Histórico
6 diciembre 2018Jose David López

Final MLS 2018 (día 1): La organización, la base del éxito

Nunca conseguí dormir bien en mi vida. Hay quien cae redondo en cualquier lugar si el sueño le supera. Sirve un coche, un avión o incluso estando sentado… Yo, ¡pobre de mi!, soy incapaz de dormir de manera más o menos regular más de 5 horas seguidas cualquier noche. Mi hiperactividad, mi estado continuo de convulsión y mi incapacidad para liberar la mente de aquello que realmente me quita la vida (y me la da a partes iguales), me convirtió, de base, de nacimiento, desde el inicio, en alguien que no duerme. Es duro, pero cuando uno lo tiene tan asumido, no hace sino sobrellevarlo. El problema, claro está, se magnifica cuando hay que viajar. Esa sensación de Jet-Lag que a uno le invade si viaja largas distancias, se convierte en una cuestión mayor contra la que luchar, por lo que en mi primer día en Atlanta (haciendo con la MLS seguimiento para España de la Final 2018 entre Atlanta United y Portland Timbers), empezó tan pronto como mi cerebro quiso despertarme. Es decir, en torno a las 03:00. Luego volví a insistir y pude dormir algo más, pero la sensación de haber pasado unas 6 horas en la cama y el 80% de ellas ser consciente de estar despierto (lo de cada día, vaya), también se reproduce en suelo ‘yankee’.

Aunque un gran porcentaje de esa expectativa estaba en desvelar lo que el día tenía que depararme. Desde el piso 41 de mi rascacielos hotelero (desde donde veo en primer plano el extraordinario Mercedes Benz Arena) y tras haber tenido anoche mi primera experiencia NBA (Atlanta Hawks son una ‘banda’ que diría aquél), mi cabeza no pensaba en otra cosa que la jornada de entrenamientos, entrevistas a futbolistas y ruedas de prensa oficiales, que había preparado a la prensa la MLS. La primera parada era en mi hotel, desde donde un autobús de lujo (literalmente así llamaríamos en España a un mini-bus para unas 20 personas con asientos de cuero, televisiones y calefacción notable, esto último imprecindible porque la nota negativa es que hace un frío insoportable para mi mentalidad castellana), nos acercaba al Training Ground de Atlanta United. Un centro de primer nivel que nadie tiene en la MLS y que, en palabras de su jefe de prensa, Justin, está por encima de la media incluso de clubes europeos. Y doy fe. Apuntad esto porque es un paso más en esa evolución real y drástica que está generando Atlanta United en el soccer.

Una vez allí, zona confort para periodistas (unos 60), con buena temperatura, tomas de electricidad adecuadas, bebidas para usar libremente en cualquier momento, café (aunque aquí los cargan una barbaridad) y unos dulces. Más tarde, darían una caja con diferentes bebidas, bocatas y algo de ‘picotear’, pero llegué tarde porque estaba a otras cosas (motivo por el que estoy escribiendo este texto a las 15:50 de la tarde sin haber probado bocado aun). En todo momento sientes que hay alguien oficial de la MLS (diferentes encargados de los medios que hablan inglés y español fluídamente) que se encarga de que sepas qué acto, evento o reunión se va a desarrollar a continuación y dónde va a ser. Esto, sobre todo àra los que somos foráneos, es un paso muy interesante. En la zona de entrenamiento, antes de pisar el césped, una línea imaginaria pero respetada marca a los medios mientras 2-3 y hasta 4 jugadores a la vez (y no de aquellos que no juegan nunca, sino todo lo contrario, todos titulares), charlan con diferentes medios, atendiendo preguntas de todo tipo, sin nadie que censure y sin nadie que se entrometa (y hablo de periodistas, eh, que aquí son sumamente respetuosos con sus tiempos y no quieren imponer su voz, su pregunta o su teórico caché por el potencial de su medio, algo que aquí, por cierto, tampoco regala preguntas, turnos o cuestiones especiales). Asi que yo, único periodista español que cubre este evento y única voz de mi país que va a vivirlo en primera persona, pude preguntar sobre contextos, tácticas, sistemas, previsiones y opiniones de diferentes temas hasta a 12 futbolistas de ambas plantillas. E, insisto, jamás siendo minimizado por ser extranjero, de un medio que no ocupa la MLS en primer plano o que no paga derechos como sí hacen otros. Es fácil y se llama respeto. Respecto al producto y, sobre todo, respeto al trabajo. No se aleja al periodista ni al periodismo, sino que se le acerca a la noticia para que pueda tener los mejores elementos de trabajo. ¿Verdad que se puede aprender y mucho de esto?

En ruedas de prensa, sigue la línea de la Champions. El técnico de cada equipo (Tata Martino y Gio Savarese) junto a los capitanes (Michael Parkhurst y Diego Valeri). Pero la novedad es que no hay censura ni dirección de las preguntas de los medios. Cada uno hace la que quiere. Lo que permite opiniones y reflexiones inesperadas de los protagonistas y, sobre todo, infinidad de temas que no sólo tienen como protagonista la final en sí (aquí tuve mala suerte pues la encargada de otorgar el turno de preguntas, me ignoró bastante y apenas pude meterme, aunque no quiero pensar mal, ¿no?).

Una vez terminadas las voces de protagonistas, regreso a la zona de trabajo de periodistas y ahora, supongo, regreso al hotel para recoger fuerzas (intentar comer algo) y luego, seguir mirando el famoso ‘schedule’ de la MLS. O lo que es lo mismo, la planificación más exacta, concreta, detallista y puntual que jamás vi en un evento futbolístico y que muestra con corrección el respeto hacia los periodistas, hacia su producto y hacia todos los que le dan lustre. Y es que, como intuía, la MLS esla muestra ideal de cómo la organización perfecta es el elemento diferencial base para seguir desarrollandose por el camino correcto.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche