Histórico
5 julio 2014Fran Alameda

Holanda: Van Gaal, el creador exagerado

Van Gaal - Holanda

Por Fran Alameda (@Fran_Alameda)

El fútbol, como todos los deportes, tiene una porción importante del sentido de la oportunidad. Sobre todo cuando nos referimos al interés mediático que despierta un tipo. O un equipo. Es aquí y ahora. Quizás no mañana, quizás no ayer. Así, y sin que dejen de ser grandes equipos, entrenadores o jugadores, recordaremos siempre la Eurocopa de Arshavin, la puesta en escena de Robinho en el Carranza, el escorpión de Higuita, la Eurocopa de Grecia o Alexandre Pato. Fotogramas para el recuerdo que poco dirán del fútbol. Y el caso contrario, ejecutores, equipos o jugadores brillantes que mediáticamente se quedaron en el camino. Tendrán un reconocimiento minoritario. Que a menudo halaga más que el masivo, que rara vez, como en la vida y los libros, quiere decir algo.

Louis Van Gaal es un tipo especial. Mediáticamente es un tipo áspero, profesional, de los que no filtran el once o compadrean con el primero que pase con el brazo por encima del hombro. Van Gaal es peculiar y, sobre todo, es profesor del fútbol. En el Barcelona dejó una huella imborrable en todos los sentidos. Retrató a los más babosos del entorno, redirigió un barco cuyo capitán daba giros de timón a golpe de temporada y recobró la idea. El Barça en gran medida obra de Van Gaal. Allí aprendió Pep, que ya había mamado de Cruyff y conocía la idea con exactitud. Y aparecieron Valdés, Oleguer, Iniesta o Sergio García. Pero, Van Gaal, sobre todo y todos, se inventó un Ajax de Amsterdam.

Van Gaal demostró ser formador, la importancia del cómo, el fondo y unos métodos ciertamente profesionalizados y rígidos en algunos aspectos. Los equipos de Van Gaal quieren el gol, suelen tener dudas en defensa y no siempre consiguen resultados. Louis ha recogido durante su carrera equipos inestables y entidades con un guion por escribir. Y él se dedicó a crear. Ajax, Barça, AZ Alkmaar, Bayern y ahora Holanda. La Oranje que tiene asociado el nombre de Van Persie es antes la Holanda de Van Gaal, a la que el Mundial 2014 le va a llegar temprano y al que veremos, en función de los resultados, si la Eurocopa de 2016 no le llega tarde. El imperativo de los números manda sobre la forma, aunque en Holanda sepan de la calidad de los proyectos de este creador. Van Gaal llegó y giró el equipo. Retiró el protagonismo a los nombres para dárselo al colectivo, subió chicos de la sub-21 y colocó de titulares a los que podían ser y no a los que eran.

De repente, los nombres han ido apareciendo lentamente y con una precocidad importante, pero la idea comienza a calar. Holanda busca el balón, la portería rival y es, cada partido, un poquito más bonita de ver. Resulta que Van Gaal, por esa desconsiderada fortuna que lleva consigo, se enfrenta a una generación limitada de talento, con problemas estructurales en defensa y no especialmente competitiva. Pero su equipo, a camino entre lo que había (resultados) y lo que habrá (proyecto) ha conseguido la forma y los números. Los que mandan querrán lo segundo y Van Gaal, creador de estructuras, sabe que su papel es el primero: dotar de una identidad a una selección de jugadores. En realidad Louis es la respuesta a la famosa frase de Sábato: “Un creador es un hombre que en algo ‘perfectamente’ conocido encuentra aspectos desconocidos. Pero, sobre todo, es un exagerado”. Hoy es solo un premio a la semilla.

También te interesa: Bayern: Van Gaal y la maldición de Van der Decken

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche