Histórico
27 octubre 2017El Enganche

Maradona, único en la historia de los mundiales

Captura de pantalla 2017-10-27 a la(s) 18.17.44

No nos engañemos. El Mundial de fútbol, que se juega una vez cada cuatro años, es la manifestación más intensa, prestigiosa y virtuosa del deporte más seguido en el planeta. Un evento que acapara las vistas y los corazones de los aficionados del balompié es la sublimación de toda la pasión y toda la grandeza de esta disciplina que ya va más allá del simple deporte y es una expresión cultural sin iguales. Es por eso que las expectativas para el mundial de Rusia 2018, para el que faltan menos de ocho meses, son muy elevadas y están copando desde ya muchas páginas de la prensa deportiva. Porque es en esta competición que los jugadores se elevan a mitos y dejan de ser simplemente futbolistas.

espanaEn esta categoría, si buscamos el ejemplo más grande y emblemático de cómo un mundial cambia un jugador nos tenemos que fijar en Diego Armando Maradona. El ex futbolista argentino protagonizó un mundial de ensueño en la edición de 1986 disputada en México, llevando a la selección argentina a la victoria a base de goles, asistencias y carisma. El ex número 10 de Napoli, Boca Juniors y Barcelona, entre otros, llegó a esta cita como el mejor jugador del mundo pero sin todavía el sello de leyenda.

Tras una preparación estudiada y compungida, gracias sobre todo a las directivas de su hábil preparador atlético Fernando Signorini, Maradona vistió la camiseta de Argentina y el brazalete de capitán para liderar su selección hacia el triunfo.

Aquel fue el primer mundial en el que un equipo que no era cabeza de serie lograba coronarse campeón, demostrando que cuando se dispone del mejor material humano no sirven las estadísticas y los cálculos.

En ocasión del mundial anterior, Maradona había dejado destellos de su clase y talento pero le pudo la inexperiencia y se hizo expulsar contra Brasil en la segunda fase. En México, sin embargo, llegaba enchufado y confiado. Memorable e histórica será su cabalgata contra Inglaterra, cuando tras regatear a seis jugadores, el portero incluído, metió el gol del 2-0 que había sido precedido por el de la ‘Mano de Dios’, como él mismo admitió.

Aquel día, el 10 argentino dio muestras de picardía, genialidad y concreción, abriendo el paso a sus compañeros para la victoria final. Los dos goles contra Bélgica también pasarán a la historia por su unicidad, tal como había sido el toque ligero contra Italia en la fase de grupos, un gol que sorprendió hasta a sus compañeros. En aquel mundial el astro argentino no marcó ni un gol normal, y en la final, cuando Lothar Matthaus se encargó de marcarlo todo el tiempo, dio el pase de gol decisivo a Burruchaga aprovechando su instinto genial.

A partir de entonces, todo el mundo se rendiría al talento y a la magia del 10 argentino, que para muchos sigue siendo el mejor jugador de fútbol de la historia. Por un mundial ganado como protagonista absoluto y deslumbrando no solo a México sino al planeta entero.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche