Histórico
15 junio 2018El Enganche

Uruguay: El Maestro y sus jóvenes aprendices

BeFunky-collage (1) (1)

Por Borja Sarobe (@BorjaSarobe11)

Muslera, Silva, Godín, Cáceres, Maxi Pereira, Cavani y Suárez. Siete futbolistas con dos padres, el hombre que les dio la vida y la persona que les formó como personas. Óscar Washington Tabárez, a sus 71 años, liderará a los ‘charrúas’ por cuarta vez en un Mundial y no lo hará solo. Detrás estarán 3,3 millones de personas, su vieja guardia pretoriana y sus últimas ‘niñitas’. La ‘nueva Uruguay’ tiene hambre de gloria. Sin embargo, sus señas de identidad serán las mismas. Pelear, pelear y pelear.

El Maestro acudió al rescate de los suyos cuando más lo necesitaban. En marzo de 2006, Tabárez cogió de nuevo las riendas de la selección, ya lideró a los charruas en el Mundial de 1990, y 12 años después buscará en Rusia devolver la gloria a un país que, a pesar de la calidad que atesoran sus futbolistas, tan solo les pedirá una cosa a sus gladiadores. Humildad, respeto y profesionalismo.

No somos potencia, pero nos sentimos más fuertes que cuando empezamos por el esfuerzo grupal, la solidaridad, la capacidad de superar momentos difíciles, de caerse y volver a levantarse”, Óscar Tabarez, seleccionador de Uruguay.

Uruguay disputará su tercer Mundial consecutivo con 10 futbolistas que superan la barrera de los 30 años. “Somos pocos, no nos sobran jugadores. Sin embargo, ha surgido una nueva camada que nos ofrecen nuevos registros. Somos más completos”, admitió Godín recientemente. El relevo generacional liderado por Betancur (20), Torreira (22), Maxi Gómez (21), de Arrascaeta (24), Nández (22) y Laxalt (25) garantiza polivalencia, competitividad, descaro y disciplina. Sin olvidar a José María Giménez, quien a sus 23 años ha completado su quinta temporada en el Atlético de Madrid con 38 partidos, 2.940 minutos y dos goles en su haber. Con su selección ya disputó el último Mundial y son 42 las veces que se ha enfundado la elástica de los charrúas. Liderazgo, personalidad y bravura. Uruguay.

Fuerte en las áreas y agresiva en la medular

Dos Copas del Mundo, dos medallas de oro olímpicas y 15 Copas América. Ese es el bagaje que brilla en un país con una cultura futbolística en donde el esfuerzo, la garra y el coraje en el campo no se negocian. Uruguay, sólida y temible en ambas áreas como pocas, ha construido su juego tradicionalmente en base al sacrificio en la medular, al músculo y a la intensidad como leitmotiv en su manera de ver el deporte. Para ello, Arévalo Ríos, Diego Pérez o Gargano han protagonizado innumerables batallas en la sala de creación contra quien ha osado derribar la muralla de Tabárez.

Pero en Rusia el Maestro confiará la labor de conseguir que se juegue a lo que Uruguay quiere en una nueva generación de aprendices que, junto a la experiencia y al carácter de los veteranos, liderarán al combinado celeste. Luis Suárez, Edinson Cavani, José María Giménez, Nico Lodeiro y Sebastían Coates. Todos ellos jugarón en la sub-20 uruguaya antes de dar el salto a la absoluta. Dicha selección levantó el pasado año el campeonato sudamericano 36 años después y tendrá en Rodrigo Bentancur su representante en el Mundial.

“Lo importante es mantener el equilibro queremos siempre dar opciones de pase, ser verticales y buscar a nuestros delanteros que son importantes porque si los encontramos seguro vamos a tener gol”, Lucas Torreira después de debutar con Uruguay.

Relevo generacional

Visión de juego, polivalencia, tranquilidad, criterio, sacrificio defensivo. Virtudes que atesora el centrocampista ‘bianconero’ que en su primer curso en la Juventus ha disputado 27 partidos con un 85% de acierto en el pase. Junto a Bentancur, en la China Cup celebrada en marzo para preparar el Mundial, Nández, Vecino y De Arrascaeta conformaron una medular inédita. El primero, un interior agresivo con ida y vuelta constante y llegada desde atrás peligrosa, se ganó el puesto con Schelotto en Boca en su primer curso y terminó con 26 partidos, 2.065 minutos y cuatro dianas. El mediocentro del Inter de Milán, con gran capacidad de recuperación, organización y profundidad, cerró su primera temporada como ‘neroazzurro’ con 31 choques y con Uruguay ya se ha enfundado la camiseta en 22 ocasiones. Por último, de Arrascaeta pondrá el último pase y el peligro desde fuera del área.

Físico, agresividad y brega, a pesar de su 1,68m de altura, garantiza Lucas Torreira. A pesar de que debutó en marzo de este año con Uruguay, el centrocampista que más balones (296) recuperó de la Serie A esta temporada también alcanzó un 87% de acierto en la distribución con la Sampdoria. Números escandalosos como los de Maxi Gómez en el Celta. Sus 18 dianas en 39 partidos le concedieron el honor de ser el mejor debutante goleador en los 95 años del club gallego. Diego Laxalt, subcampeón del mundo sub-20 en 2013, disputó 34 encuentros con el Genoa en donde rayó a un nivel extraordinario como lateral, como interior, como carrilero y solo le faltó hacerlo como guardameta.

Muslera (23), Godín (24), Cavani (23) o Suárez (23) fueron piezas innegociables para Tabárez en Sudáfrica. En Rusia volverán a conformar la columna vertebral del equipo, pero contarán con el apoyo de una nueva generación que dará a Uruguay una mayor riqueza táctica, versatilidad de recursos y, en definitiva, equilibrio para completar un papel a la altura de la bicampeona del mundo.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche