Histórico
25 octubre 2018El Enganche

SS Lazio: Érase una vez un doblete

Por Alex García.

La Serie A italiana siempre será una competición romántica que, de inicio a fin, ha estado custodiada por los mismos. Juventus, Inter de Milán y Milan se reparten la mayor cantidad de títulos conseguidos, posicionándose un escalón por detrás de Torino (con su Grande Torino de los años 40) y del Bologna.

Pero la modernidad -y más concretamente el dinero- trae consigo nuevos héroes capaces de plantar cara e incluso de hacerse un hueco entre los más grandes logrando levantar un Scudetto. Ese sueño tenía un protagonista, Sergio Cragnotti, presidente de la Lazio a finales de los años 90 y que fue clave en la consecución del segundo -y último- título liguero del club romano.

Todo éxito tiene un contexto. El propio Cragnotti, empresario de productos lácteos y conservas, decidió en su momento expandir su imperio comercial en Sudamérica. Su ímpetu le hizo triunfar e ir más allá, adquiriendo a varios futbolistas del continente para su equipo.

De este modo, Marcelo Salas y Matías Almeyda se sumaban a los Verón, Simeone y Sensini, formando un equipo capaz de plantarle cara a cualquiera y que se erigía sobre una figura clave que actuaba de centro neurálgico del equipo, Alessandro Nesta. Aunque es cierto que, si había un candidato capaz de desbancar a los grandes, era la Lazio.

Tan solo un año antes había logrado el subcampeonato en Serie A y la Recopa de Europa ante el Mallorca de Héctor Cúper.

La andadura por el campeonato local de aquel año no fue plácida, pero sí contó con un inicio tranquilo hasta que la dinámica del equipo dirigido por Sven-Göran Eriksson se vio frenada radicalmente tras el primer enfrentamiento ante la Roma, su rival ciudadano.

El conjunto biancocelesti cayó 4-1 en el Olímpico con dobletes de Vincenzo Montella y Marco Delvecchio. Un varapalo que parecía querer avisar a la Lazio de que no intentase pelear con los grandes de Italia. El principal obstáculo tenía nombre y apellidos, Juventus de Turín. Tras el inicio de la segunda vuelta en el que el equipo romano perdió bastantes puntos en partidos a priori sencillos, el equipo entonces dirigido por Carlo Ancelotti había logrado una ventaja de 9 puntos que parecía inalcanzable.

Pero entonces el fútbol dictó sentencia. La Lazio se tomó la revancha ante su rival ciudadano y la Juventus cayó en San Siro, dejando la distancia entre ambos en 6 puntos, pero disputándose su enfrentamiento la jornada siguiente. Un gol de Simeone dio el triunfo a la Lazio, que ahora sí, era claro candidato al título.

Un pinchazo en Florencia pareció tirar por la borda todo el trabajo realizado hasta ese momento, pero la sorprendente derrota de la Juventus en Verona mantuvo la diferencia de un punto hasta la última jornada. Reggina y Perugia serían los jueces del Scudetto. El primero cayó de forma contundente en Roma, mientras el segundo lograría un sorprendente e histórico triunfo ante la Juventus que regalaba el título a la Lazio.

De este modo, el conjunto lazial lograba repetir la gesta de 1974, aunque con un equipo mucho más unido que el de por aquel entonces, ya que se caracterizaba por sus asuntos extradeportivos y muchos de sus futbolistas eran militares de ideología fascista. Sus dos bandos siempre serán recordados en el mundo del fútbol, el de Giorgio Chinaglia y el de Gigi Martini.

Compañeros en el campo, pero enemigos fuera de él. El pasado quedaba para la historia tras levantar su segundo Scudetto. Días más tarde, culminarían la temporada ganando la Coppa Italia en San Siro ante el Inter de Milán. Un doblete impensable hoy en día ante el monopolio de la Juventus, pero que fue un soplo de aire fresco para el fútbol italiano en su momento.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche