Histórico
8 junio 2018El Enganche

España: La ‘Duda’ Costa

diego-costa-españa

Por Miguel Ángel Ruiz (@migruizruiz)

En una ocasión, Diego Simeone declaró que Diego Costa: “da miedo”. No es osado decir que las habilidades que se ensalzan del jugador del Atlético de Madrid le han hecho ganarse con méritos propios la fama de tipo duro. La temporada 2017/2018 ha sido para él algo muy positivo, tras ganar con su equipo la UEFA Europa League y quedar subcampeón en La Liga Santander, por delante del gran rival. Como colofón, saber que sus habilidades han cautivado a Julen Lopetegui para acompañar a la Selección Española como uno de los 23 integrantes que participarán en el Mundial de Rusia 2018.

Sin embargo, es su juego el que genera debate, al entender que la selección maneja otros ritmos y otro estilo para conseguir llevarse el gato al agua en cada partido. En este sentido, Lopetegui ha sido el elemento conciliador que ha conseguido determinar una línea continuista entre la España que nos ha dado los mayores éxitos de la historia y lo que pueden ofrecer las nuevas generaciones para paliar la inexorable marcha de estrellas que, con su fútbol, definían un modelo a seguir a través de sus habilidades para el juego. Y ahí entra la duda: ¿dónde encaja en ese ideario un delantero como Diego Costa?

O, lo que realmente es más curioso, ¿por qué se quiere que un delantero, que destaca claramente por jugar de una manera, juegue de otra completamente distinta? Entendiendo que España, con un conjunto importante de interiores y mediapuntas que generan juego desde el mediocampo, como Iniesta, Silva, Isco o Asensio, no necesita tan claramente la definición de un delantero centro nato. Como en otras ocasiones, se busca un delantero que haga las veces de Fernando Torres (rápido y habilidoso) o David Villa (con gran capacidad de asociación y buen disparo a media distancia), importantes en su día, pero poco representados en los delanteros seleccionables en la actualidad (aunque encajan bien con los dos delanteros reserva seleccionados). En buscar algo diferente es donde puede entrar Costa en la mente de Julen Lopetegui. El jugador del Atlético de Madrid, experto en pugnar con todo tipo de defensas, puede abrir los huecos, con su presencia física, a las oportunidades de los jugadores que se integran en el ataque, fijando centrales o, incluso, forzando marcas que despisten al rival. Fuera de ese rol, no parece que Diego Costa tenga la capacidad de ser una pieza asociativa más para el plantel, que lejos de adaptarse al juego del delantero (balones largos, desmarques en carrera, disputas continuas con los defensas por balones colgados…) parece haber integrado a un nivel superior la habilidad de crear ocasiones desde la posesión del balón, dominando a través de la pelota y de la creación de sus mediocampistas.

A pesar de la duda, hemos podido ver como al seleccionador no le ha temblado el pulso ni un instante al asegurarle un puesto como delantero al jugador del Atlético, con numerosas cuestiones desde fuera con respecto a sus acompañantes en ataque (que han terminado siendo Rodrigo y Aspas) pero nunca sobre su presencia. Y eso que puede parecer que los números no son lo que más razón le otorga a Lopetegui al elegir al delantero, con solo siete goles en dieciocho partidos (diecisiete como titular). Aunque no ha sido su mejor etapa goleadora con su club, su olfato le ha valido para hacer siete goles en un total de veintitrés partidos jugados (hay que recordar que llegó desde el Chelsea en el mercado invernal), llegando a asistir a sus compañeros en otras seis ocasiones. Un rendimiento lejos de un delantero centro goleador (como se tiende a verlo) pero que responde al rol y a la labor que se le exige en el club al que representa. Viendo esas estadísticas, no parece que difieran tanto estos números de los logrados con la elástica de “La Roja” (específicamente con España, un gol cada, aproximadamente, 100 minutos). Números que parecen valer para el seleccionador español, que quiere claramente entre sus once hombres de inicio al delantero hispano-brasileño.

La pregunta ya no es si Diego Costa se acoplará o no al juego de esta selección y ni siquiera lo es si lo harán los demás jugadores con él. La pregunta, sin duda, es si España, con su juego, sabrá aprovechar lo suficiente las ventajas que te regala un jugador como Diego Costa en la delantera.

Y de la respuesta a esa pregunta, en parte, dependerá el juego de “La Roja”, el once inicial… o la vuelta a casa desde tierras rusas.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche