Histórico
27 septiembre 2018El Enganche

Napoli: Hamsik, de Di Biasi a Ancelotti

Por Alex García

La llegada de Carlo Ancelotti al banquillo del Napoli ha supuesto que el equipo se vea expuesto a una serie de cambio cualitativos con respecto a lo que pudimos ver en pasadas campañas de la mano de Maurizio Sarri. La más importante tiene como protagonista a un jugador al que el propio Carletto convenció para que se quedara un año más. El ex técnico del Bayern de Múnich sabía que rol le iba a inculcar, llevase el tiempo que llevase. El objetivo del técnico italiano no era otro que darle la batuta del equipo al eslovaco, siendo éste el regista del equipo.

Cuando hablamos de Marek Hamsik, hablamos de un centrocampista de carácter ofensivo, un llegador con capacidad asociativa y liderazgo. Más cerca de situarse como enganche que como pivote, por dejar claro el concepto que mejor le define. Y así ha desarrollado su fútbol desde el inicio de su carrera en las categorías inferiores del Slovan Bratislava, como mediapunta. Un jugador de corte fino con una presencia grácil de esos que llaman la atención en cuanto realizan su primer control orientado. En el conjunto eslovaco comenzamos a atisbar ese perfil de futbolista que tan bien le ha ido al Napoli.

El Brescia fue el más inteligente de la clase, y realizó un movimiento de esos a los que estamos acostumbrados en el fútbol italiano. En la actualidad son numerosos los jugadores jóvenes de Europa del este que recalan en el Calcio. Gianni de Biasi, técnico italiano que se dejó ver por el Alavés durante un breve período de tiempo de la temporada pasada, fue su gran valedor. En su habitual 4-5-1, el eslovaco actuaba como interior en ambos costados, con un rol no tan ofensivo como el que llevaría a cabo con Mazzarri o Benítez, sino actuando cerca del pivote -normalmente el camerunés Pierre Womé- y ayudando en tareas de salida de balón.

Si por algo destaca su etapa en Lombardía es por estar alejado de las tareas ofensivas, aunque demostrando que tenía gol. Con Zeman pudimos ver a ese Hamsik mediapunta que tan buenos partidos dejó jugando tras Cavani y Lavezzi, aunque al técnico checo no le convenció, teniendo en cuenta como retrasó su posición con el paso de los partidos, acabando la temporada actuando como interior en su 4-3-1-2. Con la llegada de Serse Cosmi, ya en su tramo final como futbolista del Brescia, se pudo entrever el rol que actualmente desarrolla el eslovaco en el Napoli. Llegó a actuar durante varios encuentros como regista en el 5-4-1 del técnico italiano.

Su explosión futbolística llegaría en el 3-4-1-2 de Walter Mazzarri, actuando durante las dos primeras temporadas como interior llegador o como segundo punta, coincidiendo en algunos encuentros con Germán Denis como hombres más adelantados. Pero las llegadas de Ezekiel Lavezzi y Edinson Cavani condicionaron al equipo y sobre todo a Marek. Mazzarri pone toda su confianza en el eslovaco para liderar la ofensiva del equipo desde la mediapunta, un escalón por detrás del argentino, pero con mucho peso. Sin tantas obligaciones defensivas vimos su mejor versión, y formó uno de los mejores tridentes de la historia del conjunto napolitano.

Aparece un nuevo profesor, aparece Rafa Benítez. Con él se diluye la figura del carrilero y se potencia la del extremo, se pasa de un 3-4-1-2 al 4-2-3-1. Sobre el papel, poco cambiaría el rol del eslovaco, y en la práctica así sería. En sus dos temporadas con el técnico español reluce con menos brillo, en parte porque Benítez le exige más, pero le exige peor. Es con la llegada de Maurizio Sarri cuando por fin un técnico consigue explotar al máximo sus cualidades, ser capaz de potenciar su capacidad ofensiva con su capacidad asociativa. En su 4-3-3 actuará como interior izquierdo, retrasando su posición habitual, pero entrando con mayor facilidad en juego y encontrando más espacios. En definitiva, Sarri logró reubicacarlo cuando Benítez solo consiguió sacar a relucir su potencial goleador. Con el técnico napolitano encontró su rol perfecto en el momento en el que sacó a relucir todo el fútbol que llevaba dentro. Brilló en tareas defensivas y ordenando el ataque de un equipo que no daba ni un pase de más y no se desgastaba sin un objetivo claro, pero seguía siendo el mismo jugador incansable de siempre. Fue capaz de asimilar una idea clave de Sarri, acelerar el juego, pero no siempre hacia adelante, sino que retrasando la pelota a veces se conseguía una salida de balón más aseada y veloz.

Los primeros pasos de Marek Hamsik como regista no están dejando indiferente a nadie. Son muchas las incógnitas que plantea, pero el equipo ha ganado en movilidad cuando tiene la pelota y pese a haber perdido a un filtrador de pases como Jorginho, a Marek se le ha visto intentar generar ventajas con sus pases, aunque aun se le ve tímido con ello. El gran problema llega en la faceta defensiva. Hamsik no puede llevar a cabo la tarea de un pivote defensivo, y pese a la ayuda constante que recibe de Allan -quien está perdiendo protagonismo ofensivo al tener que guardar la espalda del eslovaco- el equipo está sufriendo cuando los rivales logran superar la primera línea de presión. El tiempo dirá si la decisión de Ancelotti beneficia o perjudica tanto al propio Hamsik como al equipo, pero no cabe duda de que este Napoli dará mucho que hablar a lo largo de la temporada.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche