Histórico
20 enero 2015El Enganche

Nadine Kessler, historia de la reina del fútbol

NadineOro

Por Fran Moreno (@FranMoreno92)

Al pie del Tajo, junto a la Torre de Belém y el Monasterio de los Jerónimos, con la noche caída y el puente 25 de Abril iluminado, Kessler cabalgó con el balón por la banda derecha con su bella y elegancia técnica para que Martina Müller empujara el balón hacia dentro. Era el 3-4 definitivo que mantenía al Wolfsburg en la cima de Europa por segundo año consecutivo. Era Nadine con su poesía futbolística la que se echó a Alemania entera a sus espaldas para darle la vuelta a una final y coronarse como la nueva reina del fútbol.

Con solo 26 años, esta jugadora ha crecido a un ritmo portentoso y se ha convertido en una de las mejores jugadoras del mundo. Tanto en la selección alemana como en su equipo es la pieza fundamental que pone a funcionar una maquinaria que en los dos últimos años lo ha ganado absolutamente todo. Dos ligas, dos Champions, una copa alemana y la Eurocopa de Suecia. Título tras título con su brújula marcando el camino del éxito.

 Nadine se ha convertido en una jugadora no solo importante y buena, sino atractiva desde su depurada y atractiva técnica

Nadine ha crecido y vivido en un país que ama el fútbol femenino. Cerca del mítico Kaiserslautern comenzó a dar sus primeros pasos futbolísticos. El Saarbrücken fue su primer club y el que marcó todo el desarrollo de Kessler. En la segunda división alzó la Bundesliga para dar el salto al Turbine Postdam. Con solo 20 años ya estaba en la élite del fútbol alemán y en uno de los mejores equipos. Su primera temporada fue majestuosa, para enmarcar, ganando la Frauen Bundesliga y su primera Champions (2009/10) en el Coliseum Alfonso Pérez ante el Olympique de Lyon, que ese año hincó la rodilla para después gobernar Europa en temporadas posteriores.

Un crecimiento vertigonoso que hizo al Wolfsburg en verano de 2011 contratar a Kessler para liderar un proyecto que tenía como objetivo conquistar el reinado de Alemania y asaltar el poderío dictatorial del Olympique de Lyon. Con Nadine llegó su inestimable amiga Lena Goessling. Las dos forman un medio de campo espectacular, una fortaleza que hace respirar a sus defensas y un regalo que brillan los ojos de las delanteras. Goessling es la protectora de una Kessler que activa la torre de control para que la máquina vaya engrasando. Una y la otra, las dos amigas fuera y dentro del campo, con solo mirarse, ya saben lo que el equipo necesita y cuándo sus compañeras lo pasan mal para ayudarlas y reconducir la situación.

 nadine

A las dos, como a toda la familia del Wolfsburg y al deporte en general, le acompañará una historia para todas sus vidas. Fue en mayo del 2013 en el barrio rico de Londres, en las entrañas de Stamford Bridge. Con la Frauen Bundesliga y la Copa en el bolsillo, el fútbol le planteaba una hazaña histórica para la biblioteca del recuerdo. Enfrente estaba el dragón francés llamado Olympique de Lyon y en juego el reinado europeo, el cetro por el que el Wolfsburg llamó a Kessler. Kellermann y sus jugadoras se miraron y prepararon un choque histórico y que resume la grandeza del deporte. Vivieron en su campo los 90 minutos y sobrevivieron de manera imperial para que, en un minuto y de penalti, Müller pusiera el gol definitivo, el de la gloria, el del grito que han hecho historia, que el deporte guardará su nombre. Nadine Kessler volvía a ser campeona de Europa, pero esta vez haciendo una proeza mayúscula en un Stamford Bridge que siempre recordará ese momento.

Ha sido el punto de inflexión en la carrera de la maravillosa centrocampista alemana. Tras Londres, vino la Eurocopa de Suecia y otra mágica temporada con su equipo que tras superar miles de problemas consiguió repetir título liguero y Champions. Pero no todo ha acabado para Kessler que le falta el título de los títulos, su Mundial, el que se escapó de Alemania cuando Japón las silenció en su propio escenario, en el Volkswagen Arena. Aquel fatídico campeonato que lo vivió desde la grada la tiene marcada y, como confesó en la reciente Gala del Balón de Oro, jugar el Mundial es su sueño de la infancia. Canadá está en el horizonte y con él unos duros meses donde tendrá que recuperarse de su reciente operación de rodilla para cruzar el famoso ‘charco’ y hacer realidad el sueño de niña que le ha llevado a ser nombrada hace una semana días como la mejor jugadora del mundo en el 2014.

De Lisboa a Zúrich, con su entrenador Ralf Kellermann, recibió los premios como mejor jugadora (y entrenador del año él) para coronar a un majestuoso club como el Wolfsburg, que ha vivido un comienzo trágico de año con la muerte del joven jugador belga Junior Malanda. Nadine está en la cima del mundo futbolístico, en el lugar reservado para los grandes. Kessler ya es la nueva emperadora del Reich futbolístico, la excelsa canciller del Bundestag alemán.

Captura de pantalla 2014-10-28 a las 19.51.57

ÚNETE A EL ENGANCHE Y DISFRUTA DE NUESTRO CONTENIDO PREMIUM

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche