Histórico
20 diciembre 2014El Enganche

Jenni Hermoso, reencuentros desde Carabanchel

jennihermoso1

Por Fran Moreno (@FranMoreno92)

Al suroeste de Madrid, en uno de los barrios más importantes de la ciudad madrileña, Jennifer Hermoso comprobaba las primeras heridas de guerra cuando un niño le dejó la nariz hecha trizas con solo ochos años. “El balón venía por arriba y cuando fui a darle, él me dio un cabezazo y me la partió”. Fue su primer golpe para 16 años después vivir el momento más dulce del fútbol femenino español y de su carrera deportiva. Jenni es fija en la selección y juega en el mejor equipo del país, el Fútbol Club Barcelona. Rojiblanca de sentimiento y pasión, con 12 años, su abuelo la llevó a las pruebas del Atlético de Madrid donde ha pasado uno de sus mejores momentos deportivos. “Mi abuelo ha sido una de las personas más influyentes en mi vida deportiva. Él es responsable de esta pasión que vivo por el fútbol”.

En el equipo de su vida, su Atleti, consiguió uno de los goles más importantes de la sección femenina colchonera. Corría el 2010 y el L’Estartit era el último escollo para dar el salto a Primera. Cuando las esperanzas se agotaban, en el minuto 90 apareció Jenni para desatar la euforia. “Uno de los momentos más decisivos de mi vida”, señala la jugadora madrileña. Fue su salto a la élite del fútbol. A sus puertas llamó el mejor equipo de España en 2010, el Rayo Vallecano. Cambiaba de barrio en Madrid para progresar en el fútbol y Vallecas fue fundamental en el camino de Jenni. Dos años en Vallecas, con dos ligas y dos participaciones en Champions: una de ellas contra el Arsenal siendo eliminadas en el último minuto. Un Rayo que tenía a las mejores jugadoras nacionales: Natalia Pablos, Sonia Bermúdez, Miriam Diéguez… Un autentico equipazo que arrasó y que en sus filas tenía a esa joven niña de Carabanchel, que con apenas 22 añitos, ya tenía dos ligas y en el buzón de su móvil una llamada muy especial.

Los cambios, por suerte para Jenni, siempre han sido positivos, pese a ese halo de incertidumbre económica que envuelve cualquier deporte minoritario

Tyresso, Suecia, Marta, Seger, Vero Boquete… Cuántos nombres había en esa llamada. “Si me hubiera pensado mucho el fichaje no me habría ido”, comenta Jenni sobre su fichaje por el Tyresso sueco. “Que vengan un equipo de este nombre y pregunte por ti no tiene mucho que pensar. Solo quedaba decir si”. Se le hace la boca agua cuando habla de Marta: “ Nunca he visto una jugadora tan buena como ella. Es un espectáculo verla entrenar”. El ya desparecido Tyresso fue finalista en la última edición de la Champions cuando Jenni ya había vuelto hacer las maletas rumbo a Barcelona. “He disfrutado mucho de aquella experiencia pero nunca me acostumbré. El estilo de vida, el frío constante, lejos de mi familia”. Todos estos condicionantes la precipitaron para desembocar en el club de los matices indescriptibles, la entidad que entrena igual sea el primer equipo, como el alevín o el Barça B femenino.

Al lado del campo 1, donde cada día aparecen Messi, Xavi, Busquets o Iniesta, aparece Jenni para ejecutar el juego de posición: lrombos, conservación de pelota, búsqueda del tercer hombre, constante movilidad, toco y me quedo o toco y me voy. Cuantos rasgos tan característicos en un idioma inimitable e imposible de trasplantar. “Todo entrenamos igual, nadie hace nada diferente. Es una manera tan peculiar de concebir el fútbol”, señala la madrileña, que en la mayoría de ocasiones le toca hacer de delantera mentirosa. “Juego de todo menos en punta”, dice sonriendo. “Aquí la figura de la típica delantera no se utiliza, tienes mucha movilidad y libertad para estar en infinidad de posiciones”.

Jenni_verobo

El Barça cuenta con el mayor número de representantes en la selección. En la lista del histórico partido de Rumanía, 9 de las 18 convocadas juegan en el Barça. Un dato tan singular como abrumador de lo que representa y significa en la actualidad el Barça en el fútbol femenino español. Con sus compañeras de entrenamiento también han conseguido el hito mundialista donde Jenni describe con una sola palabra este campeonato: “Disfrutar. Solo quiero eso en Canadá: disfrutar y disfrutar”.

Hoy vuelve a Madrid al ritmo de flamenco y sevillanas que comparte con su amiga y compañera de vestuario Willy. Lo hará a Vallecas, el barrio donde vivió sus primeros años en la élite y donde saboreó sus primeros trofeos. “Madrid es mi casa y jugar ante Atleti y Rayo siempre es muy especial. Son partidos que espero todo el año”. No duda en admitir que le encantaría volver algún día y jugar en su Atleti de Primera, el club donde todo empezó. 12 años después de jugar su primer partido oficial, vuelve a una de sus casas. Vuelve la niña que un día sufrió una rotura de nariz y que ahora se ha convertido en una de las mejores jugadoras del fútbol español. Vuelve la magia de Carabanchel.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche