Histórico
15 junio 2014El Enganche

Francia: Sentir desde lejos

franciabenze

Por Andrés Onrubia (@AndiOnrubia)

El día que yo nací Francia había conseguido días atrás su Primer Mundial. Nunca llegué a pensar que 16 años después iba a estar tan ligado a un lugar en el que en mi país siempre se ha tratado con un feroz desprecio. Mi padre era del Real Madrid y de pequeño siempre estaba obligado a tragarme todos los partidos del conjunto blanco en la Champions League. Mi primer recuerdo de una Champions es un Real Madrid-Mónaco. Lo recuerdo como si fuese ayer y aún se me sigue escapando una lagrimilla de aquello. El Mónaco tenía a Morientes, que había sido mi ídolo meses atrás. El Real Madrid lo cedió al club monegasco sin saber que semanas después le iba a arruinar un torneo en el que partía como principal favorito.

El Mónaco barrió al Real Madrid y yo me quedé impresionado del equipo ‘francés’. Jugadores como Giuly, Evra, Adebayor o Dado Prso son parte de la historia viva de la Champions. Y su torneo fue magistral, tanto por nivel como por sorpresa. Sólo le faltó culminarlo en la final. Tampoco recuerdo a Giuly llorar más profundo de lo que lloró cuando batió a Casillas en el Louis II, clasificando al Mónaco para las semifinales de la máxima competición continental. Giuly se lesionó a los tres minutos y el partido dio un giro de tuercas. Mourinho ganó su primera Champions, pero yo no me quedé con ello, me quedé con la fascinación hacia aquel equipo.

Giuly, Morientes, Deschamps… Hay un hilo conductor desde aquel Mónaco hasta esta selección que me ha pegado a Francia como un amor a primera vista

Sin saber por qué, mi verdadero primer recuerdo del Mundial es el de Alemania 2006. El de 2002 lo recuerdo de manera muy borrosa. Sí que anhelo estar tumbado en el sofá con mi padre y éste volviéndome a poner un partido de fútbol, pero aún tenía tres años y sólo aludo algunos matices, como ver a Helguera con cara de matar a Al-Ghandour. El 2006 sí que ya está más presente, porque años atrás volví a enamorarme de un equipo francés que barría al Real Madrid. En 2005, Juninho Pernambucano se hizo famoso en España tras dejar por primera vez en evidencia a Casillas con su colorista remate de falta. Nunca pude imaginarme que el Real Madrid necesitaría ocho partidos sólo para marcar un gol en Gerland. Cosas del fútbol.

Francia acudió al Mundial de 2006 en una situación similar a la actual. Era un equipo que lo había sido todo años atrás pero que el recambio generacional pesaba bastante. Recuerdo que en las noticias se oía que Zidane y Henry no se compenetraban en la selección. Zidane no venía de un gran año y, según las estadísticas, nunca le había otorgado una asistencia al del Arsenal con el combinado nacional. En octavos de final, posiblemente, lloré por primera vez a causa del fútbol. España, la gran favorita para hacer algo grande en aquel Mundial, ya estaba en cuartos antes de enfrentarse a una Francia que había sufrido de lo lindo para pasar en un grupo donde había, a priori, rivales asequibles.

zizouhenry

La portada del Marca de la mañana me hizo tirar al suelo mi zumo de naranja matinal. ‘Zizou, te vamos a retirar’ fue uno de los peores titulares que he leído jamás. Y, obviamente, quién ríe último, ríe mejor. España comenzó ganando aquel partido pero la exhibición de Zidane debe estar en la historia de los Mundiales. Me dolió aquella eliminación pero no tanto, si se trataba de Francia. Fue una toma de contacto con el país galo, que siempre me había sorprendido para bien en cosas relacionadas para el fútbol. Zidane volvió a reírse de la prensa ante Brasil. Su exhibición fue aún de mayor calibre que la que cosechó ante España y para más inri, le sirvió a Henry el gol decisivo. Iba a retirarse por fin, dándole una asistencia a la leyenda de Hihgbury.

La final del 2006 fue mi primera final vigente. Francia-Italia. Zidane dio una exhibición por enésima vez en su último partido, sólo estropeada por su cabezazo a Materazzi, que cerraba su gloriosa carrera deportiva. En los penaltis, vibré demasiado e incluso no quise verlos, pero Italia ganó y a mi esa derrota me dolió también. No sé cómo, pero mis sentimientos lejanos hacia Francia se iban a multiplicar meses después tras irme a Disneyland por primera vez. Francia también fue el primer país extranjero que yo visité. Las casualidades no existen.

Hacer que Francia sea el primer país para visitar, para disfrutar, para soñar con el fútbol… Te acaba convirtiendo un francés con cara de español

Mi primera Eurocopa fue la de 2004, pero en ella, recuerdo muy pocas cosas. Aún no estaba tan profundamente ligado a Francia y la derrota tempranera de España me obligó a dejar el torneo a medio ver. La de 2008 acabó con España iniciando una era histórica para el fútbol mundial, y con el inicio del fin de un ciclo glorioso para Francia. Jugadores como Henry, Trezeguet, Sagnol o Vieira y Makelele significaron un antes y un después para el combinado galo. En 2010, me dolió aún más la derrota de Francia. Ver como en España la gente salía a las calles a reírse de ellos o incluso, observar esos encontronazos en el vestuario entre Domènech y Anelka, me hicieron reflexionar. El fútbol es mucho más que lo que se vislumbra en la televisión y, en ocasiones, la cabeza puede hacer mucho daño al colectivo.

Tras haber vivido dos rotundos fracasos de Francia consecutivos, y, la primera victoria del Real Madrid en Gerland llegó la Eurocopa de 2012, otra que volvió a coronar a España, que ya había igualado a Francia dos años antes al ser la segunda selección en conseguir Eurocopa-Mundial. Francia llegó a esta cita mucho más calmada, con tranquilidad y serenidad. Blanc, al que yo había admirado tras romper la hegemonía del Lyon en 2009 con un Girondins en el que Gourcuff enamoró a media Europa, se había convertido en el entrenador de aquel equipo. La renovación francesa, liderada por la entrada de Benzema, Debuchy o Valbuena, otorgaría menor tensión a Francia. Por desgracia, en aquella Euro, con mayor grado de consciencia, no sabría decirte con quien iba exactamente. El fútbol francés para mi ya era una religión, y me estaba empezando a enganchar a observar documentales del Canal Viajar sobre sus ciudades. El partido entre España y Francia de cuartos supondría una tensión añadida.

blanc

En aquel partido, recuerdo que Blanc no fue fiel a sí mismo. Colocó a dos laterales para frenar a Iniesta y Jordi Alba. Este planteamiento, variándose en función del rival, fue el detonante de Francia. El primer gol llega por esta banda precisamente y en el descanso, Nasri le reprocha a Blanc el planteamiento, por lo que la tensión se acumula y Francia acaba perdiendo 2-0 ante España. Se va Blanc y llega Deschamps, con el que había llorado en unos octavos de final de Champions ante el Inter de un año antes, gracias a un gol de Brandao, mi segundo ídolo tras Morientes en el Mónaco.

Deschamps ha sido un entrenador que le ha dado a Francia una solidez que no tenía meses atrás. Ha revolucionado línea por línea el equipo, incorporando jóvenes con una tremenda proyección como son los Pogba, Varane, Mangala o Digne. Esto, añadido a jugadores polivalentes como Matuidi, Cabaye o Valbuena, hacen que poco a poco, la selección francesa esté recuperando su sello de identidad. Nadie dará un euro por ellos pero a quien la haya seguido regularmente sabe que es un equipo que va a dar mucha guerra. Demasiada para sus últimas actuaciones en torneos de tal calibre.

Por fin llega el Mundial de Brasil. Por fin debuta Francia. Hay días en los que salgo a pasear con la camiseta de Benzema de la Euro de 2012 por las calles de Madrid y la gente me mira raro. No soy francés, pero si a alguien le contase porqué tengo un ligamen tan fuerte con este país debido al fútbol, seguro que me entendería. Cuando debute Francia, gritaré sus goles y los celebraré. Actualmente, cuando estás tan unido a algo, por muy lejos que esté, por muy complicado que sea de sentir, no piensas en que vives en España y tu sentimiento es odiado por el 90% de la gente que ves cada día. Las barreras desaparecen y solo queda el fútbol y la pasión. Allez les Bleus.

También te interesa: Samir Nasri, el latido arrítmico

Síguenos en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche