Histórico
10 junio 2014El Enganche

Grupo G: Favoritismo contra alternancia

Alemania 2014

Por Sergio Gutiérrez (@Sergio_Gut, analista de fútbol internacional)

El segundo grupo de la muerte (o de la vida) en el Mundial. Lo es porque el nivel de las cuatro selecciones es muy alto, aunque dos de ellas pretendan mirar hacia abajo. Lo es porque son cuatro selecciones con dilatada experiencia en las últimas citas. Lo es porque entre las cuatro hay muchas cuentas pendientes entre ellas. El morbo del enfrentamiento entre Klinsmann y su país natal con un equipo al que él puso las bases de lo que es hoy en día; un nueva cita de Ghana con EEUU donde los africanos son la bestia negra, desde juveniles hasta profesionales; de los yanquis o el enfrentamiento entre dos hermanos Kevin-Prince Boateng y Jerome Boateng defendiendo a dos equipos diferentes… En definitiva, estamos ante uno de los grupos más divertidos y que más expectación van a levantar durante la primera ronda de la cita mundialista.

También es un grupo con bajas. En Alemania Marco Reus se lesiono a 7 días del comienzo; en Portugal, Cristiano Ronaldo no termina de estar al 100% y su estado físico sigue generando dudas; en EEUU, la baja de Landon Donovan ha creado un cisma mediático negativo hacia su seleccionador nunca visto entre el entorno futbolístico del país. Mientras que Ghana pierde por lesión a su central titular Jerry Akaminko. Definitivamente, cada equipo es él y sus circunstancias, que diría Ortega.

El Grupo tiene una estructura clara: dos favoritas y candidatas con alguna duda y dos aspirantes con muchas ganas

- ALEMANIA: La “Manschaft” es una de las grandes candidatas a conquistar el título. A pesar del estado físico de varios de sus jugadores clave (Neuer, Lahm o Schweinsteiger) y la baja final de Marco Reus, a nadie se le escapa que el potencial de Alemania es enorme. Joaquim Löw ha establecido una filosofía de juego clara: apuesta por el control de balón que ha acabado dando buenos resultados aunque no gloria. El seleccioandor reconoce que esta podría ser su última oportunidad y para ello apuesta por la evolución del mismo bloque de los últimos años.

La principal novedad radica en la posibilidad de que Alemania apuesta a jugar sin una referencia clara e incluso sin un delantero. Mario Götze ha actuado en las últimas pruebas como falso nueve en alternancia con Müller. Y la presencia o no y dónde de Kroos y Özil (dos de los mejores en su posición) tampoco está asegurada. En la sala de máquinas es donde más dudas presenta Löw. La lesión de Schweinsteiger ha obligado a probar diferentes opciones con Lahm haciendo pareja de Sami Khedira y Kroos suelto (o junto a Khedira y Lahm al lateral), aunque la proyección del joven Kramer puede ser una de las sorpresas inesperadas. No nos podemos olvidar de Miroslav Klose. A sus 35 años disputara su cuarto mundial, una cita donde nunca falla su instinto goleador y tan solo necesita 2 goles para establecer un nuevo record como máximo goleador en la historia de los mundiales. Un equipo versátil, completo, nuevo, pero experto. O sea, un claro favorito.

Portugal, por estructura y contextualidad de su estrella, necesita a Cristiano Ronaldo como ninguna otra selección necesita a un jugador para llevar a cabo su plan de juego

- PORTUGAL: ¿Es Portugal algo más que Cristiano Ronaldo? Esta es la pregunta que más de un aficionado se hace a estas horas. La Portugal de Ronaldo da de sí para ser un equipo competitivo que puede pelear por dar la sorpresa aunque nunca será considerada como gran candidata debido a las debilidades que plantea. Incluso a las dudas durante la fase de clasificación. La sensación extraída de ahí es que Paulo Bento prefirió solidez y competitividad a cambio de ceder balance ofensivo y alegría. Al final, un Mundial es un Mundial y se va antes a casa el que arriesga que el que no pierde.

El estado físico de Cristiano ha centrado las miradas del equipo. Portugal necesita a su estrella más que ningún otro equipo y las posibilidades de éxito parecen lejanas si él no llega en plena forma. Paulo Bento tirará de la vieja guardia con Veloso y Moutinho como organizadores y los experimentados Pepe y Bruno Alves como centrales. La velocidad de Nani, en clara cuesta abajo de rendimiento, será otra baza ofensiva, pero siempre discontinua y ligeramente deslavazada del colectivo. En tierras hermanas, será la última cita mundialista de una gran generación de jugadores portugueses a los que le falta un gran resultado. Bala ganadora o generación perdida.

donovaneng- EE.UU.: La selección dirigida por Jürgen Klinsmann llega en un gran momento deportivo a Brasil. El pasado 2013 fue magnifico aplastando a la totalidad de sus rivales regionales mientras el técnico alemán conformaba un bloque del que se ha quedado fuera su máxima estrella. Landon Donovan no podrá disputar su cuarto mundial, razones personales o deportivas, han llevado a Klinsmann a decantarse por otros jugadores a sabiendas de que su decisión no iba a ser compartida. Es su carta personal, pero es un lose-lose, que dirían los ingleses, salvo que Estados Unidos sorprenda gratísimamente por juego y/o resultados.

Pero esta selección es mucho más que Donovan. Clint Dempsey ha recogido la bandera y lidera el ataque del equipo actuando detrás de un Altidore que ha despertado su olfato goleador justo en el momento ideal. Tácticamente, Klinsmann ha dispuesto de numerosos dibujos para su equipo, pero finalmente puede que veamos un 4-3-2-1, con un mediocampo muy físico formado por Jermaine Jones, Michael Bradley y un tercer hombre, Kyle Beckerman quizá, que aporte equilibro y despliegue físico. La creatividad correrá a cargo de Bedoya, Zusi o Diskerud, jugadores de perfil similar con buen trato de balón y capacidad para dar último pase, único puesto en el XI inicial que parece no decidido. Las deficiencias llegan mirando hacia detrás: Klinsmann no ha encontrado en los últimos tiempos una línea que sea segura y aporte aspectos positivos; es el eterno punto débil de Estados Unidos, que, a pesar de su regeneración, parece que llega un tanto inmadura a la cita. Ha llegado verde, diría aquel.

La selección estadounidense tiene las bases competitivas y futbolísticas para seguir creciendo, pero el Mundial le sigue llegando pronto en cuanto a calidad

- GHANA: Las Black Stars regresan a su tercer mundial consecutivo con la ambición de repetir los resultados de Sudáfrica, donde fueron la revelación alcanzando cuartos de final y siendo revelación y gran esperanza africana. El equipo nacional de Ghana vuelve a repetir fórmula y tira de experiencia de jugadores contrastados para dar la sorpresa a base de fuerza física y velocidad, señas de identidad de los equipos africanos elevados a un nivel superior. Tácticamente de manera fundamental.

Y es que ofensivamente Ghana tiene muchas armas para hacer daño. Con Asamoah Gyan como referencia flanqueado en las bandas por Andre Ayew y Kwadwo Asamoah hacen que el juego a la espalda de las defensas rivales una virtud que deberán aprovechar, mas con la potencia física que destilan Michael Essien o Kevin-Prince Boateng desde el mediocampo, sea a nivel de solidez como de presencia en la finalización. Atención especial a un joven revulsivo que podría ser titular: Christian Atsu, llamado a ser nombre y hombre en el futuro del país africano.  Es defensivamente donde la selección dirigida por Kwesi Appiah plantea serias dudas. La baja de última hora de Akaminko abre un agujero difícil de arreglar, dando una oportunidad única a un joven de 21 años como Rashid Sumaila. Una oportunidad recogida por la ineptitud del trabajo defensivo a nivel global y no tanto por el talento precoz de Sumaila. La potencia sin control, ya saben, no sirve de nada.

También te interesa: Gündogan, calvario sospechoso

Síguenos en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche