Histórico
19 noviembre 2018El Enganche

Holanda: Memphis y Babel, coreografía nacional

Memphis Depay y Ryan Babel Por Miguel Angel Ruiz.

Las carreras de Memphis y Babel se han ido desarrollando de manera muy dispar. Habiendo nacido en lugares muy distintos, habiendo tenido una carrera muy distinta, han ido acercándose hasta coincidir en un momento exacto, en un partido exacto.

El partido de Países Bajos contra Francia me dejó la sensación de estar ante una relación perfecta, en la que se combinaban sin dificultad los diferentes ingredientes que, a uno y a otro, les hacen especiales. A pesar de todo, es sencillo ver dos elementos combinando tan bien en una misma ecuación y disfrutar del efecto. Lo complicado es entender por qué se está dando ese resultado final.

Aún con dos senderos que han ido a dar en el césped del estadio del Ajax ante Francia, el camino recorrido no ha sido de rosas para los que hoy portan la ‘9’ y la ‘10’ del combinado neerlandés. Y a pesar del destino común en el equipo nacional, sus tumbos por clubes de todo el mundo no pueden ser más dispares.

De Eindhoven a Ámsterdam, las carreras de ambos han ido a coincidir solo en la Selección Nacional.

Ryan Babel un renacimiento desde el Atlántico hasta el Bósforo

Nacido en la capital neerlandesa, Ryan Babel supo dar pronto que hablar. Jugador vertical, con afán por la gambeta y con velocidad, todas sus características invitaban al optimismo de cara a triunfar en un país que idolatra aún ese fútbol valiente y ofensivo. Exhibió su capacidad a la velocidad de sus piernas y fue quemando etapas en el Ajax y en la selección, haciéndose poco a poco un nombre.

Pronto la Premier League llamó a su puerta, con una oferta irrechazable del Liverpool. Tras tres años en Anfield, en los que su participación fue intermitente, cambió Inglaterra por Alemania para jugar en el Hoffenheim antes de volver a Países Bajos, al amparo de su club de origen. Un carácter complicado unido a una vida disipada, le dificultó destacar más allá donde fue jugando.

Aceptó pronto una oferta del Kasimpasa turco, en el que solo estuvo un año. El Deportivo de la Coruña, en 2016, le devolvió a Europa tras un año en Emiratos Árabes, jugando en el Al-Ain.

Su rol en la capital gallega supo sacar lo mejor de Babel y volvió a un estado de forma más que correcto, atrayendo a otros clubes que quisieron incorporarlo. La oferta del Besiktas en 2017 se llevó la palma e hizo que el entonces deportivista volviese a Turquía. Tras dos temporadas y 88 partidos jugados en el equipo de Estambul, con 29 goles y 12 asistencias, se ha convertido en pieza clave de los de Senol Günes y ha llamado la atención de Ronald Koeman, como pieza para seguir ayudando en los planes de Países Bajos en el camino a la Euro 2020.

Memphis, una promesa hecha realidad

Pocos jugadores generaron las expectativas que este muchacho de Moordrecht en el PSV. En Eindhoven suspiraban cada partido con las fintas de este portentoso atacante, al que parecía en cada jornada que la Eredivisie se le quedaba más y más pequeña. Una sensación que debió tener aumentada, tras su debut con Países Bajos en 2013, a los mandos de Louis Van Gaal.

Pronto llegaría la oferta de un Manchester United, que quiso cubrir con talento joven neerlandés la todavía recordada marcha de Cristiano Ronaldo años antes. Con el ‘7’ a la espalda, Memphis quiso correr antes de caminar en el club de Old Trafford. La falta de costumbre para jugar cada dos días y su lenta adaptación al fútbol inglés hizo que su nivel bajara de manera notable.

Quizá herido en el orgullo, la insistencia en resolver solo las jugadas, pecando de individualista, acabaron por señalarlo. Empezó a ser común verlo quedarse fuera en las convocatorias, acrecentando esa sensación de fichaje fallido. No fue hasta enero de 2017 que el Olympique de Lyon lo recuperó del ostracismo, para ponerlo a empezar a demostrar su talento sin tantos focos, pero con la exigencia de un equipo puntero en Europa.

Como por arte de magia, las condiciones físicas del futbolista, unidas a su habilidad técnica, lo convirtieron en parte fundamental del juego en el equipo de Lyon.

Hoy, tras apenas año y medio en Francia, suma en todas las competiciones 33 goles y 31 asistencias en los 86 partidos que ha jugado. Un perfil de estrella que ha sabido resurgir en un ambiente propicio. Con solo 24 años, un talento por explotar y el mundo como objetivo, Memphis quiere demostrar lo que es capaz de hacer con su club y con su selección. Para Koeman es quizá su mejor baza, pues con el ex de PSV y United, el entrenador tiene a esa bestia hambrienta, en forma de delantero polivalente, creativo y goleador, que quiere seguir aspirando a todo con la ‘Oranje’.

Un espectáculo sin música, pero con pasos de baile

Los pases, los movimientos y los giros de los dos futbolistas de la selección neerlandesa parecían estar sincronizados como en un baile. La peculiar danza, con los delanteros como protagonistas, salvaban los obstáculos franceses con desconocida eficiencia, consiguiendo avanzar entre piernas, agarrones y entradas.

La visión que ambos tenían en mente parecía suficiente para intentar pases y quiebros que les acercaran al gol. Quien no supiera su historia, podría haber dicho que eran gemelos y que, de alguna manera, estaban conectados. El fútbol de la selección de Ronald Koeman es, más que nunca, esa obra coral, en la que todos los bailarines participan, con unos pasos bien medidos. El espectáculo del Johann Cruyff Arena parecía ensayado al milímetro, en un acto escrito para once jugadores, pero en el que había dos solistas dispuestos a acabar la obra con final feliz.

Un final feliz costoso pero seguro, en el que afición, periodistas y jugadores de aquí y de allá volvieran a ver a esta selección como un duro oponente. Esa Países Bajos que nos tenía acostumbrados a disfrutar de su juego, más allá del resultado.

Una selección a la que poder aspirar a parecerse y que recuerde a aquellas que, a lo largo de la historia, llenó de recuerdos la memoria de quienes aman el juego por encima de las medallas.

Hace tiempo que la ‘Oranje’ no es ese equipo, pero no pierden nunca la esperanza de poder volver a serlo.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche