Histórico
15 enero 2015El Enganche

Madrid-Atlético: Cuando Aragonés y Futre vengaron a Pizo Gómez

futre-bernabeu-1992

Por David de las Heras (@David_Heras)

Corría la temporada 1989/1990 cuando por el Bernabéu campaba un grupo de cinco jugadores que fueron conocidos como “El clan de Las Rozas”. El mote no tenía más misterio que la necesidad de ir y volver en coche de Madrid a la selecta ciudad de Las Rozas siempre juntos. Este clan lo formaban Míchel, Gordillo, Ruggieri, Fernando Hierro y Parra. Lógicamente no viajaban juntos por ahorrar gasolina, tampoco su fin era reducir la contaminación. Los cinco jugadores eran algo gamberros, vacilones, disfrutaban de lo lindo en esos viajes de ida y vuelta hacia la capital todos juntos subiendo y bajando la carretera de A Coruña.

Justo antes de ir a los entrenamientos solían tomar el café con jugadores del Atlético de Madrid, ya que Las Rozas era el barrio residencial principal en el que vivían los futbolistas. A pesar de la rivalidad también había mucho cachondeo. Aún más si cabe con la personalidad de los cinco mencionados anteriormente. En uno de los viajes a la capital para entrenar, el coche del clan se topó con un conductor que les resultaba familiar. Pizo Gómez. Todo un trotamundos de la Liga que se encontraba por aquel entonces en el Atlético de Madrid de Javier Clemente, que estaba enamorado del juego del Pizo (llegó a decir que en el Atlético “juegan Pizo y 10 más”). Tras numerosos adelantamientos de los madridistas para asegurarse de que el conductor de aquel coche era el del jugador eibarrés, el clan se puso a hacer de las suyas. Gritaron desde su coche al Pizo Gómez, jugador que sobre todo destacaba por su rudimentaria manera de jugar y con el que ya habían tenido algún que otro problema cuando este jugaba en Osasuna. “¡Pizo eres mi ídolo! ¡Eres el mejor!”, sonaba desde el coche madridista a tono de mofa y entre risas, junto a alguna que otra cosa más fuerte que no se acabó conociendo (o contando) literalmente.

Javier Clemente entrenaba al Atlético de Madrid de Pizo Gómez, un jugador normal que acabaría siendo protagonista después de estar

Días después de este incidente los protagonistas de la historia se vieron las caras en el Bernabeu. El Real Madrid ya era campeón de Liga y las mofas sobre Pizo continuaron durante ese partido por parte de Míchel y Gordillo: Pizo, al balón se le da con el interior del pie, ¡si quieres luego te dejo hacerme un caño!”, le gritaba Míchel tras un pase errado por el jugador rojiblanco.  “Pizo, no te preocupes por tu mujer, que la está cuidando Ruggieri, por eso no está hoy convocado”, le espetaba Gordillo.  Pizo intentó devolverle las mofas a los madridistas en forma de violentas entradas, pero los habilidosos jugadores merengues las sortearon todas. Los medios allí presentes se dieron cuenta de las mofas sobre el jugador eibarrés y al término del partido Pizo Gómez fue avasallado por periodistas (en tiempos de Supergarcía e inicios de El Larguero) y el jugador confirmó la veracidad del episodio que tuvo lugar días atrás en la carretera de la Coruña.

Míchel y Gordillo respondieron a las declaraciones de Pizo entre risas sugiriendo a Pizo que vendiera “su vida a una revista del corazón o a algún director de cine para hacer una película”, continuaba la broma. De hecho, en la temporada siguiente, la broma siguió, y en un derbi en el que el Madrid caería derrotado en el Bernabéu 0-3 por el Atlético, tras varias entradas duras de Pizo a los jugadores madridistas, Míchel respondió con otra dura entrada a Pizo que el eibarrés no pudo esquivar.  Se lesionó la tibia derecha y necesitó tres meses para recuperarse.

clanrozas

Al verano siguiente, Pizo se marchó del Atlético de Madrid rumbo al Espanyol. Si bien es cierto que en dos temporadas volvería, a todos los jugadores atléticos no dejaban de venirle a la cabeza lo cruel que había sido el eterno rival con su compañero eibarrés. El entrenador que por aquel entonces sustituyó a Javier Clemente fue el mítico Luis Aragonés, quien vio en Pizo el ingrediente perfecto para motivar a sus jugadores de cara a la final de Copa del Rey que jugarían ante los merengues en el Bernabeu en la temporada 1991/1992.

Por eso mismo Luis Aragonés entró en la habitación de su mejor jugador a las 9 de la mañana el mismo día del partido. Se encontró dormido a Paulo Futre, capitán del equipo, y avasalló al portugués preguntándole si recordaba el episodio sucedido en la carretera de la Coruña entre Míchel, Hierro y Gordillo con su compañero Pizo Gómez. Futre asintió. Aragonés, experto en estas situaciones, se dispuso a dar un discurso que Paulo Futre transcribiría literalmente y le daría vueltas todo el día, también durante el partido: “Hoy vengaremos a Pizo. Estos tres se van a tragar los insultos que le hicieron a su compañero y hasta el último día de cada una de sus vidas van a recordar el dia de hoy. Usted desde esta noche se convertirá en el gran ídolo de Michel, Gordillo, Hierro, su gran amigo Paco Buyo y compañía. Hoy no puedes fallar, lo tienes totalmente prohibido. Hoy será tu día. Debe humillarlos como ellos hicieron con su compañero y ahora vuelva a dormir, pero recuerde que esta noche no me puede fallar”.

Luis Aragonéz utilizó el recuerdo de la humillación a Pizo como arma arrojadiza para motivar su equipo… Y funcionó

Esa noche ni Paulo Futre ni el Atlético de Madrid fallaron ante un Santiago Bernabéu lleno. 70.000 espectadores vieron cómo un Atlético de Madrid hipermotivado se llevaba la Copa del Rey en el estadio del máximo rival. Schuster marcó el primero tras un gran disparo de falta a la escuadra de la portería merengue que un desesperado Paco Buyo no llegaría a alcanzar. El segundo llegó por obra de Paulo Futre. Pegó un soberbio y rabioso zambombazo al palo corto de la portería rival para poner el definitivo 2-0. Futre marcó tras adelantar en velocidad a Chendo, el capitán madridista por aquel entonces. Un adelantamiento como el que hicieron sus compañeros madridistas unas temporadas atrás a Pizo Gómez en la carretera de la Coruña. Pero Futre no necesitó abrir la boca para vengarse. Se limitó a marcar un gol que le aseguraba la Copa del Rey al Atlético de Madrid. Así fue como el Atlético de Madrid, Futre y Luis Argaonés vengaron a Pizo Gómez y dieron una lección de humildad al Real Madrid.

Captura de pantalla 2014-10-28 a las 19.51.57

- ÚNETE A EL ENGANCHE Y DISFRUTA DE NUESTRO CONTENIDO PREMIUM

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche