Histórico
3 noviembre 2015El Enganche

El rugby gana al fútbol en ‘tecnología’

Captura de pantalla 2015-11-03 a la(s) 17.58.41

Es el deporte más romántico pese a considerarse el más rudo. El más leal, respetado y defendido por encima de colores, países o clubes, lo que siempre le permitió colocarse en la cúspide de competitividad real. No ha sido aún ‘manipulado’ por las grandes marcas, no ha sido absorbido comercialmente por millonarios magnates y, sobre todo, no ha perdido ni un ápice de su sentimiento natural deportivo. El rugby mantiene intacto cada uno de sus valores, que han sido multiplicados en la cúspide durante el Mundial celebrado este 2015 en Inglaterra. Un torneo que sirvió, pese a todo, para demostrar que sus tradicionales ideales, no chocan con aquellas propuestas para progresar en lo que a la tecnología se refiere. Por ello, el rugby ya se ha colocado a la vanguardia de cara al futuro. Y todo, porque el valor número uno es, siempre y ante todo, el espectáculo.

La progresión del rugby con el paso de los años, sí había sufrido ligeras modificaciones en términos reglamentarios y físicos, pero siempre para lograr un mayor dinamismo en cada uno de sus partidos. Y la fórmula si funcionó tal y como evidencian los espectadores, que siguen batiendo récords cada temporada en la mayoría de países donde existe tradición. Sin embargo, la tecnología es el gran aporte que el rugby ha logrado cosechar en los últimos tiempos respecto a otros deportes pues, el fútbol, el rey de la actividad en todo el mundo, no tiene una accesibilidad máxima hacia los avances que puedan ayudar a eliminar errores o apreciaciones arbitrarias. El rugby, sin embargo, si contempla variables donde esa ‘ayuda’, pueda resultar incluso efectiva para el espectáculo.

El mayor de todos los ejemplos es el ya famoso ‘Hawk Eye Technology’ (Ojo de Halcón). Se ha usado en Wimbledon, en la NBA, en algunos torneos de volleyball e incluso en la Premier League, pero el rugby da un paso más. El Ojo de Halcón es un sistema de múltiples cámaras colocadas en diferentes ángulos del estadio, con la idea de poder captar cada juga desde todos los puntos de vista posible, de manera simultánea, ágil y de distribución inmediata. ¿Qué aporta? Lo más notoria es que al estar en acceso de la televisión que compra los derechos del torneo, cada retransmisión se ve altamente mejorada en su realización. Y lo mejor de todo, el gran avance tecnológico, es que supone un elemento clave para los profesionales, pues médicos y árbitros ahora sí pueden saber de primer mano y de manera instantánea, lo que ha sucedido en una acción concreta.

“La tecnología jugará un papel crucial para los equipos médicos, permitiéndoles evaluar potenciales daños y reaccionar de manera adecuada”, señala el ITV Project Manager de Hawk-Eye Technology, Paul McNamara. Además, “permite a los jueces arbitrales tener decisiones más eficientes ante situaciones complejas, lo que evita polémicas y posibles desencadenantes negativos para el deporte”.

tech_spanishPero el rugby no quiere quedarse sólo en lo que a televisión se refiere y, por ello, sus países, clubes o jugadores, siguen recibiendo todo tipo de aportes. Un ejemplo es el de la empresa Veruso Technologies, que desarrolla hace mucho tiempo, un software exclusivo para los All Blacks (actuales campeones del mundo y referencia histórica de este deporte). Ese avance, les permite tener datos actuales durante el trascurso del partido y pone a disposición del entrenador, un análisis concreto del encuentro varias horas después del final del mismo. Según el director de la empresa, con el uso del software los entrenadores “pueden girar la cabeza y descubrir que ve tanto a su derecha como a su izquierda. De esta manera, se puede identificar la calidad de decisión del jugador ante una situación particular del juego”. Además, los neozelandeses, también usan condicionamiento visual en los entrenamientos o en las sesiones de videos. La idea es promover la acción predictiva de los jugadores y anteponerse a los rivales.

Hoy, se ya pueden ver detectores de contusiones, chalecos con avisos de led, muñequeras de datos biométricos, protectores bucales con sensor y, sobre todo, gps en la pelota o incluso una cámara en el propio jugador para tener una amplificación y realidad de cada momento, verdaderamente únicas. Algo que el fútbol está muy lejos de interpretar como válido, útil o esencial para seguir mirando positivamente hacia tecnologías que avalen un futuro más espectacular, dinámico y ‘legal’.

Ese ‘Ojo de Halcón’ que ya ha sido histórico en este Mundial 2015, acabará siendo referencia de futuro en otras competiciones y denota que es un paso muy serio para todo lo que va rodeando al deporte más romántico y, a la vez, vanguardista, del mundo. Sí, el rugby.

 

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche