalla gigante. Tarde-noche de fútbol, de pasión, de riesgo (puesto que Argentina está en alerta por la gripe A y no se aconsejaba unirse a tanta gente en un mismo recinto), de agonía y de polémica, por supuesto. La definición del fútbol argentino gozó de espíritu y salud hasta que el colegiado Gabriel Brazenas decidió abrir juego, accionar su silbato e iniciar lo que, perdonen la definición, fue un auténtico esperpento.

Me encanta el fútbol sudamericano, soy fiel seguidor de la pasión argentina, conozco la sociedad albiceleste (la he vivido in situ durante meses) y defiendo un deporte que mueve inifinidad de aspectos en un país que adoro. Sin embargo, no por ello podré justificar o intentar defender el grotesco espectáculo que ofrecieron los dos equipos que mejor fútbol han realizado en los últimos meses. Quizás por esa sensación de esperar un duelo más abierto, más ambicioso, con alegría y no violencia extrema (por momentos se vieron escenas de este tipo), la imprevisible finalísima en que se había convertido la última jornada del Clausura dejó sensaciones amargas. Lo peor, que ya no extrañan los minutos de retraso en el inicio del choque, la dureza por lo que estaba en juego, el excesivo protagonismo de un colegiado que con decisiones irrisorias trastocó el marcador a su gusto. Tan mal andamos que tampoco me asombró el lanzamiento de piedras desde los graderíos a los jugadores rivales. Un caos. Seguir leyendo…

Comentarios (12)

Se juega como se vive (Juan Fazzini tiene razón)

huracan-velez-pic1

No sé si él ha sido quien acuñó la frase. Pero, sin dudas, es quien la instaló en los medios de comunicación. Yo la descubrí escuchando seguramente Competencia, el gran programa vespertino que Víctor Hugo Morales tenía cada tarde en Radio Continental de Buenos Aires. Allí, delante de los micrófonos de la que por entonces era la mejor tertulia deportiva de Argentina, el periodista Juan Fazzini siempre encontraba el momento exacto, el ejemplo perfecto para explicar que al fútbol -y tal vez a cualquier otro deporte- “se juega como se vive”. Conocedor de la idiosincracia de los pueblos a través del fútbol, el Tano es capaz de sacar a la luz los rasgos indentificatorios, distintivos -cada vez más difíciles de encontrar- que aún permiten que nos explayemos sobre, por ejemplo, las diferencias genéticas entre el balompié que se practica en Europa el sudamericano.

Se juega como se vive. La Sâo Paulo industrial, motor económico de la potencia sudamericanal, suele tener equipos de fútbol mucho más ordenados, menos líricos que los que residen en Río de Janeiro. “Si la Volkswagen cierra, se para Brasil”, se decía hasta no hace mucho tiempo en ese país, en referencia a la planta que la empresa de Wolfsburg tiene en las afueras de la megalópolis paulista. Sâo Paulo -el Estado, la ciudad- tienen por obligación producir, ese es el papel que les toca jugar dentro del engranaje social del gigante sudamericano. La Lombardía -un sitio que Fazzini conoce muy bien, ya que es su lugar de nacimiento- cumple en Italia el mismo papel que la región paulista tiene en Brasil. Milano, la capital lombarda, no puede darse el lujo de la pausa, del reposo. Sus equipos de fútbol tampoco. Seguir leyendo…

Comentarios (6)
Un desarrollo de Pedro Puig