Histórico
11 junio 2014El Enganche

Mundial 2014: Previsiones y valoraciones de la redacción

mbras

El fútbol, como la comida, admite distintas salsas mientras ninguna contamine. En El Enganche hemos querido aprovechar la ola para montarnos en ella y hacer un consejo de expertos (de pacotilla, eso sí) sobre lo que puede deparar el Mundial. De manera argumentada, cada uno de los cuatro miembros base de la redacción ha hecho sus predicciones sobre el campeón, el equipo revelación, la gran decepción, el mejor jugador y el papel de España.

José David López CAMPEÓN: Brasil. Debe ser casi histórico, y habla muy mal de su fútbol actual, que la selección más prestigiosa de la historia, la que mayor impacto talentoso-creativo-espectáculo ha dejado en cada fase final mundialista, no sea considerada favoritísima en un Mundial celebrado en su país. Scolari es culpable de todo. De lo bueno (un equipo fiable, sólido, con ideas clarísimas y trabajado clónicamente al que generó en 2002 por la total autoridad-libertad de la que goza) y de lo malo (falto de desequilibrios individuales primando al colectivo y pérdida de valores ancestrales). Pero no seamos tan críticos, pues si repasamos la historia, Brasil ganó más títulos de este calibre cuando su prioridad fue global, cuando más sensación de colectivo impuso y cuando se olvidó de la versión más agradable para la vista del planeta. Por ello, como en 94 o como en 2002, no será vistoso, pero sí es el máximo favorito. Y si necesitan un empujón ‘externo’, las gradas y la presión sobre los árbitros, se lo pueden dar. Favoritos. Tras ellos, España, Italia y Argentina. Después, Alemania y Uruguay. Si el campeón no sale de aquí, será algo único.

El pronóstico de la redacción de El Enganche coincide en que Brasil es favorita y recurso para apuestas; o sea, que no va a ganar

REVELACIÓN: Bélgica. Casi más por ganas que por la sensación de que pueda ser algo real, Bélgica ha convertido todas las dudas de las últimas décadas en una generación de estrellas casi juveniles unidas por cientos de estímulos. Desde su momento de forma ideal (Hazard, Lukaku, Januzaj, Mertens, Courtois…), hasta la inexperiencia compartida de todos ellos en este tipo de fases finales. La expectativa, mucho más acorde a otros grupos que sí han estado en las últimas grandes citas internacionales, no se corresponde con su historia reciente, sino con la simpatía generada por los rentables números y el estupendo rendimiento individual de todos ellos. Esa escenografía personal, no se ha traducido a lo colectivo aun, pero puede generarse en cualquier momento la conexión clave. Sensaciones muy parecidas despierta Colombia (Cuadrado, Bacca, James Rodríguez…) o la divertidísima aunque débil atrás Japón (Honda, Kagawa, Endo, Kakitani…), de la que se espera que, por fin, logre responder a cualquier previsión positiva generada a su alrededor y que la presión de épocas pasadas, sea un recuerdo a eliminar.

- FRACASO: Holanda. Viene de conseguir su segundo puesto mundialista en 2010 que, a opinión personal, no reflejaba la realidad de su combinado. Cuatro años después, aquellas mismas bazas, las estrellas, los jugadores clave, son únicamente más veteranos y, en la mayoría de casos, han perdido valor dentro de los grandes escenarios. Puede que Sneijder haya perdido peso bruscamente y esté como cuando tenía 23 años (dicho por su cuerpo técnico), y que Robben siempre vaya a romper partidos por su indiscutibles diagonales o que Van Persie enchufe todo lo que este curso no logró, pero aunque todo eso encontrara su mejor vínculo, el gran problema está de la medular hacia atrás. El único nombre que verdaderamente hubiera supuesto un ‘extra’ interesante, Strootman, supo hace meses que no llegaría a la cita por lesión. Y hoy, cualquier posibilidad de salida limpia en transición, parece una utopía. Si a ello le sumamos lo más preocupante, una línea defensiva absolutamente creada en Eredivisie y de marcado acento Feyenoord (en este caso para multiplicar dudas y no para abrazarse a ella) con 3-4 de sus efectivos siendo casi seguros pese a ser una de las defensas más impredecibles del contexto europeo (tienen gran futuro Martins Indi, Kongolo, De Vrij o Janmaat, pero a nivel individual cometen muchos errores) y competidores en esas labores de idéntica naturaleza dubitativa, las maniobras deberán ser más sólidas de lo habitual u la Holanda de Van Gaal volverá a recordar pesadillas pasadas. Mi segunda apuesta para decepción sería Portugal.

 – JUGADOR ESTRELLA: Neymar. Si apuntamos a una Brasil como principal candidata a levantar la Copa, la teoría evidencia que Neymar debería ser el Rey 2014. Es una ecuación que solo puede generar éxito o, de lo contrario, le convertiría en el perfecto epicentro de críticas para la eternidad. De sus desequilibros, cambios de ritmo y desbordes, se alimenta el hambre de la canarinha. Es el único que rompe, que sorprende, que genera. Si nos desmarcamos de la idea de una Brasil campeona, el momento tenso físicamente de Cristiano (además del poco futuro que les preveo), Luis Suárez o Messi y las extrañas sensaciones de algunas estrellas alemanas, dejan más abierto que nunca este premio. Si Alemania va bien, apuesto que Muller será el principal culpable. Si a España le va bien, apuesto que los Xavi´s-Xabi´s serán los culpables y si a Italia le va bien, apuesto que será culpa de Pirlo. No veo una estrella clara, pero si no nos besamos tanto en aportaciones globales y más en cifras goleadoras, quizás sea el momento de Higuaín o Sturridge, que pasan más desapercibidos pero pueden dar ese salto definitivo.

- PAPEL DE ESPAÑA: Me encantaría tener tan claro como en 2010 que esta generación va a segur apuntando fuerte. No lo tenemos claro en suelo español, aunque todo responde al miedo a que nuestros principales puntos fuertes únicamente han envejecido, dejando más y más dudas sobre lo que un día demostraron ser su mejor nivel. Ese no llega hace tiempo en el caso de un Xavi clave, que cambió la lectura histórica de esta selección y que hace mucho que no se encuentra. Si se mira y se topa con lo que fue, todo empezará a funcionar y miraremos al rival con la seguridad de ser superiores. Xabi debe tomar ese testigo. Ramos mejora lo que fue pero su acompañante, Piqué, funcionó siempre mejor con el ya retirado Puyol como aliado. Han llegado aportes ambiciosos como Diego Costa (si la temporada tan cargada lo permite), pero perdemos alternativas con un siempre determinante Navas y un potente Llorente al que personalmente, sí echaré de menos. Y lo haré porque doy por sentado que, ante partidos donde la responsabilidad de pelota y de victoria, será española, faltarán en algunos momentos salidas y soluciones diferenciales. Imagino embotellamientos eternos y pensaremos en quién no está. Será casi seguro que sufriremos con tanta pelota sin profundidad. Pero si hay alguien que puede supera barreras con una idea clara, única y ya exitosa en la cabeza, esa es España. Si lo logra, será la mejor selección de todos los tiempos. Confiamos en ello.

Pese a la temporada, Messi aparece como opción seria a mejor hombre y Argentina como la segunda gran candidata, pese a las dudas de partida que presenta el equipo de Sabella

Francisco Ortí: CAMPEÓN: Brasil / Argentina. Partiendo de la base de que no veo a ninguna selecciones de las teóricamente favoritas que destaque por encima de las demás, apuesto por Brasil y Argentina como candidatos más firmes puesto que históricamente los Mundiales que se disputan en Sudamérica los ganan equipos del continente. Brasil no enamora por su juego, pero me parece la selección más fiable a nivel táctico. Scolari ha construido un equipo blindado atrás y será complicado sorprenderles. Además, cuenta con el factor local a su favor, con todo lo que conlleva, arbitrajes sospechosos inclusive. Argentina, por su parte, puede presumir de contar con el mejor ataque del torneo, aunque tiene la incógnita de Lionel Messi. Si el jugador del Barcelona ofrece su mejor versión (no lo creo) serán imparables, sino Agüero, Higuaín, Lavezzi y compañía también tienen nivel para hacer algo importante en Brasil.

- REVELACIÓN: Chile. Las dudas que provocó el adiós de Marcelo Bielsa ya han quedado en el olvido. Jorge Sampaoli no ha alcanzado ese estatus de profeta que tuvo el argentino en 2010, pero ha logrado encauzar el rumbo de la Roja. Ha construido un equipo que pese a sus limitaciones en algunos puestos -la defensa está cogida con pinzas- cree en sí mismo con independencia del rival que tenga delante. Se trata de un colectivo muy aguerrido, trabajado tácticamente y que cuenta con un líder por línea. Gary Medel comanda la zaga pese a no ser un central puro, Arturo Vidal manda en la medular y arriba se encuentra un Alexis Sánchez que llega inspiradísimo al Mundial, con nivel para ser uno de los nombres propios del torneo. Además, forma un pareja sincronizada en ataque con Vargas.

- FRACASO: Holanda. La decepción va de la mano de la revelación, prácticamente una es consecuencia de la otra. Si Chile avanza a octavos de final es porque Holanda se ha visto obligada a hacer las maletas en la fase de grupos. Y es que todo juega en contra de la Oranje en este Mundial. Van Gaal ya tenía muchas dudas y estas se han visto sobredimensionadas por las lesiones de jugadores clave como Kevin Strootman. La ausencia del mediocentro de la Roma ha dejado muy cojo el centro del campo, obligando a Van Gaal ha pegar un volantazo y cambiar de esquema sobre la marcha. El resto de líneas tampoco son especialmente sólidas. La defensa, con sobredosis de inquilinos del Feyenoord, es para echarse a temblar y el ataque depende demasiado de la inspiración de Robben.

- JUGADOR ESTRELLA: El que llegue sano. Con las numerosas lesiones que están sufriendo los jugadores estrella como Franck Ribéry, Marco Reus, Radamel Falcao o las molestias de Cristiano Ronaldo, parece un mérito enorme mantenerse todavía en pie en el momento en el que el balón comience a rodar en el Mundial de Brasil 2014. Hablando más en serio, me parece que jugadores como Ivan Rakitic, Luis Suárez y Alexis Sánchez llegan en un momento de forma impresionante y pueden ser decisivos en la Copa del Mundo. También Mathieu Valbuena, a quien Didier Deschamps le ha concedido galones más importantes en Francia y no le pesa la responsabilidad. Diego Costa, si maneja bien la presión de jugar en el país que le traicionó y se acopla al estilo de España, puede ser otro nombre propio del torneo.

- PAPEL DE ESPAÑA: Hace años hubiera sido imposible decir esto, pero ahora es una realidad innegable: España es España y siempre hay que tenerla en cuenta. Después de ganar dos Eurocopas y un Mundial de manera consecutiva resulta ilógico cuestionar que los hombres de Vicente Del Bosque son unos de los principales favoritos para ganar la Copa del Mundo en Brasil. La convocatoria de Diego Costa aporta unas variantes que permitirán a Del Bosque matizar el estilo, tal y como hizo con Cesc en la Eurocopa de 2012, lo que representa un aliciente a la esperanzas españoles. Por el contrario, la baja de Thiago Alcántara me parece que tiene más importante del que se le está dando. También la de Navas. En cualquier caso, espero un buen papel de España en el Mundial. Semifinales mínimo.

messicr

Fran Alameda - CAMPEÓN: Brasil. Solo la presión, que no hace ganar partidos, pero sí perderlos, convence como factor determinante a la hora de igualar el factor futbolístico de Brasil. Sin ningún plan especialmente bueno sobre el campo, Brasil es más por descarte que por calidad global e individual. Las grandes selecciones de Brasil han sido las que defensivamente tenían gran potencial, dejando libertad al ataque, osadía y alegría que lleva intrínseca la canarinha.Pese a no tener una gran individualidad desatada (Neymar no llega a nivel óptimo), Brasil, colectivamente, ofrece muy pocas dudas. Sus jugadores han engranado como si llevaran la vida en el mismo once, como si fueran la venda al esguince o el betadine a la herida. Scolari ha implantado un factor competitivo que añoraba Brasil. Lejos de la parafernalia mediática de que es su Mundial (etcétera) está el fútbol: Brasil es más fuerte que el resto.

- REVELACIÓN: Suiza. A las antiguas gotas de talento individual que iban dejando, Suiza ha sumado un colectivo de cierta solidez e individualidades serias y compensadas. Empezando por los suizos del Napoli sin obviar a Lichsteiner, Drmic y los dos grandes porteros que tiene, Sommer y Benaglio. Probablemente sea la gran tapada, pero en un grupo donde Francia no las tiene todas consigo, Suiza no solo puede clasificar, sino dar un golpe encima de la mesa. Ya no hay once jugadores de nivel medio alto, sino 14-15 de bastante nivel, una idea firme y la ilusión de sorprender. Nadie les ha puesto ningún tipo de cartel, por lo que la disposición como revelación es aún mayor.

- FRACASO: Argentina. La temporada de Messi, la debilidad defensiva, las dificultosas transiciones ataque-defensa, el limitado dinamismo de Gago y Mascherano… La selección de Sabella, con sus elecciones dudosas a favor del grupo y no del mérito o la calidad, se ha expuesto a críticas desde el principio. Ofensivamente, el equipo tiene más individualidades que mecanismos para hacer daño. Si bien es cierto que no son pocas las ventajas individuales, los equipos contrarios tienden a cerrar el centro para dar la banda, zona en la que Argentina, además, flaquea. En definitiva, aunque la fase de grupos es muy sencilla, no sorprendería que cediera algún punto y cayera en octavos. Igual que no sorprendería que acabara ganando. Messi, Di María, Agüero o Higuaín son argumentos suficientes para ganar… Y para caerse por el barranco.

- JUGADOR ESTRELLA: Pronosticar ya es un riesgo. Si el pronóstico es individual donde juegan once contra once y 32 equipos, las dificultades se multiplican y el acierto conviene tildarlo más de milagro que de tino. Dicho esto, el mejor jugador corresponde a una selección que, como mínimo llegue a cuartos o semifinales. Mi obsequio en forma de peso adivinador es para Andrés Iniesta, su inspiración en los partidos importantes (tanto por ronda como por necesidad surgida del contexto futbolístico del partido) es máxima. En un Mundial, todos los partidos son una dificultad máxima y presión rotunda, así que no sería extraño verlo aparecer, soltar lingotes en formas de pase y dominio con los que entregar a España rondas y rondas, para unos en el campeonato; para otros, de cerveza.

- PAPEL DE ESPAÑA: Lejos de polémica, estados de forma, ausencia de profundidad o de elementos distintos en el banquillo, España es un equipo ultra competitivo. No es el perfil brasileño de presionar y no dejar respirar, o el perfil tosco y aguerrido que presenta Uruguay… Ni tan siquiera es genético como el caso de Italia. La cuestión española es futbolística. Representan la posesión y el dominio a partir de esta, un estilo con sello propio, pese a los evidentes intentos de copia. El pronóstico, por tanto, nos obliga a pensar que, ante el déficit de rivales muy potentes, la decadencia del modelo y los jugadores, se alargará hasta semifinal o final, donde puede pasar de todo y, en ningún caso, se consideraría fracaso o cualquiera de las variantes lingüísticas y extremas que se suceden en los medios. Es favorita… Como tantas. Pero no le pesa nada, ni la responsabilidad ni el balón.

Hay unanimidad respecto a España: su papel será digno, pero el vaso de la posesión puede rebosar y dejar el abismo más cerca que la gloria

Andrés Cabrera -CAMPEÓN: Argentina. Me la juego tanto que hasta sigo teniendo dudas sobre mi decisión. No estoy convencido, pero tampoco me convence al 100% ninguna otra. Brasil como anfitriona parte con la vitola de favorita, equipo tienen para llevarse el título, mis dudas van más por las presiones que puedan tener. Argentina, sobre el papel, debe estar calmada en la fase de grupos. Quizás sea la primera plaza más segura de todo el Mundial, luego en octavos no descartaría un enfrentamiento ante Francia, por el segundo puesto de estos. La facilidad en cuanto al recorrido no es el motivo que me haga creer en la albiceleste como campeona, el motivo, que me hace pensar que se pueden llevar el título es su delantera. No hay mejor selección en el plano ofensivo en todo el campeonato, a nada que la defensa aguante y el medio del campo cree algo de juego (algo complicado), Argentina puede salir campeona.

- REVELACIÓN: Bélgica-Suiza. No me ha quedado más opción que escoger a dos. La primera era la respuesta, obvia, tan obvia, que pierde grados en esta categoría. A ninguno nos sorprendería ver a Bélgica en cuartos de final, es más, ese es su objetivo, luego a partir de ahí, soñar con lo que sea. Cuenta con una de las mejores cinco plantillas de este Mundial, pero la inexperiencia hace que no sea favorita clara al título. La otra opción por la que me he decantado son los suizos, un equipo que a la chita callando va consiguiendo objetivos. Considero que debe quedar por delante de Francia en su grupo, y los cuartos por tanto no son ninguna utopía. Sin grandes estrellas conforma un gran equipo.

- FRACASO: Países Bajos. No ha tenido suerte en el sorteo y si a eso le sumamos que muestra peor plantilla que en 2010, el resultado es fácil. Hace cuatro años el subcampeonato de los holandeses ya fue una sorpresa, pero ahora mismo es impensable que repitan hazaña. Una defensa sin demasiada experiencia, sumada a las bajas de Van der Vaart y Strootman, permiten que sea concebible su eliminación en la fase de grupos. Enfrente tendrá a dos equipos realmente complicados, la actual campeona del mundo y verduga de la oranje, España y una Chile con un plantel que apabulla.

- JUGADOR ESTRELLA: Messi. Si apuesto por Argentina como tricampeona del mundo es porque creo en este futbolista. Viene de una mala campaña en muchos aspectos, pero delante tiene la cita más importante para redimirse. Si Messi encadena siete partidos a su mejor nivel, nadie puede parar a la albiceleste. Apuesto por Leo y por una actuación algo parecida a la de Maradona en México ’86. El mundo del fútbol mira al crack argentino, es el momento de corresponderles.

- PAPEL DE ESPAÑA: Cuartos-semifinales. Me he contagiado, con razón, de las dudas que hay en el público español para este Mundial. Llámese dudas, llámese falta de ilusión. Creo que el bloque español está anquilosado y no llega en las condiciones idóneas. Los que mejor llegan son los que venían siendo menos habituales, como Koke o Azpilicueta. Pese a todo creo que con esto da para ser primeros de grupo y pasar a cuartos, luego ahí me entran las dudas. Si vemos al Diego Costa de principio de temporada, igual España cuenta con un arma en la retaguardia. Aunque lo que le ha hecho diferente en los últimos años, su medio del campo, no parece estar tan bien. Veremos cómo se suceden las cosas.

También te interesa: Top 5: Selecciones atípicas en los mundiales

Síguenos también en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche