Histórico
2 julio 2014Fran Alameda

Cuartos de final: dudosas y mejores

messi

Por Fran Alameda (@Fran_Alameda)

A menudo se habrán encontrado con situaciones manifiestamente evidentes que no podían demostrar de ninguna manera. Ni con pruebas físicas ni siquiera con palabras. Las sensaciones habían calado en usted, pero la realidad era distinta. O si quieren algún matiz más: el mérito no se correspondía con la secuencia natural pero a menudo imprevisible que toma la vida. Si han llegado a este pequeño barco de vapor por rutina y no de rebote sabrán que la analogía fútbol-vida la trajo Camus y a mí, sencillamente, me parece idílica.

Si no por el título, por este primer párrafo se habrán ubicado entre las primeras de grupo del Mundial. O quizá un poco antes: entre selecciones pequeñas eliminadas que han transmitido buenas sensaciones. O quizá un poco antes: ante las expectativas. No mucho más allá. El fútbol nos guarda algo que no es azar o suerte, pues la existencia espontánea de esto es más que discutible, sino imprevisibilidad. Causas y consecuencias no controlables en tanto a su componente manifiestamente, que es todo, incluido el espray para frenar barreras.

El fútbol no es, en absoluto, cuestión de azar, sino de errores y aciertos, de planes contra planes, de días mejores y días peores

Por ejemplo, las estadísticas dicen que Argentina y Bélgica han ganado todos los partidos y, sin embargo, cualquiera ha podido percibir que los de Sabella han pululado por el campo con un plan que puede calificarse como cualquier cosa menos ganador y Bélgica, con una dosis de jugadores estimulantes y alguna salvedad, ha tenido un plan más o menos similar y sensaciones tejidas por la araña de los números. Resultados óptimos y sensaciones espesas. Una de estas dos selecciones estará, sin embargo, en semifinales. Para entonces, podrán haber sumado otro pésimo partido, que una de las dos tendrá que ganar.

He querido colocar el foco, además, en dos candidatas que han pasado, pues las evidencias del resultado han dejado desnudas a España, Inglaterra, Italia, etc. La realidad es que de las cuartofinalistas, solo Francia y Holanda (¿Alemania?), quienes ya han demostrado tener debilidades palpables, han cedido poco frente a las sensaciones iniciales. Mérito, estados de forma, jugadores buenos y activados y lo que es más importante: un plan de juego. Las selecciones, por motivos obvios, tienden a improvisar durante las etapas y no durante el camino, pero algunas de ellas tienen una idea que surge de forma natural del resultado de potenciar las virtudes de sus jugadores. Quizá Holanda y Francia tengan esto y Alemania lo otro, un plan coherente en el que chirrían algunos de sus jugadores. O, como poco, no surge espontáneamente de entre su interacción.

Las selecciones que han despuntado en el Mundial tienen un patrón común: plan de juego reconocible, o sea, una idea y once tipos que saben cómo llevarla a cabo

Decía Juanma Lillo que las estadísticas son como los tangas: enseñan casi todo, pero tapan lo más importante. En el fútbol, lo más importante es el propio fútbol, es decir, el mérito. Jugar bien para ganar y no ganar para jugar bien, como dice Bielsa. En definitiva, no se trata de filosofía, sino de reconocer que dentro de un Mundial espectacular a ojos de todos se esconde un aumento notable de nivel de las pequeñas y una misma proporción de ligereza futbolística de las grandes. Esto, como supondrán, es una consecuencia evidente de la imperfección del ser humano frente a las máquinas, que harían lo que en su día dijo Platini que era un partido perfecto: cero a cero.

También te interesa: Girar en torno a Messi

Síguenos en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche