Secciones Edición: 05

FC Santa Claus: La pelota navideña

fcsantaclausparalax

Por José David López (@elenganchejd)

Sentado en el salón de su casa, con la chimenea en marcha desde primeras horas de la mañana y un café ya agotado entre las manos. Mika Hanninen descansa y lee tranquilo, sobre la mesa de madera que un día le regalaron sus abuelos. Es el único recuerdo que queda ya de los que se fueron, pero dedicarle unos minutos de lectura diaria lo hacen sentirse más cercano a ellos y extrapolar su mente a una infancia aún no olvidada. Esa escena, similar con el paso de los años, será vivida por sus hijos, a quien espera en torno a un árbol navideño que días atrás decoraron juntos. Las peticiones ya estaban hechas, los deseos estaban a punto de cumplirse y el papel de regalo pronto empezaría a amontonarse a su alrededor. Pero en su labor de padre, cuenta con una ventaja clara pues, siendo uno de los ‘elegidos’, sabe como pocos, que ese gordito de barba blanca con trineo y renos siempre en forma, cumplirá las alegrías de sus hijos. No obstante, él es uno de sus infatigables ayudantes en la singular Rovaniemi, cuna de Santa Claus

En estas fechas, el congelado pueblo del norte de Finlandia multiplica su actividad. Cartas de cualquier lugar del mundo llegan a la aldea de Laponia (dentro del Círculo Polar Ártico), aunque todas van dirigidas a un mismo sitio, el interminable saco de la oficina de correos. Allí, trabajan más de 1000 ‘elfos’, que clasifican las peticiones y deseos de los niños de todo el planeta para que nada falle en la entrega final. Horas antes, Mika había terminado la jornada laboral más importante del año, viajando en una sola noche por todas las casas del mundo entregando todo tipo de regalos. La última parada, justo después de tocar la campana de cierre, es su propia casa. Balones, botas, banderas, bufandas y olor a césped congelado a su alrededor, casi convertirían su casa en un estadio pues tras su vida como ‘elfo’, empieza su verdadera pasión, ser futbolista del club más especial de la Navidad, el FC Santa Claus.

FC Santa Claus

Y en esa especie de cuento festivo y manipulación infantil, se cuela la más firme de las realidades, pues como Mika, hasta cuatro empleados más de la oficina de ‘elfos’ en Rovaniemi, se calza las botas cada semana (desde 2012 ayuda al club tras retirarse). Y no se trata de reuniones sobre el congelado pasto, ni fines de semana concretos donde sacarse de encima la pasión por el fútbol, sino que representan a la ciudad en el organigrama futbolístico de Finlandia, anclados en la Tercera División Norte (Lohko Pohjoinen). Esa mezcla festivo-futbolera se encuadraba en un estadio de apenas 3.500 espectadores (Kesskuskentta) que tenían que imaginarse la existencia del verde en más de una ocasión pues el césped o el hielo acumulado durante cada partido, era constante. Ahora, el Santa Claus FC entrena cada día en un campo con calefacción subterránea para combatir las heladas e incluso goza de iluminación artificial completamente renovable. El Saarenkylän Tekonurmi, además, se encuentra a escasa distancia de la Santa Claus Village. No hay hielo, no hay nieve pero lo que nadie puede evitar es el rasgo clave de cada partido, pasar noventa minutos con las narices completamente rojas (se disputan partidos competitivos de abril a octubre puesto que incluso a finales de curso, se han disputado partidos con 30 grados negativos).

Sus entrenamientos no podrían pasar desapercibidos, pues los 26 jugadores de la plantilla (26 finlandeses hoy pese a que durante años hubo dos nigerianos que intercambian sus experiencias casi cada año para dar entrada a dos nuevos africanos), se visten como acompañantes de su líder, Santa Claus, con atuendos navideños y colores rojiblancos. El uniforme de los partidos es completamente rojo con toques blancos, aunque no les faltan patrocinadores, pues la trascendencia del club no hace sino crecer con el paso de los años debido a lo singular de su origen y a la compatibilidad de empleos entre futbolistas (algunos sí ganan buenas cifras para la categoría en las que se encuentran) y ‘elfos o duendes’ que desempeñan un puesto en la oficina de correos más activa de todo el planeta. Mientras, sus labores durante el año son incluso más solidarias pues por cada camiseta oficial vendida, diez euros van a parar al grupo finlandés de UNICEF, que también obtiene los beneficios de los torneos solidarios organizados por la entidad.

fcsantaclauspartido“FC Santa Claus es un club serio jugando a un buen nivel, cuyo desarrollo de jóvenes se basa en aquellos que nacen en la ciudad de Rovaniemi y, después, algunos refuerzos de otros clubes cada temporada”. Palabras de Matti Hiukka, que una vez acabó sus días como político, decidió ser parte fundamental del singular club de su ciudad. Ese, que inició sus días en 1993, tras la fusión de dos equipos de la Tercera finlandesa, el Reipas y el Lappi, ambos de la región de Rovaniemi. Hoy, es entrenador junto a Juha Eteläinen en una segunda etapa (hace unos años, el puesto era del marroquí Mohammad Dahir). Su regreso insufló esperanza pues fue él quien los llevó a la liguilla por la promoción de ascenso a Segunda División en 2010. Sin embargo, la realidad es bien diferente en los registros.

Primero fue una manipulación ilegal del Warkaus JK, el que le sirvió para recuperar una plaza que había perdido en el césped y, sobre todo, el club atravesó graves problemas financieros a finales de 2012, cuando el principal patrocinador, Illmarinen (empresa de seguros) le retiró cualquier aporte tras entrar en bancarrota. Todo acabó desembocando en un descenso que obligó a reubicarlo en el mapa futbolístico finlandés. Tras buscar aliados, Kakkonen (nombre de la Tercera División) rechazó su entrada al campeonato y Santa Claus tuvo que pedir permisos ‘extras’ a espaldas de la Asociación del Círculo Polar Ártico donde jugaba hasta ese momento. El único organismo que les defendió fue la Asociación de Fútbol del Norte de Finlandia, pero solo se les pudo añadir a los campeonatos de la Cuarta División del país, la llamada Kolmonen, logrando un vínculo deportivo-institucional con el FC Lynx para ello.

“Somos el sitio oficial de Santa Claus y es muy importante para nosotros. Estamos todos muy emocionados de trabajar con el FCSC”. Ese lema de club, recalcado por el entrenador en cada partido, está respaldado por el presidente ‘barbudo’, que igual aparece para dar el saque inicial honorífico que para animar a sus jugadores en los entrenamientos durante las semanas más duras. Sus mejores días con la pelota en los pies quedaron lejos y la realidad es diferente. Hoy son líderes sólidos en su categoría y mantienen su alegría intocable. Ahora toca coger fuerza, culminar la noche más larga del año con buenos propósitos y regalos para los niños de todo el mundo y, de paso, pedir su propio deseo, el de sumar victorias para regresar allí donde no esté en peligro su existencia. El fútbol en Navidad, tiene un epicentro absolutamente irrepetible, el FC Santa Claus.

 


 

Otros contenidos en esta misma edición:

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche