Histórico
12 junio 2018El Enganche

Polonia: Dos invitados en la corte del Rey Lewa

Milik y Zielinski 2

Por Darío Garzarón (@dGarzaron)

Desde su debut en una Copa del Mundo el 5 de junio de 1938 frente a Brasil, que finalizó con un resultado de 5 a 6 para los brasileños, Polonia se ha mostrado como una selección con fortaleza en ataque y debilidad en defensa. Aquel partido, si bien lejano en el tiempo, refleja a la perfección a la selección polaca que acudirá a su octavo Mundial.

Con 28 goles a favor (diez más que selecciones como Inglaterra o Francia) y 14 en contra (diez más que Inglaterra y los mismos que Georgia o Hungría), la fase de clasificación para el Mundial de Rusia ha confirmado la evolución de un equipo que, en la Eurocopa del 2016, había caído eliminado en cuartos de final. En los penaltis y contra la selección que más tarde sería campeona. Algo estaba cambiando…

Sin espacio para las dudas en torno a la figura de Lewandowski, máximo goleador de la fase de grupos europea con 16 goles en 10 partidos, sí se ha ido abriendo espacio, en cambio, para un ramillete de futbolistas cuya progresión individual ha influido directamente en el rendimiento del equipo. Al gran nivel mostrado por Szczęsny en la portería se le han unido la jerarquía en la defensa de Glik y la continua presencia en ataque del extremo Grosicki.

Tras un bienio en Nápoles a las órdenes de Maurizio Sarri, dos jugadores de apenas 24 años se han sumado a la corte de Lewandowski, gracias a una serie de actuaciones que les han señalado como el complemento perfecto para las gestas del goleador del Bayern.

Es la región de la Antigua Grecia descrita por poetas y artistas y en la cual reinaba la felicidad, la paz y la sencillez a dar nombre al compañero de área de Lewandowski, Arkadiusz Milik. Cuando desembarcó en Nápoles en la temporada 2016/2017, su inicio de temporada hizo olvidar rápidamente al ídolo convertido en villano, Gonzalo Higuaín.

4 goles en 4 partidos entregaron de forma automática el alma y el sentir del pueblo napolitano al joven polaco que ya había despuntado en Holanda con la camiseta del Ajax.

La rotura del ligamento cruzado en octubre del 2016 que le tuvo apartado durante seis meses, no hizo mella en el delantero, cuya velocidad de ejecución y precisión en el golpeo tampoco se verían perjudicados por la segunda lesión, esta vez en la rodilla izquierda, que le tendría en el dique seco durante cuatro meses a partir del mes de septiembre del 2017.

En el año 2013 la Federación de Fútbol Polaca decidía entregar las riendas de la selección a Adam Nawalka, técnico con gran experiencia en el fútbol de su país y que, en las grandes citas como es el caso de Rusia 2018, lograría hablar “de tú a tú” a los jugadores, debido a su experiencia como jugador en Argentina 1978.

Si el técnico Nawalka (en el cargo desde 2013) decide alinear a Milik, su presencia en el área junto a Lewandowski permitirá al capitán polaco encontrarse con una defensa menos centrada en su marcaje, permitiéndole tener más libertad para sorprender en el remate a portería, cualidad que le ha encumbrado como uno de los mejores del mundo y que será el clavo ardiendo al que se aferrará el combinado polaco en la cita mundialista.

El esquema 4-4-2 que permite la introducción de Milik en el once inicial, supone la presencia constante de dos delanteros en el área rival, lo que sirve como válvula de escape para un equipo que muestra grandes problemas a la hora de generar juego. Al mismo tiempo, dicha convivencia en el área supondría, por un lado, disminuir el radio de acción de Lewandowski y, por otro lado, frenar la llegada desde la segunda línea de jugadores como Grosicki o Zieliński.

La importancia de Zieliński en el equipo polaco es aún mayor con un dibujo 4-5-1, siendo, sobre el papel, incompatible con la presencia de Milik en el campo. Es en este dibujo táctico en el que el centrocampista del Nápoles consigue pisar área con suma facilidad y libre de marcaje, ocupando los espacios que Lewandowski libera gracias a su movilidad en el área y su capacidad de combinar con compañeros en las cercanías del área, radio de acción desde el que Zieliński puede aprovechar su gran golpeo con la pierna izquierda.

Con Polonia encuadrada en el grupo H, para hacer frente a la velocidad desenfrenada de los senegaleses, al fútbol de toque colombiano y a la solidez japonesa, Zieliński se convertirá en un factor diferencial para romper defensas que gestionan con dificultad la incorporación de jugadores desde zonas más lejanas. Su capacidad para rematar, incluso desde dentro del área pequeña, atacando los espacios generados por Lewandowski y la efectividad que en estos remates pueda lograr, determinarán, en gran parte, las posibilidades de Polonia para pasar la fase de grupos.

Si el gol es la esencia del fútbol, y el goleador, en palabras de Pier Paolo Pasolini, “es siempre el mejor poeta del año”, Polonia está en la obligación de convertirse en un conjunto de estribillos y estrofas para poder finalizar, al menos, el primer capítulo de su poemario.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche