Histórico
13 julio 2018El Enganche

¿Qué similitudes existen entre la Francia del 98 y la actual?

FotoJet

Por Alex García (@futbolitisalex)

La Copa del Mundo de 1998 disputada en Francia, siempre será recordada como el primer Mundial moderno, aquel en el que tras décadas de dominio de las mismas potencias futbolísticas -Brasil, Italia o Alemania- una selección logró estrenar su casillero mundialista. La generación de futbolistas franceses de esa temporada es considerada la mejor de su historia, al menos hasta 2018. Veinte años más tarde, el país galo cuenta con una generación de jóvenes promesas que se ha plantado en la final de Rusia 2018 por mérito propio, sin brillar por su juego, pero entendiendo a la perfección el contexto de cada partido. Y mucha culpa de ello la tiene su técnico, Didier Deschamps.

Casualmente, el por entonces centrocampista de la Juventus, formó parte de aquella expedición que logró cautivar al Mundo. Pero más allá del éxito, hubo una característica inaudita que unió sin fisuras a todo el país francés y que hoy en día es clave para comprender el contexto en el que Francia lleva a cabo cada convocatoria, la multiculturalidad. El equipo que se alzó victorioso en 1998 era un fiel reflejo de la sociedad francesa de la época, una generación con la herencia racial del colonialismo del pasado siglo que representaba perfectamente la diversidad existente en los pueblos y ciudades francesas. En ese momento, tan solo ocho de los veintidós convocados eran de ascendencia gala.

La misma situación se refleja en el actual combinado, donde hasta 13 jugadores poseen orígenes africanos. Y quizás habría que hacer una reflexión acerca de por qué los equipos africanos, pese a su dominio físico, no logran triunfar en un gran torneo internacional, pero los jugadores que emigran a otras potencias europeas llegan a alcanzar un gran nivel en sus respectivos equipos. Pero eso ya lo veremos en otro artículo, si es que se llega a realizar. Existen muchas más similitudes entre ambos equipos, en los que el paso de dos décadas parece no haberles afectado de lleno. Con todo ello, analizaremos línea por línea sus características basándonos en la comparación realizada por Pakillo Mariscal, compañero de El Enganche, en su perfil de Twitter.

Una similitud destaca por encima del resto, la solidez defensiva. Que ambos equipos estuviesen bajo la batuta de Didier Deschamps no es casualidad. Mientras que el equipo del 98 tan solo recibió dos tantos en los siete partidos que disputó -dejando a cero a equipos como Italia o Brasil-, el actual ha encajado cuatro en seis partidos, aunque si no contamos la locura de partido ante Argentina en la que recibió tres goles, la sensación es que es misión harto difícil remontar al conjunto galo cuando se pone por delante en el marcador. La portería de los dos conjuntos está defendida por dos guardametas inmersos en situaciones parejas. Ambos son considerados grandes porteros, pero es muy discutida la idea de encajarles en una lista de arqueros de élite mundial. Seguramente, la situación de Fabien Barthez era mucho más agravante que la de Hugo Lloris.

El fútbol de rigor físico era misión de Marcel Desailly, quien no contaba con un compañero como tiene Umtiti, Raphäel Varane, pero que junto a Frank Leboeuf mantuvo a raya a las mejores ofensivas del torneo. Además, es imposible no realizar la comparación de los laterales. El fútbol actual no se concibe sin el apoyo ofensivo de estos jugadores, y en la pareja Thuram-Lizarazu pudimos ver esa figura perfectamente representada en la actualidad por Pavard y Lucas Hernández. Por delante, un centro del campo muy físico que se compenetraba a la perfección para realizar ayudas, mantener las líneas juntas y crear transiciones ofensivas veloces. La actual pareja Kanté-Matuidi -un pivote mas un box to box- tiene como espejo a la formada por Didier Deschamps y Karembeu, aunque la diferencia la atisbamos entre Petit y Pogba, los otros dos integrantes del trivote. Mientras el primero ha sido utilizado en varias posiciones debido a su gran polivalencia, el otro parece no encontrar su hueco en ninguna posición, aunque gracias a su físico y calidad individual, acaba haciéndose notar.

La estrella en Francia 98 estaba clara, Zinedine Zidane. Pero en Rusia 2018, con el paso de los partidos, una duda nos asalta. ¿Es Griezmann la estrella o Mbappé le ha comido terreno? Pese a la esperada irrupción de la estrella parisina, el atacante colchonero es quien equilibra la magia con la cordura. Una tarea que parece sencilla, pero la cuál Kylian no podría llevar a cabo actualmente. Con quien sí podemos comparar a Mbappé es con Djorkaeff, un jugador difícil de ubicar dentro del campo, con una visión privilegiada y una calidad al alcance de muy pocos. Destilaba fútbol y a ello le sumaba algo inaudito en un jugador de sus características, la capacidad de finalización.

La última coincidencia quizás podríamos considerarla como una casualidad. El cuadro galo en el 98 contaba con un ariete corpulento pero inteligente a la hora de batallar contra los centrales. Stéphane Guivarch se convirtió en el delantero centro inamovible para Aimé Jacquet. Máximo anotador de la Ligue 1 un año antes con el Rennes, no logró anotar ni un solo tanto con el conjunto galo tanto en la preparación como en la fase final del torneo. Su nombré quedará en el anonimato, pero sin duda fue una pieza crucial en el devenir de la competición, al igual que Olivier Giroud. Mismas características, mismo recorrido. Pero con una diferencia, el actual jugador del Chelsea no entraba dentro de los planes de Deschamps desde el inicio, ya que la tripleta atacante formada por Griezmann, Mbappé y Démbéle partía como principal baza. Tras los problemas de la primera jornada ante Perú, el técnico francés optó por Giroud como atacante titular.

Tan solo queda una similitud por cumplir, la más difícil sin duda alguna. Mientras que el equipo del 98 logró alzarse con el primer título mundialista para Francia, el combinado de 2018 disputará la gran final ante una correosa Croacia. El tiempo nos dirá qué convocatoria fue la mejor, pero el fútbol es cruel, y como un día dijo el gran Luis Aragonés: ‘’del segundo no se acuerda nadie’’. Abran los ojos, estén atentos y tomen nota, porque la Copa del Mundo llega a su fin y tan solo un equipo pasará a la historia de este deporte.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche