Histórico
13 junio 2018El Enganche

Brasil: Casemiro, la evolución de ‘Trakina’

casemiro-brasil

Por Miguel Ángel Ruiz (@migruizruiz)

En las oficinas del campo de Moreira, en São Paulo, aún conservan numerosas fotografías que cuentan esas historias humanas construidas con ambición y pasión. En algunas de estas, siguiendo una costumbre vieja y bella, posan juntos los dos equipos rivales. Juntando a todos los chavales, declarando la paz tras la guerra, posan sonrientes todos los muchachos demostrando que todo queda entre las líneas de cal y que fue un juego honrado. Aunque los niños se hubieran dejado la piel en el encuentro para poder ganar, aprendían la mejor lección del fútbol y del deporte: sin rival, no hay partido.

En una de estas fotografías, los dos equipos posan tras haberse enfrentado en uno de esos encuentros en los que uno busca demostrar más que nunca, quizá por tratarse de un choque entre una humilde escuela de fútbol y la academia de un histórico club de Brasil. En el equipo local, el Moreira (llamado así en honor de su fundador y entrenador, Nilton Moreira), juega un fuerte delantero, con gran dribbling, remate y pegada desde lejos. En el conjunto rival, un joven y flaco atacante que, a base de regates endiablados, era capaz de dejar a las defensas atrás en cuestión de un parpadeo. En ese partido, esos dos muchachitos que rendían de manera excelente y destacaban sobre los demás, fueron sin duda las estrellas. Dos perlas de esas que imaginan poder llevar hasta lo más alto, para que, en un futuro, puedan devolver el trabajo y el cariño invertido en ellos en forma de gloria para la “Seleçao”. Cada uno de ellos, rivales y brillantes, respetaba al otro con el cariño pícaro de quien cree necesario no fiarse. En la foto se les ve, a los locales con el rojo del Moreira, y al otro con las franjas blancas y negras de Santos. Ganaron los locales, con dos tantos del joven delantero estrella, llamado con cariño por sus compañeros “Trakina” (cara de galleta). Ustedes lo conocerán como Casemiro. El rival endiablado, como habrán imaginado, se llama Neymar Júnior.

Lejos de su faceta de goleador y jugando como compañero en el mismo plantel que el joven con el que posaba en el campo de Moreira, Casemiro vive hoy su momento más importante como futbolista. El mediocentro titular de ‘Tite’ para Brasil en la cita mundialista ha dado en los últimos dos años (a pesar de haber debutado en 2011) un paso al frente para convertirse en el relevo ideal del puesto de pivote en la pentacampeona del Mundo. Con Mauro Silva o Dunga entre los jugadores con los que le comparan desde su etapa formativa en São Paulo, el hoy futbolista del Real Madrid ha conseguido convencer a compañeros y rivales acerca de su capacidad para liderar el centro del campo de una de las selecciones favoritas para levarse el Mundial de Rusia.

En una temporada en la que ha conseguido ganar su tercera Champions League con el Real Madrid, el ‘5’ de ‘Tite’ aporta a la verde-amarela la capacidad de ir al ataque sin fisuras. Con un grupo de delanteros amplio, que suele contar con tres delanteros, las internadas de Marcelo y dos interiores de juego alegre y enfocado a llegar hasta el área como Paulinho, o Coutinho, el rol equilibrante del futbolista paulista se ve imprescindible. Aportando equilibrio como pivote, permite que la transición ataque-defensa pueda desarrollarse sin riesgos innecesarios, además de aportar criterio a la hora de salir con el balón jugado, apoyando a los centrales y al meta, muy dado a iniciar el juego desde la portería. Un mediocentro que, además de destrucción de las jugadas del rival, aporta goles, habiendo marcado en su última temporada con el Real Madrid, siete tantos, entre Liga, Champions League y Supercopa de Europa, en sus cuarenta y ocho partidos disputados (casi 4000 minutos sobre el campo en las seis competiciones disputadas).

Con Brasil ha jugado veinticuatro encuentros como internacional, habiéndose asentado con ‘Tite’ como el pivote de referencia, apoyado en ocasiones por Fernandinho, quizá su compañero más colaborativo. Con participación en siete de los dieciocho partidos de clasificación de Brasil para el Mundial de Rusia, en estos encuentros acabó por convencer al seleccionador para ser el encargado de equilibrar un equipo en ocasiones demasiado enfocado en la portería rival. El otrora goleador ha madurado, ha crecido y se ha ganado el privilegio de devolver, desde otra posición en el campo, todo el cariño que le fue entregado en sus años en Moreira ganando con la “Seleçao”. Está claro que, en 2018, “Trakina” será el guardián del equilibrio en el barco de ‘Tite’, navegando seguro hacia su primer Mundial y teniendo muy presente de dónde viene y a por lo que va.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche