Histórico
4 julio 2014El Enganche

Colombia: Renacer con Pékerman

Pékerman - Colombia

Por Gabriel Casimiro (periodista especializado en fútbol sudamericano)

“No somos el equipo ideal, no somos perfectos, pero queremos serlo”. Con esas palabras José Néstor Pékerman trazó la línea que quería proponer para la selección de Colombia minutos después de la euforia por la clasificación al Mundial de Brasil 2014, y el regreso a esta competencia tras 16 años. Una locura manifestada por los 47 millones de habitantes del país sudamericano, y que encontró en el argentino al guía ideal para encausar su camino y colocarlo de vuelta en la cita más importante del deporte rey. Una historia que se comenzó a tejer los primeros días de 2012, cuando Luis Bedoya, presidente de la Confederación Colombiana de Fútbol, se reunió con el agente de Pékerman para negociar su llegada.

Un hecho que se concretó el 17 de enero, cuando fue presentado con mucha ilusión, la misma que sostuvo con base desde el primer compromiso que asumió. Un equipo que andaba de capa caída con Leonel Álvarez revivió de la mano del argentino, quien dio el primer paso para el éxito: les cambió la mentalidad a los jugadores colombianos. Trabajó mucho en la parte psicológica, tal cual Radamel Falcao lo definió con la clasificación en el bolsillo. “Nos cambió la actitud. Es un tipo muy introvertido, que habla poco, pero lo que tiene que decir lo hace muy bien”. El balance final fue positivo. De diecisiete partidos, Colombia  con Pékerman ganó once, empató tres y perdió tres. Incluso algo más importante: se le reconoció un estilo propio.

Una efectividad del 79.92% que habla por sí sola de la revolución del estratega rioplatense. De un acierto de la directiva, y un sostenimiento de su campaña. De lo que entrenadores colombianos no pudieron, y Pékerman sí. De un profeta lejos de su tierra. No es poco. Colombia está, digamos, yendo más allá de lo que pretendía y hoy no se le advierten claros límites. Puso su mente en solo ir a Brasil, y acabó siendo la segunda mejor selección sudamericana, cuando antes de la llegada de Pékerman soñaba con un cupo al repechaje… Y gracias.

Los resultados llevaron a Colombia a recuperar plaza de Mundial, pero el proyecto hizo reaccionar las bases de un organigrama más profesionalizado y paciente que nunca. Ser ‘extranjero’ ayudó a que todos callaran ante sus directrices, las que otros no tuvieron a favor

Ese era el camino. Algo que se cosecha desde abajo. Parece que fuera invisible, pues rara vez se le ve a Pékerman en público. Muchos se preguntan: ¿qué hace todo el día? ¡Devora fútbol! Cuatro o cinco pantallas de TV con diferentes señales satelitales abastecen su oficina. Allí hace un seguimiento con exhaustiva rigurosidad del fútbol mundial. Alguien cercano a su cuerpo técnico dijo que conoce cada detalle, por minucioso que sea, de los jugadores elegibles por Colombia. Si juegan, si no lo hacen, el por qué no juegan; también detecta fallas o virtudes de un partido específico y en el caso de encontrar aspectos positivos, suele entregar un material al jugador para motivarlo; en el caso contrario, le entrega un video resaltando sus fallas puntuales. Es como su material de estudio. Allí empieza el éxito, que también es el éxito de una nación. Pékerman revolucionó Colombia, y los devolvió a un Mundial. Hoy, los cuartos de final de un Mundial no suponen más que un premio, un reconocimiento y una oportunidad. Hay motivos para creer y minutos para poder. Pase lo que pase: el Mundial de Colombia es el resultado de un proceso y el acierto de una campaña.

También te interesa: Colombia: Jackson Martínez, el indígena del gol

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche