Histórico
23 junio 2018El Enganche

Bélgica: La herencia del Diablo Rojo

1529347753_371788_1529347844_noticia_normal

Por Alex García (@futbolitisalex)

Todo diablo tiene su cancerbero, o al menos eso dice la mitología griega. Hades, Dios del inframundo, tenía un perro de tres cabezas para impedir que nadie entrase o saliese de sus dominios, y casualmente, Bélgica, denominada la selección de los diablos rojos, ha contado con tres guardametas que han marcado la historia de la selección, y que bien podría representar la figura de ese perro del infierno. Bélgica nunca ha sido considerada una de las principales candidatas a ganar una Copa del Mundo. Más allá de su excelente participación en el Mundial de México 86, siempre ha sido un combinado de nivel medio acostumbrado a apearse de la competición en la fase de grupos o en los octavos de final. Pero algo ha cambiado en los últimos dos lustros, sobre todo tras la inversión de la que un servidor ya habló en un texto anterior. El cuadro belga es ya una realidad de cara al Mundial de Rusia, y parte de la culpa la tiene su guardameta.

Thibaut Courtois se ha ganado a pulso ser considerado uno de los mejores porteros del mundo, pero… ¿es el mejor portero de la historia de Bélgica? A sus 26 años, aún tiene mucha carrera por delante, pero ha tenido la mala suerte de nacer en un país con una gran tradición de guardametas de mucho nivel. Por ello siempre será comparado con dos de los mejores porteros de la historia, Jean-Marie Pfaff y Michel Preud’homme. En el siguiente gráfico podéis comparar las trayectorias de estos tres arqueros.

Jean-Marie Pfaff

Los años 80 en Bélgica tienen un nombre propio, el del guardameta Pfaff. Es considerado el mejor portero de la historia belga, quizás favorecido por el contexto que se encontró, formando parte de la mejor generación de futbolistas del país centroeuropeo -hasta la actualidad- dirigida por el gran Guy Thys, y donde logró un subcampeonato en la Eurocopa de Italia 80 y un histórico cuarto puesto en el Mundial de México 86, donde tan solo la Argentina de Maradona pudo enviarle a casa. De hecho, es famosa en Bélgica la anécdota del pelusa entregando su camiseta al guardameta belga tras el pitido final y felicitándole por el excelente torneo que realizó.

A los 18 años tuvo su primera gran oportunidad en el Beveren, pero su historia con el fútbol venía de lejos. Años y años de esfuerzo y trabajo tras prometerle a su padre -fallecido siete años antes- que se convertiría en el mejor portero del mundo. Una temporada repleta de títulos y grandes actuaciones le llevaron a ser el mejor jugador belga del curso en 1978, y a partir de ahí se iniciaría la etapa más laureada de la selección. “Nosotros fuimos los que pusimos a la selección de Bélgica en el mapa”, decía Pfaff años después de lo logrado. Tras su etapa en Múnich, el desgaste hizo que se retirase demasiado pronto, algo que él mismo siempre ha lamentado.

Michel Preud’homme

La repercusión mediática ha hecho que conozcamos mucho más a este protagonista que al anterior, pese a ser considerado Pfaff el mejor portero belga de la historia. Una carrera más longeva como jugador y seguir en activo como entrenador en la actualidad -siendo técnico del Standard de Lieja- han contribuido a que su figura sea reconocida décadas después de haber brillado en la portería belga. Fue el propio Guy Thys quien le hizo debutar con la selección absoluta en un partido de clasificación para la Eurocopa de 1980, esa en la que el cuadro belga brilló con creces, pero no sería hasta el Mundial de 1990 cuando le vimos como indiscutible.

De todos modos, se daría a conocer de forma definitiva en la Copa del Mundo de 1994, torneo en el que, a pesar de caer en octavos de final, la organización decidió otorgarle el premio Lev Yashin, conocido actualmente como Guante de Oro, y que siempre se ha entregado a un portero que disputase la final, excepto en aquella ocasión. Ese escaparate le hizo fichar por el Benfica, club con el que no logró dominar el fútbol portugués, pero con quien estaría ligado para el resto de su vida. Técnicamente, siempre fue un portero con grandes reflejos, muy seguro bajo palos, imponente en el uno contra uno y en las salidas, y que siempre sabía dónde colocarse para interceptar mejor, seguramente al que más se parece nuestro siguiente protagonista.

Thibaut Courtois

Al actual guardameta del Chelsea, todos le conocemos. Un portero caracterizado por su altura y por la forma tan segura en la que bloca los balones. Da igual por dónde le venga el esférico, siempre busca blocarlo. En 2014 disputó su primera Copa del Mundo como titular con tan sólo 22 años, y casi un lustro después, llega a la cita de Rusia como uno de los mejores porteros del Mundo y siendo pieza clave en un combinado aspirante a lo máximo, alcanzar la tan ansiada Copa. En las últimas temporadas siempre ha estado discutido por algunos errores remarcables, pero sus actuaciones con los diablos rojos siempre han sido seguras.

No es tácticamente perfecto para la propuesta belga, ya que Courtois es un guardameta que se siente cómodo con un bloque sólido a su alrededor, siendo un portero expeditivo, especialista por alto y que llega a zonas que otros porteros no podrían ni imaginar. Sus jugadas dan mucha seguridad, sobre todo a la hora de dominar el área grande. Cualquier balón colgado siempre va a acabar en las manos de Thibaut. En su país siempre será comparado con los otros dos nombres de los que hemos hablado, pero a nivel europeo sus principales competidores han pasado por su anterior equipo, el Atlético de Madrid. Junto a De Gea y Oblak, son los grandes porteros del panorama mundial actual, y en Rusia comprobaremos si la tercera generación del Cancerbero griego logra llevar a la selección belga a hacer historia.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche