Histórico
21 junio 2018El Enganche

Francia: La noche perfecta del ‘profesor Thuram’

7772589582_lilian-thuram-porte-en-triomphe-apres-france-croatie-au-mondial-1998

Por Alfredo Martín (@Romarioh35)

Un 8 de Julio de 1998, sonaba el pitido inicial de una de las Semifinales de la Copa del Mundo disputada en Francia. La selección anfitriona formaba a un lado del Stade de France, mientras al otro, se encontraba la recién estrenada Croacia de Miroslav Blazevic y Davor Suker. Lilian Thuram – defensa de ‘Les Bleus’ – aún no sabía que estaba jugando el encuentro de su vida, llevando a todo un país a tocar la gloria.

Nacido en Pointe a Pitre, Guadalupe, emigró a Francia con tan solo nueve años, donde sufrió en su propia piel las dificultades sociales y el racismo que albergaba el país galo en aquella época, cosa que hoy en día aún sigue combatiendo. Con 17 años, considerado una de las mayores promesas francesas, el Mónaco decide hacerse con sus servicios. Arsene Wenger lo apadrina futbolísticamente y lo une a un equipo con jugadores de la talla de Trezeguet, Legwinsky o Henry, donde tras superar una lesión en la rótula importante, se formó y creció, para más tarde convertirse en uno de los mejores defensas del mundo. Pasó por diferentes clubes como el Parma, la Juventus o el FCBarcelona, declarando siempre que su posición favorita era la de defensa central, aunque sus mayores logros los consiguiera de lateral. “Cuando juego de lateral me siento un hombre extra, me pregunto qué hago aquí”.

Debutó con el equipo nacional el 22 de Mayo de 1994 ante la República Checa, hasta llegar a convertirse –  tras su retirada en 2008 – en el jugador francés como más internacionalidades hasta la fecha. Disputó tres Mundiales (1998, 2002 y 2006) y cuatro Eurocopas (1996, 2000, 2004 y 2008), destacando especialmente en el Torneo Mundial disputado en casa en 1998, donde los galos consiguieron alzar el trofeo tras una actuación estelar del defensa en Semifinales.

El árbitro español García Aranda daba comienzo a un espectacular partido entre las selecciones de Francia y Croacia, en el que el ganador accedería a la gran final del torneo de la Copa del Mundo. Francia era la anfitriona y su gran generación de jugadores deseaba demostrar el potencial que albergaban. Enfrente, una selección croata donde jugaban grandísimos peloteros como Davor Suker, el cuál adelantaría a su equipo con un gol por debajo de Barthez en el minuto 46 del encuentro, instaurando el silencio entre la afición francesa que aquella noche era mayoría en la grada.

El sueño se esfumaba, los nervios empezaban a formar parte de todo un país, hasta que Lilian Thuram se disfrazó de delantero subiendo al ataque con una fuerza endiablada, robo el balón a un defensor croata y consiguió llevar a la red un magnífico pase de Djorkaeff, igualando la contienda solo un minuto después del gol encajado. Los seguidores  volvían a creer, sabiendo que un gol les daría la llave para disputar la Gran Final. Las ocasiones francesas eran continuas; rebotes, rechaces, paradas por parte de Drazen Ladic, alejando minuto a minuto el ansiado sueño. Pero era la noche de Thuram; corría el minuto 70 de juego, Lilian sube el esférico por banda derecha levantando la cabeza para intentar combinar con alguno de sus compañeros. Tira una pared fallida, pero consigue volver a hacerse con el balón para perfilarse a portería y con pierna izquierda soltar un latigazo a la derecha del portero, consiguiendo el segundo gol de su equipo y en su cuenta particular. Thuram corre festejando su gesta, se pone de rodillas llevando su mano a la barbilla y el estadio se viene abajo junto a su nuevo héroe. El partido termina 2-1 para los franceses.

Éstos consiguen llegar a la final y ganar a Brasil para levantar el Trofeo que les acreditó como mejor equipo del Mundo en 1998. Zinedine Zidane conquistó a todo aficionado al Fútbol en ese torneo, pero Lilian Thuram conquistó los corazones de los franceses con sus dos goles en aquella semifinal, sus dos únicos tantos con la selección gala en toda su trayectoria.

En 2008 decide retirarse, dejando atrás una espectacular carrera como profesional. Su lucha y su entrega dentro del terreno de juego llegaba a su fin, pero lo que nunca terminará será su lucha por los Derechos Humanos y contra el Racismo, ya que el ‘profesor Thuram’ siempre tendrá algo que enseñar.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche