Histórico
5 enero 2015El Enganche

Copa Asia 2015: De Australia a Japón, Irán o Corea

copaasia

Por Javier Ibáñez (@Asiaesfutbol)

- GRUPO A:

La próxima edición de la Copa de Asia dará comienzo este viernes en Australia. En esta ocasión, el Japón de Javier Aguirre llega como actual campeón y deberá defender el título ante selecciones como Irán, mejor equipo de Asia según el ránking FIFA, o la anfitriona, finalista en 2011 y comprometida a no dejar escapar “su” torneo. Los anfitriones han quedado encuadrados, como es habitual, en el Grupo A, donde son los principales favoritos. Con una escuadra joven, apuntalada con veteranos como Tim Cahill, Luke Wilkshire o Josh Kennedy, Australia no debería tener problemas para alcanzar los cuartos de final tras superar a Kuwait, Omán y Corea del Sur, sus rivales en esta primera fase. Los surcoreanos, sin embargo, se presentan como el enemigo a batir. Comandados por Uri Stielike, buscarán prolongar el juego exhibido en los últimos encuentros para así progresar en un torneo del que sólo ganaron las dos primeras ediciones, en 1956 y 1960.

Para tratar de dar la sorpresa estarán Kuwait y Omán. Los kuwaitíes, que ya saben lo que es ganar el torneo, algo que hicieron en 1980, han perdido lustre desde que dominaran el fútbol regional a comienzos de la década de los 80. Sin embargo, en su partido inaugural frente a la anfitriona, los jugadores que dirige Nawil Maaloul intentarán sorprender y comenzar a cimentar el difícil pase de ronda. Y cerrando el grupo, como equipo más débil, está Omán, combinado que nunca ha pasado de la fase de grupos en una Copa de Asia y que, de hacerlo esta vez, supondría una sorpresa con mayúsculas.

- GRUPO B:

Si Australia y, quizás, Corea del Sur, son los grandes favoritos del primer grupo, más difícil es decantarse por alguna de las selecciones que conforman el Grupo B. En él, China parte como una de las favoritas, más por deber que por el fútbol que despliega. Los dragones rojos tienen que pasar de ronda, es casi un asunto de Estado, pero la realidad del país en el ámbito internacional nada tiene que ver con lo que ocurre en los terrenos de juego. El seleccionador chino, el francés Alain Perrin, ha confeccionado un equipo desde la defensa, sabedor de que, dadas las dificultades de los suyos para ver la puerta contraria, no encajar goles será un elemento clave a la hora de lograr la clasificación para cuartos. Sin embargo, el haber quedado encuadrado en un grupo tan igualado pone aún más difícil el pase para los suyos. Su primer rival en el torneo, Arabia Saudí, llega en una época de cambios tras la sorprendente destitución del español Juan Ramón López Caro al frente del combinado árabe. Tras caer en la Copa del Golfo, de la cual fueron anfitriones, los saudíes arriban a este torneo siendo, quizás, el rival más complicado de un grupo ya de por sí exigente.

En cuanto a Corea del Norte y Uzbekistán, ambos conjuntos destacan por su indefinición. Los norcoreanos, cuyo rendimiento es habitualmente una incógnita, han aterrizado en Australia con hasta siete jugadores militando en equipos extranjeros, algo poco habitual en el seleccionado “chollima”. Tras encadenar cuatro derrotas consecutivas en sus últimos amistosos, los hombres de Yun Jong-su intentarán rendir a un buen nivel y, una vez más, sorprender a propios y extraños alcanzando las rondas finales de una competición en la que la cuarta plaza de 1980 es su mejor resultado. Los uzbekos, por su parte, encaran una nueva oportunidad de ratificarse como un equipo a tener en cuenta dentro de Asia. Su juventud, unida a un inexplicable problema de concentración, ha lastrado al fútbol del país, tanto a nivel de clubes como de selección, en los últimos años. Competir al nivel que saben será el principal arma de Uzbekistán en Australia.

queiroz

- GRUPO C:

Si el Grupo B destaca por su igualdad, el C será testigo del enfrentamiento entre el dominio del  presente y la gran apuesta de futuro dentro del fútbol en Asia. Irán ha logrado, a base de resultados y de un reorganización de su fútbol, regresar a la zona noble del fútbol asiático, un deporte que dominó en la década de los 70 y que hoy, tanto a nivel de clubes como con su selección nacional, busca de nuevo conquistar. Tras un más que discreto paso por el Mundial de Brasil, los iraníes tendrán, en la Copa de Asia 2015, la oportunidad de ratificar lo que la clasificación FIFA apunta: que son el mejor equipo asiático del momento. Carlos Queiroz y los suyos, un grupo experimentado, tendrán en Catar a su principal rival. Los cataríes, con el Mundial de 2022 en el horizonte, continúan con un proceso de crecimiento que tiene en la base su principal fortaleza y que se presenta en Australia con una racha de 12 partidos invictos, los títulos del Oeste de Asia y de la Copa del Golfo en sus vitrinas y una plantilla de jugadores jóvenes que militan, en su totalidad, en un campeonato en ascenso como es la Stars League de Catar.

Un escalón por debajo de Catar está Emiratos Árabes Unidos. Un grupo que se ha instalado en la zona media de Asia pero que siempre aspira a dar el salto y estar entre los mejores. Detrás de todos ellos queda Bahréin, cuarto componente del Grupo C, el cual intentará sorprender a sus rivales para lograr un poco probable pase a los cuartos de final.

GRUPO D:

Por último, cerrando la primera fase del torneo, estará Japón. Los samuráis azules de Javier Aguirre llegan a un grupo, a priori, no demasiado exigente, el D. Los nipones deberán ganar para espantar los fantasmas ya que, a pesar de que el equipo debería estar viviendo la época más exitosa de su historia, la mala actuación en Brasil y el pobre juego desplegado a continuación, han dejado al combinado nipón sumido en un mar de dudas. La llegada de Aguirre al banquillo no ha despejado las incógnitas en el juego, las cuales quedaron patentes en el Mundial y, por extensión, durante toda la época Zacheronni. A pesar de todo, los samuráis azules fueron capaces de proclamarse campeones de Asia en 2011, frente a Australia, y llegan al torneo dispuestos a dar lo mejor de sí para repetir su éxito.

Su grupo es, a priori, asequible, los japoneses iniciarán el torneo ante la debutante Palestina, que llega al torneo tras imponerse en la Copa Desafío de la Confederación Asiática de Fútbol y, aunque la distancia con rivales como Japón es aún grande, podría ser la sorpresa del torneo.Sorprendiendo sin ser ya sorpresa estará Irak. Un equipo que fue capaz de proclamarse campeón de Asia en 2007 y que continúa asombrando en categorías inferiores. Ahora, de nuevo con el país sumido en una situación caótica, los árabes buscarán el pase en un grupo en el que tanto palestinos como jordanos son, sobre el papel, sus rivales para hacerse con la segunda plaza.

Jordania, precisamente, es la gran incógnita de este grupo D. Tras experimentar una notable mejoría en su juego durante las últimas fases de clasificación para grandes torneos, los jordanos no terminan de dar con la tecla para ser un equipo regular. Quizás, esta Copa de Asia, sea su torneo. El balón empezará a rodar este jueves. Japón, Irán y Australia son, en principio, los nombres a seguir, pero la experiencia de ediciones anteriores sirve para saber que en la Copa de Asia todo puede ocurrir.

Captura de pantalla 2014-10-28 a las 19.51.57

ÚNETE A EL ENGANCHE Y DISFRUTA DE NUESTRO CONTENIDO PREMIUM

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche