Histórico
21 junio 2018El Enganche

Australia: Aaron Mooy, un cerebro para Van Marwijk

hcjgamn4arqvarbyz7mc

Por Paco Mariscal (@MariscalPakillo)

Desde la llegada de Ange Postecoglou al banquillo de Australia, allá por 2013, la selección Soccera tuvo un proceso, de manos del técnico greco-australiano, bastante complicado. Postecoglou es uno de los entrenadores más laureados de Australia por su impecable trabajo en diversos clubes de allí, sin embargo su estilo de juego e insistencia en cambiar profundamente a la selección, chocó con las raíces más profundas de la cultura futbolística australiana.

El entrenador, desde que cogió el timón de Australia, implantó un modelo mucho más europeizado. Postecoglou mandó a los Socceroos a jugar con una línea de tres centrales atrás, dos carrileros que eran extremos reconvertidos, mucha gente actuando por el carril central y movilidad en los puntas. Matices tácticos diametralmente opuestos al típico juego australiano que conocíamos. Esta nueva propuesta chocaba con los perfiles de jugadores que tenía a su disposición y Australia no se la veía nada cómoda sobre el terreno de juego. Pero Postecoglou no renuncio jamás a su idea inicial y, a pesar de tener que pasar por una repesca frente a Honduras, consiguió clasificar a Australia para el Mundial de Rusia. Aún así la relación con la federación estaba extremadamente deteriorada y el mismo Postecoglou dimitió como seleccionador hace unos meses.

Pero todo no son sombras durante la estancia del técnico en el banquillo australiano. Además de conseguir levantar un título como la Copa de Asia en 2015, hay un aspecto fundamental que Postecoglou le ha dado a Australia, la llegada de savia nueva. Su apuesta por rejuvenecer al equipo ha servido para que muchos jugadores hayan ido cogiendo el relevo de la desgastada anterior generación. Dentro del abanico de jugadores a los que Postecoglou les dio la alternativa, y sobre todo continuidad, hay un nombre que destaca por encima del resto y que se ha convertido en pieza capital para que el cambio de estilo haya adquirido coherencia: Aaron Mooy.

El mediocentro del Huddersfield United, es probablemente el mejor jugador de los 23 convocados por Van Marwijk (actual seleccionador) para esta Copa del Mundo. Mooy es ese jugador distinto, que permite que toda la estructura de juego australiana pueda desarrollarse según los intereses de su equipo. El centrocampista viene de hacer dos enormes temporadas en las filas del Huddersfield, primero en Championship durante la 2016/2017 donde su equipo consiguió el ascenso a la Premier y él fue nombrado mejor jugador, y segundo esta pasada temporada ya en la primera categoría del fútbol inglés, donde Mooy mostró al mundo que es un jugador especial.

Hacia muchísimo tiempo que Australia no contaba con un jugador tan cerebral. Mooy es un mediocentro con una sensibilidad notoria para el trato del balón. Desde el pivote, él ordena a su equipo siempre a través del pase y la construcción de la jugada. Es un jugador que dota del orden y pausa necesarias cada ataque australiano, siempre bien perfilado para recibir el pase de sus centrales, Mooy es el director de orquesta de los Socceroos. A partir de sus contactos con la pelota, su equipo avanza con el balón controlado y así Australia puede asentarse en campo rival sin la necesidad del juego directo, sino a través de un juego mucho más elaborado.

Van Marwijk es un técnico con un modelo mucho más vertical de lo que era Postecoglou y en este plan Mooy sigue siendo igual de importante, porque para que las transiciones ofensivas sean ejecutadas con precisión, debe existir una figura que entienda el juego como Mooy. La velocidad sin una contemporización anterior, no suele ser efectiva y ahí Mooy es el elemento clave para que su equipo pueda correr.

Aaron Mooy es a sus casi 28 años uno de esos centrocampistas totales que cumplen muchas funciones a lo largo de un encuentro. Si antes destacábamos su inmensa calidad para juntar al equipo con el balón, también hay que decir que en defensa es un eslabón igual de importante. Tiene una capacidad innata para leer hacia donde van salir los rivales y así realizar recuperaciones con éxito, se coloca perfectamente tras la perdida de balón de su equipo para ayudar en las coberturas y además suele imponerse en los balones aéreos. Su inteligencia defensiva es una de las características que ha desarrollado en una liga tan física como la Premier y que ha sabido trasladar a su selección.

Pocas selecciones nacionales de nivel intermedio pueden decir que en sus filas cuentan con organizador del nivel de Aaron Mooy. Australia disfruta de un jugador único, diferente, de esos que te permiten competir en diferentes contextos y que con él en el campo tienes la seguridad de que las cosas van a ir mejor.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche