Histórico
20 junio 2014Francisco Ortí

Italia: El éxito de dos padres

El éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano“. Esta célebre frase de John Fitzgerald Kennedy alcanza su máxima expresión en la selección de Italia, donde el seleccionador Césare Prandelli y el entrenador de la Juventus de Turín Antonio Conte han sido señalados como los culpables de los éxitos recientes. Un debate que se ha alimentado en Italia y que ha cobrado distintas fuerzas a lo largo de esta temporada con alguna tensión entre ambos. El cara a cara entre los dos frentes más poderosos del país en cuestiones futbolísticos ha abierto un interrogante de solución tan complicada como decidir si quieres más a tu padre o a tu madre. Aunque a uno de los dos le cueste reconocerlo, el éxito de Italia tiene dos padres. El ‘caso Chiellini’, por ejemplo, acentuó esta doble paternidad.

Prandelli citó al defensa de la Juventus pese a que éste no había jugado en las últimas tres semanas a causa de una lesión. Conte le incluyó en la convocatoria para el encuentro del fin de semana contra el Milan y Prandelli decidió hacer lo mismo y convocarle también para el amistoso contra España. Esta decisión del seleccionador italiano provocó un feroz enfado en el bando juventino. “Encuentro este tipo de comportamiento poco correcto y poco educado. Damos muchos jugadores al equipo nacional y luego ellos hacen esto. No creo que sea justo. Chiellini no ha jugado en las últimas tres semanas, empezó a entrenar el viernes y le llevé a Milán para que pudiera saborear de nuevo el contacto con el campo, pero no pensé en utilizarle“, protestó Conte. “No me gusta que le hayan llamado y eso me cabrea. Ellos nos piden frecuentemente que cooperemos y nosotros les damos mucho, ya que proporcionamos a muchos jugadores“, agregó el entrenador de la Juventus de Turín.

“Damos muchos jugadores al equipo nacional y luego ellos hacen esto. No creo que sea justo. Ellos nos piden frecuentemente que cooperemos y nosotros les damos mucho, ya que proporcionamos a muchos jugadores“, Antonio Conte (Juventus)

Prandelli, por su parte, tampoco guardó silencio y defendió su postura. “Cuando veo a un jugador en la cancha o en el banquillo, tengo el derecho, repito, DE-RE-CHO de convocarlo. Su médico me dijo que todos sus jugadores estaban en forma y aptos para ser convocados, incluido Chiellini“, explicó en rueda de prensa el seleccionador italiano. Este episodio abrió un cisma en Italia, dividiendo el panorama futbolístico entre los adeptos de Prandelli y Conte, quienes se agrupan en función de filias, fobias o colores. En cualquier caso, y observando desde un punto lo más objetivo posible, la precipitada convocatoria de Giorgio Chiellini evidencia la necesidad de la selección italiana de alimentarse de la Juventus de Turín. La Squadra Azzurra necesita a la Vecchia Signora para sentirse completado y sin ella sus ideas carecen de sentido. Italia se basa en  la Juventus, tanto como Prandelli se basa en el trabajo de Antonio Conte.

No es nuevo que una selección importe su columna vertebral de alguno de los mejores equipos de su país. Esta simbiosis se ha producido a lo largo de la historia incluso en selecciones legendarias. La Alemania del 74 contaba con hasta siete jugadores del Bayern de Munich que dominaba Europa, con Paul Breitner, Franz Beckenbauer y Gerd Müller entre ellos. Para construir la Naranja Mecánica, Rinus Michels encontró inspiración y jugadores en el  Ajax de Ámsterdam. Incluso en la selección española, Del Bosque ha tomado prestada la filosofía del Barcelona a través de sus piezas clave. Tampoco es extraño que la Juventus sea la base de la selección italiana. Se trata de una simbiosis que se ha repetido con frecuencia, sin importar seleccionadores o épocas. La Italia campeona del mundo en España 82 tenía a seis jugadores de la Juventus de Turín sobre el terreno de juego. La que ganó el Mundial en Alemania 2006 también tenía seis bianconeri en el campo.

En España 82, Italia ganó el Mundial con seis jugadores de la Juventus en el césped. En Alemania 2006, Lippi confió en otra media docena de bianconeri para ganar la Copa del Mundo.

En la convocatoria para el Mundial son seislos jugadores de la Juventus de Turín citados por Prandelli, y muchos de ellos con la etiqueta de titular. El portero Gianluigi Buffon, los defensas Giorgio Chiellini, Andrea Barzagli y Leonardo Bonucci y los centrocampista Andrea Pirlo y Claudio Marchisio, amén de Immobile, en co-propiedad entre Torino y Juve, aunque ya fichado por el Dortmund. Fuera se quedan otros juventinos habituales en la Nazionale como Angelo Ogbonna -que ha perdido el sitio en beneficio del nacionalizado Gabriel Paletta- o Sebastián Giovinco. Seis jugadores (y medio) de la Juventus que forman la columna vertebral de los planes de Prandelli para el Mundial. No se trata de que no se haya producido con anterioridad, pero existe una diferencia respecto a lo sucedido en 1982 y 2006. En este caso, los convocados por Prandelli son jugadores de un perfil más anónimo y no estrellas mundiales. Son hombres de Conte. Hombres que, Pirlo incluido, cobran importancia en un bloque y no por sí mismos. Prandelli ha importado ese trabajo de Conte ‘en bloque’ a la selección italiana.

Bonucci y Marchisio serán el paradigma de la importancia de Conte en Italia. La Juventus pensaba traspasar a ambos hasta que Conte lo convirtió en piezas básicas para su bloque. Él los hizo importantes para la Vecchia Signora y, por extensión, también para la selección italiana. “No hay ninguna duda de que el arquitecto del éxito de la Juventus es Antonio Conte -explica Marchisio- puesto que le ha dado al equipo una nueva vida, una nueva identidad“. Y esa identidad de la Juventus es la que se ha trasladado a la selección italiana. “Los jugadores de la Juventus hemos llevado la continuidad y el deseo de ganar a la Nazionale“, agrega Marchisio. Es evidente que el trabajo de Antonio Conte ha servido para facilitar la tarea de Prandelli al frente de Italia. El seleccionador se ha saltado el paso de construir un grupo y generar dinámicas, puesto que ya le venían dadas. Los méritos de Prandelli no se entienden sin los de Antonio Conte. Es un éxito dos padres incluso estando enfrentados. De momento, no lo han pagado los hijos… Continuará.

También te interesa: Luca Toni, goles nunca olvidados

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche