Histórico
23 noviembre 2018El Enganche

Club Deportivo Palestino, amar a distancia

Club Deportivo Palestino Por Miguel Angel Ruiz.

En el film argentino “Martín Hache”, Martín (Juan Diego Botto), un joven de visita en Madrid, le pregunta a su padre (Federico Luppi) si no extraña estar en Argentina. Da paso esta situación a un excelente discurso sobre el significado de las raíces y sobre la unión de las personas con sus lugares de procedencia. La tesis del mismo sería, literalmente, que “la patria es un invento”. Tras esa reflexión de Luppi, siempre me pregunto: ¿Se puede amar una patria que jamás se ha conocido? Contradiciendo al personaje de Luppi, en un campo de fútbol chileno, se atreven a responder que sí.

Un reducto palestino a 13000 kilómetros

Si viajamos a la capital chilena, junto a las zonas más turísticas de Santiago de Chile, se debe visitar el Estadio Nacional. En ese estadio Garrincha y Vavá certificaron, con dos goles por cabeza, la eliminación de la anfitriona del Mundial ‘62 antes de conseguir, en ese mismo lugar, la segunda Copa del Mundo para Brasil. Al sur de este coloso del fútbol chileno, en el barrio de La Cisterna, se levantan unas instalaciones con idéntico nombre, que alberga con modestia y orgullo los partidos del Palestino.

Lejos de ser solo uno más de los seis clubes de Santiago que pueblan el Campeonato Scotiabank, el equipo guarda una gran historia que contar. Tras la cruenta Guerra de Crimea, en el S. XIX, Chile fue uno de los países latinoamericanos que albergaron la llegada de miles de personas desplazadas por el conflicto. Apodados “turcos” por proceder del entonces territorio otomano, cerca de medio millón de palestinos hicieron de Santiago su nuevo hogar.

En 1920, la unión de algunos de estos desplazados fundaba, junto a otros aficionados locales, el Club Deportivo Palestino, una asociación polideportiva que pretendía ser punto de encuentro social y cultural de la comunidad árabe en la ciudad. No solo consiguieron ese objetivo, sino que, en 1952, tras la autorización de la Asociación Central de Fútbol de Chile, el club accedió a la competición oficial, profesionalizando la plantilla y dando los primeros pasos hacia el equipo que conocemos hoy en día.

A pesar del gran cambio institucional del hecho, el club es tal por su simplicidad, por su objetivo y por su cercanía. Es un club para las personas, que no ha perdido ese aroma inconfundible a “amateurismo”. En ese modelo de equipo, su palmarés lo conforman dos títulos de Liga chilena (1955 y 1978) y tres de la Copa (1975, 1977 y 2018).

Su cuidado de la cantera, el sentimiento de comunidad en su entorno y el múltiple apoyo a causas sociales, no solo en Chile sino también en Palestina, convierten al Palestino en un club distinto. Cada partido es una manifestación de amor a los orígenes, reforzando el cuidado de los símbolos y de la cultura polideportiva con la que nació el club.

Las piernas en Santiago, el corazón en Gaza

La división del territorio de Palestina tras la Segunda Guerra Mundial y los conflictos surgidos con Israel acrecentaron el posicionamiento del club, colaborando para que la causa palestina traspasara toda frontera. A pesar de la creación de publicaciones como “El Clarín de la Patria” o el diario “Mundo Árabe”, la mayor expresión patriótica de los que en Santiago siguen muy de cerca la actualidad del país árabe es significarse con Palestino.

Con la retransmisión de los partidos por parte de Al-Jazeera en territorio árabe, el club chileno se ha convertido en más que un símbolo al otro lado del mundo, reforzando unos lazos que no admiten comparación en ningún club del mundo. Sus gradas, pintadas siempre del color de las banderas ondeantes, funciona como faro y embajada permanente cada vez que la plantilla sale a jugar, potenciando ese sentimiento de apoyo y fraternidad del que se deduce el sentimiento de segunda selección para la población palestina.

En 2016, incluso, el conjunto de Santiago de Chile preparó un encuentro con el Ahli Al-Khaleel, club de Hebrón (Cisjordania), para reforzar las relaciones con la comunidad palestina, además de las continuas muestras de afecto que unos y otros se envían continuamente, agradeciendo la labor que desde el CD Palestino se realiza en el país árabe, con “clínics” de jugadores de la primera plantilla y con la realización de numerosos actos sociales a cargo del club.

A pesar del talante respetuoso y no violento del club de Santiago, no están exentos de polémicas, con acciones que han provocado incluso quejas a la FIFA, como las que se vertieron desde la comunidad judía, tras la utilización de unos dorsales para la equipación oficial del equipo chileno en la que se representaba el número ‘1’ con la silueta de la Palestina histórica.

Sonreír en medio de la tormenta

Junto con el CD Palestino, hay dos colonias importantes con representación en el fútbol de clubes de Chile. El Audax Italiano y la Unión Española, también fundados en la capital tras la inmigración de Italia y España hacia Chile, forman parte de la historia del fútbol en el país americano y conforman un trío especial que, en sus enfrentamientos, es considerado como “Derby de las Colonias”.

El último que se ha dado, enfrentó en la final de la Copa de Chile al Audax con el Palestino. La victoria del equipo de La Cisterna y su automática inclusión en los equipos que disputarán la próxima Copa Libertadores ha dibujado, una vez más, la sonrisa en la cara de aquellos que siguen a distancia los resultados del conjunto tricolor. A pesar de la dureza de la situación y a pesar de lo complejo de conseguir una solución, el reducto chileno de Palestina sigue muy vivo para intercambiar afecto de un punto a otro del planeta.

Como se puede entrever de jugadores y aficionados en ambos países, este equipo es la vía para entender que a veces, a pesar de perder, también se puede ganar. Que, a pesar de todo, el amor puede con toda distancia.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche