Histórico
12 julio 2014Guillermo Gonzalez

Holanda: Daley Blind, la historia que no le contó Danny

Por Guillermo González (@Guille_futbln)

Las generaciones de futbolistas se suceden una tras otra. Es uno de los testigos más románticos que existe en el mundo del deporte, y más aún si el relevo también se sucede con los Mundiales de fútbol. La periodicidad del mejor torneo genera ese plus de encanto, y a su vez de exigencia, cuando abuelos, padres y nietos se pasan la camiseta nacional. Tomás Balcázar, padre de Javier Hernández “Chicharo” que disputó el Mundial de 1986, le dijo a su nieto, “Chicharito” Hernández, que podría hablarle de tú cuando marcara un gol ante Francia, como él hizo en 1954. También, Juan Carlos Corazzo, entrenador de Uruguay en Chile 62’, aleccionó a su hijo, Pablo Forlán, para que fuera competente en Inglaterra 66’ y en Alemania 74’, donde jugó los tres partidos como titular. Diego Forlán cerraría la estirpe con un torneo en Sudáfrica para la historia. Son ejemplos conocidos aunque, en este Mundial, está pasando desapercibido el pasado de un jugador holandés. Daley Blind está dispuesto a superar a su padre.

Danny Blind fue un defensa central de éxito en Países Bajos. Obviamente, su historia queda ligada a la prolífica trayectoria deportiva que tuvo en el Ajax de Ámsterdam, en el cual era una pieza capital en el centro de la defensa. Sus números en el equipo holandés eran intachables para que, ni Leo Beenhakker y Dick Advocaat realizaran tal insolencia como para no convocarle en los respectivos mundiales de Italia y Estados Unidos. Más líder que excepcional defensor, su suerte con la oranje fue distinta a diferencia de su club. El central no tenía hueco en ambos torneos, con un líder como Koeman en ambas. De hecho, de los nueve partidos que pudo jugar en los dos campeonatos, no disputó ni un solo minuto. Tuvo que ver como Holanda empezaba y acaba en octavos de final o cuartos desde el mismo banquillo, una zona del campo poco habitual para él. También, la debilidad que demostró Holanda en aquellas fases de clasificación fue la verdadera culpable de su nula participación, desde los tres empates en 1990 como las leves victorias ante Marruecos y Arabia Saudí en 1994.

Danny Blind no jugó ningún partido mundialista, su hijo cumplirá el sueño

Razones aparte para saber cuáles son los consejos que se les da a un hijo, la experiencia de Danny en un Mundial no puede servir, con exactitud, a Daley Blind, quien se postula para ser una pieza clave en el sistema de Loius Van Gaal, el mismo técnico que hizo campeón de Europa a su padre. Frank De Boer ha logrado darle relevancia en el Ajax y, por ende, sus buenas prestaciones le han convertido en un jugador del gusto del seleccionador, con un rol de comodín según tenga que ajustarse la selección al rival que se le ponga de frente. Independientemente del rigor competitivo que ha ido perdiendo la Eredivisie en cuanto a Europa, el joven jugador guarda prestaciones de carácter mundial.

Al igual que su padre, Daley desempeñaba su mejor rol en la defensa, pero concretamente en el lateral izquierdo. No obstante, De Boer lo ha probado más de una vez como pivote, donde pueda dar más proyección a su juego de elaboración y a su proyección ofensiva. Su buena zurda guarda buena cuenta de ello. Controla los tiempos a la perfección, demostrando tener una cabeza de centrocampista puesta en el perfil zurdo. Imprime mayor velocidad a su juego con los desplazamientos, más que con su carrera. Eso sí, para nada es una tortuga, simplemente guarda el mejor concepto de la velocidad: saber tener pausa.

De hecho, quizás sea uno de los jugadores más polimórficos del Mundial, encontrando en sus cualidades unas rarezas posicionales que bien benefician a Van Gaal, decida cuál sea el sistema o planteamiento que precise. Las opciones que baraja el seleccionador se encuentran en la variante defensiva en una línea de cuatro defensas o una línea de cinco, donde podría ocupar el lateral como el carril. Refrendando la posición en la medular, se maneja con buen rigor en el centro del campo, ofreciendo demasiada amplitud. Todo depende de cómo le convenza Clasie, De Jong o Sneijder en la medular. Blind se destapa como una buena opción a pesar del contexto que implica el Mundial de Brasil.

España, Chile o Sudáfrica podrán ver a un jugador puramente holandés, como aquella selección de antaño que maravillaba por los cambios posicionales que realizaban durante los partidos. Su movilidad y versatilidad le han dado una oportunidad que, la familia Blind, no ha tenido nunca. Muy complicado igualar lo que consiguió aquel Ajax de Danny, beneficiado de una época en la que los tulipanes residían en su hogar. Ante la globalización del fútbol, Daley no podrá igualar a su padre, aunque si superarlo con la selección nacional, empezando con un hipotético debut ante España en el primer partido.

Dice que las historias van pasando de generación en generación, en una conversación entre un padre y un hijo. Danny habrá contado lo que fueron los ajacied de los 90, pero Daley le contará a su padre cómo se siente jugar un partido en un Mundial. Papá, es el momento en el que me toca hablar.

También te interesa: Ajax: Un yacimiento en el ostracismo competitivo

Síguenos también desde Twitter Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche