Histórico
8 junio 2018El Enganche

Francia: Thauvin, el desequilibrio de Les Bleus

Thauvin-capi

Por Paco Mariscal (@MariscalPakillo)

Cuando Didier Deschamps dio la lista de convocados para el Mundial, dejó claro dos aspectos fundamentales. Primero que tiene una línea muy definida y los perfiles de jugadores de esa lista iban a ir en consonancia a su estilo, para Deschamps no hay plan b, todo lo fía a su idea principal. Desde la llegada del seleccionador Francia ha apostado por un fútbol más pragmático y vertical donde el físico y la velocidad están por encima de otras cualidades. De ahí que no estén entre los elegidos jugadores como Adrien Rabiot o Maxime López, piezas más enfocadas a la organización del juego y el orden. El segundo factor que podemos extraer de la lista de Deschamps es que el técnico también ha premiado los momentos de forma sin tener en cuenta el nombre o estatus.

Es aquí donde era un clamor que Florian Thauvin debía estar si o si entre los elegidos para viajar a Rusia. Y es que los 26 goles y 18 asistencias del extremo en los 54 encuentros disputados con el Olympique de Marsella este curso, no podían pasar desapercibidos para el seleccionador. Thauvin ha sido, con permiso de Neymar, el mejor jugador de la pasada Ligue 1. El atacante por fin ha rendido al nivel que apuntaba cuando empezó a emerger hace ahora un lustro. Ya no es aquel jugador acelerado y alocado que tendía a desaparecer de los partidos sino que ahora ha encontrado la continuidad y regularidad necesarias gracias a la madurez que ha adquirido. De esta manera el francés ha sido uno de los jugadores más determinantes de Europa esta temporada.

Cuando me cabreo, ahora me calmo, he aprendido a controlar esas situaciones. Nunca me he sentido más fuerte que ahora que he aprendido a dejar mi ego en casa”. Thauvin en una entrevista reciente en Le Equipe.

Ciñéndonos a como encaja el talentoso jugador con Francia, hay que decir que de entrada Thauvin no está en los planes del técnico para ser titular. La brutal competencia en la zona ofensiva de los Bleus hace que sea complicado ser de la partida. Con Mbappé y Griezmann como titularisimos y la más que probable apuesta por jugar de inicio con una referencia arriba como Giroud, provoca que Thauvin vaya a tener un papel secundario, lo cual no quiere decir que no sea importante.

El modelo de Francia es de esperar en campo propio, llevar el encuentro hacia un terreno donde pueda imponer el físico de sus centrocampistas (Nzonzi, Kanté, Matuidi, Pogba…) y así ir desgastando al rival. En este escenario el peso creativo del equipo lo deben llevar sus jugadores de ¾ y si hablamos de creatividad e imaginación Thauvin es de los más dotados. El extremo es un jugador desiquilibrantes por encima de todo. Desde la banda derecha, Florian dictamina a que ritmo juega su equipo en fase ofensiva. Cuando recibe el balón incrementa las revoluciones para así ser él el encargado de darle a su equipo esa verticalidad tan necesaria cuando pisan campo contrario. Thauvin es un jugador que influye directamente en el sistema defensivo rival porque normalmente vemos cómo son dos o más las marcas que el rival coloca sobre él, esto también provoca que influya en su propio equipo positivamente porque libera a sus compañeros.

Gracias a su depurada técnica Thauvin realiza varias funciones que dotan al equipo de coherencia y criterio cuando tienen la posesión. Si el equipo contragolpea, él posee una exquisita conducción para trasladar el balón pegado al pie y avanzar metros. Por otro lado si el ataque se desarrolla en estático, lo vemos recibir el balón anclado en la cal y desde ahí traza diagonales de fuera hacia adentro para abrir el ángulo de disparo o para asistir gracias a su buena lectura del juego. También es frecuente que Thauvin espere en banda, atraiga las marcas y se deshaga de ellas con la habilidad que atesora para el 1 vs 1.  Otro de los aspectos en los que ha mejorado es en su conocimiento del juego. Florián ha aprendido cuando y como atacar el área rival. Sus cifras goleadoras este curso se entienden en parte gracias a esto. Cuando la acción se desarrolla por el sector contrario, él entiende cuando debe aparecer en el segundo palo, su juego sin balón ha tenido una gran evolución.

Contar con un jugador como Thauvin en un torneo corto y de momentos puntuales como es una Copa del Mundo, puede ser fundamental. Deschamps tiene en sus manos un elemento de mucha calidad para cambiar el devenir de los partidos. Una pieza que puede ser decisiva si se confía en él.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche