Secciones Edición: 13

Royal Marines AFC, fútbol tras la guerra

clubes1

Por Francisco Ortí (@FranciscoOrti)

Más de 300 militares británicos han muerto en la guerra de Afganistán desde que esta se iniciara en 2001. La provincia de Helmand es una de las zonas más peligrosas del país, en especial el distrito de Sangin, donde se ha producido un tercio de las bajas inglesas. Los rebeldes talibanes sobreviven con violencia y el tiempo les hace más peligrosos. Las fuerzas británicas han reconocido que la situación en Sangingrado (así lo han apodado en referencia a Stalingrado) es la más brutal que han vivido desde su participación en la Guerra de Corea. “Es uno de los lugares más peligrosos del mundo”, explica el teniente coronel James.

Allí se han desplegado los comandos de los Royal Marines ingleses, sufriendo numerosas bajas. Iain Syme sabe perfectamente lo que se sucede en Sangin, lo que significa temer que la muerte se encuentre detrás de cada esquina, y estuvo a punto de no poder contarlo. Él forma parte de los Royal Marines y en febrero del 2009 fue alcanzado por uno de los llamados artefactos explosivos improvisados (IED). Resultó gravemente herido, quedando al filo entre la vida y la muerte. Afortunadamente, en la actualidad se encuentra casi totalmente recuperado e intenta olvidar el trauma gracias a su gran pasión: el fútbol. Y lo hace junto a otros que han vivido una experiencia similar a él.

fotocc

Y es que Iain Syme forma parte del Royal Marines AFC, un equipo que milita en la South West Peninsula Premier Division -décima división inglesa- y que está formado íntegramente por soldados de los Royal Marines, con una única excepción. Se trata de Richard Pears, ex jugador del Exeter City que ejerce la labor de entrenador. El presidente del club, el Mayor Paul Collinson, decidió apostar por un civil para el banquillo con la intención de dotar de una mínima continuidad al equipo, puesto que el resto de la plantilla está condicionada a poder ser convocada para combatir en Afganistán.

“Hasta el jueves no sé con que jugadores voy a poder contar y con los que no -relata Pears en la revista Four Four Two- puesto que pueden ser reclamados por los Comandos en Afganistán o encontrarse demasiado cansados tras su entrenamiento como soldados”. Las lesiones también son un problema más grave que en el resto de clubes. “Nuestro delantero Karl Rickard ha regresado herido de Afganistán y aunque está recuperado se niega a jugar. Es comprensible”, confiesa el técnico de los Royal Marines AFC.

“Hasta el jueves no sé con que jugadores voy a poder contar puesto que pueden ser reclamados por los Comandos en Afganistán o encontrarse demasiado cansados tras su entrenamiento como soldados”

Pese a estos problemas, Pears ha sabido gestionar bien desde su particular ciudad deportiva en el Endurance Park de Exton a su numerosa plantilla (cuenta con más de 50 jugadores), entre los que destacan Shea Saunders, criado en la cantera del Southampton; y otros ex jugadores de divisiones inferiores. La pasada temporada se proclamaron campeones de la South West Peninsula League East Division y lograron el ascenso. Este año se encuentran en la zona media de la tabla, aunque no han podido cumplir su sueño de cruzarse en la FA Cup con un histórico de la Premier League.

Sin embargo, el mayor sueño de los Royal Marines AFC es que puedan centrarse tranquilamente en su afición futbolística, lo que significaría que se ha acabado la guerra en Afganistán, y poder enfrentarse amistosamente sobre un terreno de juego contra un equipo afgano. “Cuando vuelves a pisar el césped después de pasarte meses esquivando balas no puedes más que sonreír”, suspira Saunders. Él sabe lo que es realmente una cuestión de vida o muerte. El fútbol no es más que un juego, y más después de la guerra, pero que grande que es.

 


 

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche