Histórico
19 enero 2015El Enganche

Las claves del Lyon: cantera contra cartera

lyon

Por Jaime Bonnail (@JBonnail)

“En materia de fútbol, el Lyon siempre ha estado a las afueras de Saint-Étienne”. Así se explayaba Roger Rocher, quien fuera el presidente del ASSE, en las décadas de mayor éxito del club. Entre 1960 y 1980, el Lyon tenía que ver cómo sus vecinos se imponían, año sí y año también, en el campeonato francés. Sin embargo, en aquella época el Lyon todavía era un equipo joven, nacido en mitad del siglo XX, que lo único que quería era fomentar el fútbol y desarrollar lazos de amistad y solidaridad entre el resto de clubes. Todo ello no le serviría para aguantar el ritmo económico de los grandes equipos a comienzos de los ochenta. El nuevo fútbol profesional obligaba a los clubes a ser propietarios de sus jugadores y a pagarles un salario mensual. Este hecho limitó el poder mercantil del Lyon, por lo que sus grandes jugadores (Raymond Domenech o Bernard Lacombe, entre otros) tuvieron que ser vendidos.

Con la llegada del actual presidente, Jean-Michel Aulas, en 1987, el Lyon iba a conseguir sus mayores éxitos. A pesar de que la política económica era austera, los objetivos de Aulas apuntaban hacia lo más alto. En 1999, gracias a la ayuda de la productora cineasta Pathé, el club pudo competir entre los grandes clubes del fútbol francés. Siete ligas consecutivas entre el 2002 y 2008 le convirtieron en el club referencia en Francia. Un monopolio se creó a comienzos de milenio y atrás quedó la gran alternativa de equipos que se alzaban con “Le Championnat” en la década de los noventa. El Lyon fue el dominador en el país galo y más allá, ya que muchos equipos le temían en las competiciones europeas. Sin embargo, las victorias no pudieron continuar. El club entró en un periodo convulso por falta de resultados y Aulas tenía que tomar una decisión.

La gestión económica de Aulas dio con los resultados deportivos y el éxito se mantuvo hasta que la crisis acentuó los gastos y los éxitos dejaron de llegar

En la temporada 2010/2011, el club apostó fuertemente por la cantera. El Olympique de Lyon tiene uno de los mejores centros de formación de toda Francia y desde inicios de siglo se codea con las grandes canteras de los equipos europeos. En total, más de 50 jugadores salidos de las categorías inferiores del OL han firmado un contrato profesional con el club. Karim Benzema, Loïc Rémy o Hatem Ben Arfa fueron los primeros en demostrar lo que se enseñaba en esta escuela. De vuelta a una economía un tanto rígida, los jóvenes eran la mejor solución aunque si bien arriesgada. Esta temporada, con la llegada de Hubert Fournier al banquillo y la eliminación a las primeras de cambio en la Europa League, nada hacía presagiar que este equipo pudiese empezar el 2015 como líder.

La idea de cantera, que ahora parecen imitar otros clubes franceses, ha superado -por ahora, claro- al poderío económico del PSG y al saber hacer de Marcelo Bielsa. De los 31 jugadores que tienen ficha este año con el primer equipo, 21 proceden del centro de formación del club: Lacazette, Fekir, Umtiti, Gonalons o Grenier, están entre ellos. Con este modelo, el Olympique de Lyon ha vuelto al liderato tras la segunda jornada de la pasada temporada, allá por agosto de 2013, algo visiblemente anecdótico.

benzeBenArfa

A principios de temporada el equipo, el equipo apenas se reforzó y tuvo que lidiar con las innumerables bajas por lesión. Los fichajes de Lindsay Rose y Christophe Jallet vinieron para apuntalar la defensa. Una zaga donde se complementan la experiencia y la juventud. La recuperación física de Samuel Umtiti y Henri Bedimo es clave, y tanto Koné como Bisevac han sido capaces de templar las ganas de ejercer un liderazgo innato de un central de 21 años como Umtiti. En la derecha, Christophe Jallet ha vuelto a su mejor nivel. Lejos ya de París y de vivir con tanta estrella, el lateral se ha convertido en necesario para Hubert Fournier, lo que le ha hecho regresar a la selección francesa tras un año y medio. La defensa del Lyon es la única línea que ha tenido la necesidad de aportación foránea (sólo Umtiti y Zeffane son canteranos).

El resto del equipo lo dirige desde el centro del campo su capitán Maxime Gonalons. A veces incluso jugando de central, el jugador de 25 años es la viva imagen de lo que expresa el equipo. Siempre combativo, fiero, haciendo honor al león de su escudo, no le pierde el miedo a los embistes rivales. A su lado, los canteranos Corentin Tolisso y Jordan Ferri. El “multiusos” Tolisso ha mejorado enormemente su capacidad de jugar en las posiciones que demanda el técnico. Y Ferri se está animando incluso a dar el último pase, sin haber perdido, por supuesto, su trabajo constante en el plano defensivo. Y es curioso que los jugadores con más experiencia en la medular sigan sin poder ser fijos en el once titular de Fournier. Mvuemba, Malbranque o el sempiterno lesionado Yoann Gourcuff disfrutan en su justa medida de minutos en el equipo que les hace sentirse más jóvenes de espíritu. Los buenos ahora son otros.

gonalons

Pero este equipo no tendría el potencial actual sin sus piezas ofensivas: Alexandre Lacazette y Nabil Fekir han conseguido que el Lyon esté ahí arriba. Lacazette, con 19 tantos, está pulverizando todos los registros goleadores de este siglo en la Ligue1. Y Fekir aporta el toque técnico de un jugador franco-argelino. Entre los dos, suman 27 goles en liga, la mitad de los goles del Olympique de Lyon. Además, han participado en el 80% de estos 43 tantos que lleva el cuadro de Fournier. Y a esto hay que añadir la eclosión del camerunés Clinton Njie, que llegó a la cantera del Lyon sin ni siquiera saber francés. Incluso Mohamed Yattara aporta el gesto definitivo para que el cóctel de arriba sea dinamita. Aunque todo tenga un pero. La portería es un ejemplo. Anthony Lopes peca de saltarín. Alterna grandes actuaciones con otras no tan buenas y ha sido criticado en varias ocasiones por su manera de salir a despejar los balones. Aunque tenga al mito Joël Bats como portero.

Fekir y Lacazette son los baluartes ofensivos y jóvenes de un equipo que es mucho más que ellos, pero que es fundamentalmente ellos

Se está abriendo un gran abanico de posibilidades para conseguir el título liguero y el Lyon quiere estar ahí. La acumulación de partidos puede ser pieza clave al final de temporada. La Copa de África puede mermar en demasía a los equipos. En el caso del Lyon, cinco jugadores (Koné, Yattara, Njie, Zeffane y Bedimo) han ido a la CAN de Guinea Ecuatorial, de los cuales, es cierto, sólo Bedimo es titular indiscutible. Todos ellos van a ser suplidos por más canteranos del Lyon, porque no nos olvidamos de Yassine Benzia, Farès Bahlouli o Rachid Ghezzal, ni tampoco de la gran esperanza lionesa, Clément Grenier, a quien nadie está echando de menos…

Aún así, sin un jugador de las características de Grenier, al que Deschamps convocó para el Mundial (al final se lesionó) por ser distinto al resto, el equipo de Fournier está demostrando el poder de la cantera. El amor que tienen los jugadores hacia su club y la limitada presión que ejerce sobre ellos el siempre controvertido Aulas, está funcionando en un club que a principio de temporada nadie tenía en la quinielas, incluso varios periodistas le tildaban como posible “Gran Decepción”. La única manera de poder derrotar al dinero es con la amistad y solidaridad que promulgaban los fundadores del Lyon en 1950. Y lo que a los jugadores del PSG les falta, a los del Lyon les sobra. Amar a un club desde muy pequeño.

 Captura de pantalla 2014-10-28 a las 19.51.57

ÚNETE A EL ENGANCHE Y DISFRUTA DE NUESTRO CONTENIDO PREMIUM

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche