Histórico
15 julio 2018El Enganche

Croacia: Rakitic, la navaja Suiza de Dalic

1530793264_100993_1530795126_noticia_normal

Por Paco Mariscal (@MariscalPakillo)

Iván no tiene en Croacia el reconocimiento que se merece, no se valora su juego de manera igual al de muchos de sus compañeros por el mero hecho de haber crecido en Suiza apartado de la guerra, no obstante estoy convencido de que él junto a otros jugadores como Modric y Mandzukic van a marcar una época en la selección”. Estas fueron una declaraciones de Luka Rakitic (padre de Iván) a Estadio Deportivo en enero de 2014. No le faltaba parte de razón en su visionaria reflexión al progenitor del centrocampista croata. Y es que cuatro años después, está maravillosa generación balcánica está apunto de disputar el encuentro más importante de su corta historia y en esta gesta el papel de Rakitic ha sido absolutamente fundamental.

Ivan ha sufrido una magistral evolución en los últimos cursos, ahora es un jugador mucho más completo, un centrocampista con más registros y sobre todo una pieza más madura. Atrás quedaron los tiempos de aquel menudo extremo técnico del Schalke 04 o el mediapunta lanzador de transiciones que deslumbró en Sevilla de la mano de Unai Emery. Su llegada hace cuatro temporadas a Barcelona le cambió la vida por completo. Primero Luís Enrique y después Ernesto Valverde han ido moldeando a Iván hacia un centrocampista con mayor capacidad para tener incidencia en más zonas del terreno de juego. El croata pasó de ser la estrella de su equipo a ser un trabajador para los cracks de su nuevo destino. Esto podía haber mermado su rendimiento, sin embargo sucedió todo lo contrario, Rakitic asumió que el cambio en su rol le iba a convertir, con el tiempo, en un elemento mucho más valioso.

De esta transformación se ha visto enormemente beneficiada Croacia, el combinado entrenado por Zlakto Dalic ha encontrado en el ‘nuevo’ Rakitic a un jugador sobre el que apoyarse para dotar de sentido a un centro del campo que una vez más presentaba serias dudas de cómo acabaría acoplándose. Dalic ha apostado por dos versiones diferentes en cuanto a dibujo, 1-4-2-3-1 y 1-4-3-3. En ambos sistemas la importancia del jugador del F.C Barcelona ha quedado demostrada. Y es que bien sea formando doble pivote con Modric o bien actuando de interior izquierdo, el equilibrio y despliegue sin balón que Rakitic le otorga a la estructura croata es fundamental. Su capacidad para leer cuando y como aparecer en la zona adecuada sin descompensar la simetría del equipo, está siendo crucial en el desarrollo del juego de Croacia. De este compromiso sin balón es de donde nace la figura del nuevo Rakitic,  no obstante su calidad con el esférico en los pies sigue siendo la misma, aunque ahora sus funciones sean diferentes.

Durante el tiempo que entrenadores como Slaven Bilic, Niko Kovac o, incluso uno de los más recientes como Ante Cacic estuvieron en el banquillo de la selección croata, a Ivan se le exigían tareas en el juego más enfocadas en la finalización y la resolución en la última línea que lo que las que ahora desempeña con Dalic. En la Croacia actual Rakitic asume el papel de organizador del juego con suma frecuencia, aparece entre centrales para ser el encargado de los primeros pases, junta a su equipo alrededor del balón y  con su pareja de baile (Modric) consigue dar la fluidez y creatividad necesaria a cada elaboración ofensiva.  Que su figura aparezca en más alturas del césped de lo que lo hacia antes, le está valiendo a Croacia para liberar de tanta responsabilidad a Modric, a que un jugador como Brozovic, que no es pivote de cuna, esconda carencias y mayormente a abrir un abanico de posibilidades a su técnico que hasta ahora no tenía a su disposición.

Si Croacia está en la final de la Copa del Mundo es porque se lo ha ganado sobre el césped, de eso no hay duda, aunque este grupo, además de sus inmensas virtudes futbolísticas también posee una arraigada capacidad de superación, de sobreponerse a la adversidad y desenvolverse como pez en el agua cuando se les lleva al límite. Dentro de esta competitividad, visceralidad y enérgico carácter que llevan intrínseco los Lovren, Modric, Perisic o Mandzukic, hacia falta la serenidad, entereza y estoicismo que sólo un ‘suizo’ como Rakitic podría darles.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche