Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

Etiqueta: Craig Whyte

Glasgow Rangers: Vivir en ruinas

Una vez consumado el descenso del Glasgow Rangers a las ‘catacumbas’ del fútbol escocés, recordamos cómo se inicio su grave crisis y las actuaciones de quienes debían levantarlo. Todos lo esperamos de vuelta.

“Intentamos alcanzar un acuerdo urgente con los directivos, ya que no tenemos cubiertos los gastos generados para la seguridad de los próximos partidos. Hasta que no dispongamos de esa garantía no estaremos en disposición de comprometer recursos públicos”. Una frase difícil de contextualizar en el fútbol de primer nivel, en uno de los ‘gigantes’ británicos y en un club con nada menos que 113 títulos nacionales en Escocia. Pero tan realista y dolorosa como las cifras chantajeadas en los últimos años sin el mínimo pudor o descaro. Porque al igual que la grandeza del Glasgow Rangers se calibra en números que engalanan su nutrido palmarés, también computan los casi 58 millones de euros que habría defraudado a HMRC (la Agencia Tributaria escocesa) durante una década a través de fondos de pensiones para pagar salarios de jugadores y empleados.

Desde 1988, el magnate del acero nacional, minería y la promoción inmobiliaria, David Murray ((Murray International Metals Limited), era el dueño del Rangers tras haberlo adquirido por apenas 6 millones de libras. Tal fue su fortuna a principios de siglo (valorada en unos 720 millones de libras) y su poder dentro de la sociedad comercial británica, que acabó siendo nombrado Caballero del Imperio. La cima de su orgullo personal pero el inicio del declive porque meses después, sus beneficios descendieron y su fortuna se rebajó en un año hasta en un 72%. Tanta era su necesidad de ingresos, que a principios de 2011 decidió ‘malvender’ el dominio del Rangers por sólo 1 millón de euros. El comprador, Craig Whyte, no iba a ser afortunado porque las cuentas del club ocultaban deudas crecientes que se han multiplicado en los últimos meses hasta que sus malas gestiones y ‘trapicheos’ le obligaron a nombrar un administrador, suspender pagos y ser castigado con diez puntos de penalización. La quiebra económica-deportiva, es ya una realidad. Seguir leyendo…

Comentarios (0)
Un desarrollo de Pedro Puig