Histórico
7 junio 2018El Enganche

Francia: Deschamps, el peón que llegó a ser rey

Didier-Deschamps-1200x675

Por Alfredo Martín (@Romarioh35)

“Nunca iba a ser un jugador del talento de Zidane o Del Piero, así que compensé mis carencias trabajando mucho y ayudando a mis compañeros en todo lo que pude”. Éstas son las declaraciones a la prensa del actual técnico de la selección francesa Didier Deschamps, que explican perfectamente la esencia de su éxito y lo que le define como jugador y entrenador.

El gran capitán de aquel equipo que tocó la gloria en 1998; un jugador sin dotes de calidad técnica notable pero que suplía con una lectura del juego excelente, una inteligencia brillante que le permitía anticipar los movimientos del contrario y sacar ventaja a jugadores más dotados físicamente, un líder natural tanto dentro como fuera del terreno de juego que a base de trabajo consiguió el respeto  y admiración de todo un país y del ‘planeta fútbol’.

El centrocampista de Bayona, empezó su carrera profesional en el FC Nantes jugando de líbero y más tarde como centrocampista, hasta que en 1989 el Olympique de Marsella decide ficharle. Tras unos comienzos difíciles, y un corto periplo en Burdeos de por medio, Deschamps vuelve al equipo marsellés convenciendo al carismático presidente Bernard Tapie de que era el líder que necesitaban. Se posicionó como pivote por delante de la defensa y brillo con luz propia, siendo clave para la conquista de dos campeonatos ligueros (1992,1993) y la UEFA Champions League (1992-93) en la que derrotaron al gran AC Milan de Fabio Capello. Su próximo destino sería la Juventus de Turín, donde sigue consiguiendo diferentes títulos, destacando su segunda UEFA Champions League y una Copa Intercontinental. Tras cinco temporadas en Italia, en 1999 ficha por el Chelsea FC una temporada, donde consigue una FA Cup para seguir aumentando su palmarés particular. Su etapa como jugador de fútbol termina en el Valencia CF donde no consigue tener muchos minutos y decide retirarse.

300287644d2061433856d3a45559c67bEn la selección nacional debuta en 1989, de la mano del gran Michel Platini. Aunque los primeros años como internacional fueron difíciles – quedándose fuera de varios campeonatos importantes -  llega 1996 y Deschamps toma el testigo como capitán de Éric Cantona. A partir de ahí, ‘Les Bleus’ comienzan una etapa dorada, consiguiendo la Copa del Mundo de 1998 y la Eurocopa dos años más tarde, todo con Didier como mariscal de la mejor selección francesa hasta la fecha.

Si algo destaca en el centrocampista galo es “su personalidad”; su forma de entender este deporte y su insistencia en el trabajo duro, hacen de Deschamps un líder nato al que compañeros y ahora jugadores escuchan y siguen. Se anticipaba y tocaba rápido, de primeras, cero complicaciones para que su equipo recuperara el balón y a partir de ahí hacer que el resto brillase. El trabajo sucio era su especialidad, refiriéndonos a ese trabajo que no destaca o que no se recoge en los ‘highlights’, nada que ver con la brusquedad o con lo malintencionado.  Didier asumía perfectamente ese rol de escudero, de ponerse el mono de trabajo y no dejar de intentarlo hasta el último instante, un claro ejemplo de mediocampista defensivo que, como sí de una guerra se tratase, cubría la espalda al compañero y trazaba una línea defensiva impenetrable para el enemigo.

Era fácil vaticinar que acabaría como técnico de algún club, sin embargo, sus características en éste apartado difieren en algunas cosas con el rol que tenía en el terreno de juego. Su estilo es ofensivo, valiente y veloz, donde prima la recuperación rápida del balón para a continuación, salir con todo al ataque. Un entrenador con una inteligencia táctica fantástica, que consigue llevar a plantillas y jugadores en concreto, a dar su máximo nivel con el esfuerzo por bandera. Nunca titubeó ante decisiones difíciles, un técnico valiente y con las ideas muy claras, que tras dos campeonatos con buenas participaciones, sabe que es el momento perfecto para conducir a su equipo a la victoria y volver a París para inmortalizar su leyenda.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche