Histórico
1 julio 2018El Enganche

Vidas cruzadas

1510568956_795721_1510569133_noticia_normal

Por Xane Silveira (@XaneSilveira)

España y Rusia se enfrentarán en los octavos de final del mundial. Hace 10 años estas dos selecciones se vieron las caras en dos ocasiones. La Eurocopa de 2008 significó el despertar de una de las mejores generaciones de la historia, y el ocaso de una selección llamada a mucho más.

El grupo D del campeonato europeo de Austria y Suiza deparó un enfrentamiento que se repetiría en las semifinales. La selección rusa, dirigida por Guus Hiddink tropezó dos veces con la misma piedra. La España del tiki-taka nació el mismo verano que Rusia soñó con palacios de oro. Desde la caída de la U.R.S.S. y la formación de la selección rusa, nunca se había visto a una generación capaz de alcanzar el nivel futbolístico de aquella capitaneada por Sergey Semak, donde Roman Pavlyuchenko aportaba el gol, y Andrei Arshavin la magia. Sin embargo, la Sbornaya de 2008 se cruzaría en el camino de la futura doble campeona de Europa y del mundo.

La mejor España empezó a carburar un 10 de junio, endosándole cuatro goles a una Rusia que poco pudo hacer ante el excelente juego combinativo de la Roja. Aquel día David Villa anotó tres tantos y Cesc Fábregas redondeó el marcador. 16 días después, una España pletórica tras avanzar a semifinales, y romper en la tanda de penaltis el “maleficio” de los cuartos de final, recibió a la misma selección a la que había derrotado previamente. Rusia había ganado sus respectivos partidos ante Suecia y Grecia, clasificándose así para unos cuartos de final donde se cruzaría con Holanda. Ante la selección de los Países Bajos Rusia jugó el mejor partido que se le recuerda en la última década. Feroz en defensa, intensa en el marcaje, y veloz arriba, generando mucho daño a la zaga compuesta por Mathijsen y Ooijer. Tras empatar en los primeros 90 minutos, la prórroga dio la razón a la insistencia rusa. Andrei Arshavin lideró a su selección en la prórroga, dando una asistencia a Torbinski para el 2-1, y sentenciando por debajo de las piernas de Van Der Sar.

En el Ernst Happel Stadion de Viena, España firmó uno de los mejores partidos de la era moderna. La exhibición futbolística de la Roja desbordó a una Rusia que no pudo más. Quizás preparada para ganar cualquier otra Eurocopa, pero no ésta. 2008 tenía un sello, el de Luís Aragonés, y ni Andrei Arshavin pudo impedirlo. Aquel fiable centro del campo ruso, donde Sergey Semak hacía de hombre ancla, escoltado por Saenko, Semshov y Zyryakov, se vio desbordado ante los Xavi Hernández, Iniesta, Cesc y compañía. La lesión de Villa permitió la entrada al campo de un centrocampista más, y por lo tanto, más posesión para una España que propuso un fútbol delicado pero mágico. Aquella noche empezó algo para España, y terminó algo para Rusia.

Los años posteriores han traído éxitos y fracasos, en mayor o menor medida, para ambas selecciones. Es indudable comparar los caminos de ambas selecciones con las direcciones que toma la vida. Mientras unos lograron lo impensable en Sudáfrica y Ucrania-Polonia, los otros acumularon fracaso tras fracaso, hasta llegar al día de hoy. Hasta llegar a su mundial. El fútbol es un reflejo del día a día de las personas. Las malas decisiones han llevado a Rusia a no volver a pisar una fase final en un gran campeonato de selecciones, cayendo precipitadamente en las fases de grupo de 2012, 2014 y 2016.

De aquel partido, hace ya 10 años, todavía sobreviven algunos jugadores. En España, Sergio Ramos, Andrés Iniesta y David Silva podrían volver a ser titulares; mientras que en Rusia, Akinfeev, Ignashevich y Zhirkov serán de la partida. Quien sabe, quizás este sea el inicio de algo grande para una de estas dos selecciones, o solo el final de una etapa dorada que perdurará por siempre en os corazones de los amantes del fútbol.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche