Histórico
14 julio 2018El Enganche

Croacia: Un tándem Mundial

IL 3
Por Tomás De Micheli (@demicheli)
Croacia superó a Inglaterra en un partido que bien podría servir para resumir la tónica predominante en Rusia 2018. El trámite del cotejo comenzó favorable para el combinado británico, pero la falta de efectividad castigó a los dirigidos por Gareth Southgate.
Cuando el dominio inglés parecía sentenciar la suerte croata, aparecieron los emblemas del 11 de Zlatko Dalic: Ivan Rakitic y Luka Modric. Lejos de la absurda discusión que plantea la prensa ibérica, que trata de colgarse la medalla de ambos según preferencia por Real Madrid o Barcelona, los volantes dieron cátedra de cómo cambiar un partido.
Con paciencia, circulación con sentido e interpretando de forma inmejorable cuándo mover las líneas, los centrocampistas más decisivos del certamen doblegaron a una formación que había hecho de la tenencia su principal arma.
Inglaterra no llegó a percibir el cambio de circunstancia, porque la parsimonia de Rakitic y Modric por momentos exaspera. No se muestran desbordados, no gritan ni gesticulan. Incluso después de sus peores 45′, su confianza se mantuvo intacta, y fue así como Croacia logró sobreponerse.
El gol de Perisic debería servir como bisagra en las escuelas de entrenadores. Desde ese hito, el partido de Modric y Rakitic se volvió de colección. Presión por zona, desdobles para orientar la circulación rival, cambios de frente para oxigenar compañeros, un manual del único término que podría definirlos: todocampistas.
La cabellera del integrante del Real Madrid volvió a estar presente en todas las jugadas. Al igual que su par del Barcelona, ambos llegaron a ser los más cercanos a Pickford a la hora de forzar despejes. Contra Argentina habían probado esa fórmula y volvió a funcionar. Si las líneas están parejas y ordenadas, cuentan con la libertad absoluta para aventurarse a forzar el cambio de posesión.
El Luzhniki no tuvo camisetas ni nacionalidades a la hora de despedir al 10 croata cuando fue sustituido. Aficionados, trabajadores, periodistas… todos entendieron lo que había que hacer en ese momento: romperse las palmas reconociendo a un señor futbolista.
Croacia no llegará a la final como La Cenicienta. Consiguió su boleto gracias a un temple ejemplar, carácter contagioso que desparraman sus principales figuras. Y lo hicieron atravesando diferentes momentos, desde una primera vuelta soñada hasta el flagelo del tiempo extra y los penales.
Por suerte para el fútbol, la final de Rusia 2018 la disputarán dos equipos cuyo trabajo, talento y funcionamiento merecen una consagración. Utilizarán una sola pelota, aunque uno de ellos jugará al ritmo de dos. Ivan Rakitic y Luka Modric, un tándem Mundial.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche