Histórico
26 junio 2014El Enganche

Estados Unidos: Algo más que orgullo patriótico

orgullo

Por Sergio Gutierrez (@SergioGut, analista de fútbol estadounidense)

Estados Unidos se ha convertido en una de las sorpresas agradables del Mundial de Brasil. Su corazón y fe, junto a un planteamiento táctico inteligente de Jurgen Klinsmann, han colocado al país de las barras y estrellas a un paso de los octavos de final, donde accederán hoy si son capaces de no perder ante Alemania o en caso de derrota no son superados por la desventaja de goles de Ghana o Portugal. Clint Dempsey se erige en el gran capitán con dos goles en dos partidos mientras que los Fabian Johnson, Jermaine Jones y Kyle Beckerman completan una actuación brillante que ha disparado la euforia en Estados Unidos (además de probables contratos para ellos) consiguiendo que todo un país se enganche como nunca antes lo había hecho en un deporte que, a priori, es más o menos clandestino, pese a su notable crecimiento.

El partido del domingo ante Portugal fue histórico. Por muchos motivos será recordado. Podía haber sido el gran punto de inflexión si Silvestre Varela no hubiera empatado el partido en el minuto 94 tras un pase de genio de Cristiano Ronaldo. El choque demostró las carencias históricas de la selección estadounidense, que están siendo trabajadas duramente para corregirlas, con dos errores defensivos evitables que permitieron ambos goles de Portugal. Pero también nos dejó la otra cara de la moneda, donde el equipo de Klinsmann recogió innumerables elogios al planteamiento atrevido y su juego asociativo, que no solo desbordó a la selección lusa en todas las líneas del campo, sino que consiguió levantar el marcador quedándose corto tras el devastador gol final.

Además de Dempsey, faro técnico y espiritual, Beckerman, Jones y Johnson están coronando un Mundial digno de nombres en el país y contratos fuera de él

La clasificación para octavos de final no pudo ser celebrada en el momento, pero la repercusión sobre la actuación de Estados Unidos por fin tenía el seguimiento merecido. Los audímetros televisivos rompían al completo las expectativas con un seguimiento en TV de más de 24 millones de espectadores, logrando ser el partido de fútbol con más espectadores de la historia del país y colocándose en un lugar privilegiado entre estos eventos, obviando los partidos de NFL, superando el seguimiento de las finales de NBA o NHL de la última década.

Las tertulias deportivas dejan de lado los deportes con más tradición en el país, pasando a comentar lo que está sucediendo en Brasil, no solo con su selección, si no con todos los países y noticias que surgen desde la competición. Los jugadores son tratados como héroes y los analistas futbolísticos, que normalmente se arrinconan en pequeñas columnas de opinión, ahora cobran protagonismo abriendo sección deportiva o colándose en las portadas. No todo está conseguido, pero la realidad es que mediáticamente la selección de Estados Unidos por fin ha dado un golpe en la mesa y ha conseguido captar la atención de unos medios que no terminan de rentabilizar el “soccer”, aunque sean conscientes del crecimiento entre los aficionados. Jóvenes y adultos, eso es lo bueno.

U.S. Soccer World Cup Viewing Party - USMNT v Portugal

Porque esos fans del fútbol buscan alentar a su país en Brasil. En Chicago se desbordaron todas las previsiones. Allí la ciudad del viento había preparado una “Fan Zone” en Grant Park, un lugar que los domingos se suele llenar de familias que pasan el día reunidos comiendo y practicando deporte. La ocasión parecía perfecta para reunir un buen ambiente cara al partido trascendental. Lo que nadie podía imaginar es lo que ocurrió. Desde 3 horas antes del comienzo, la “Fan Zone” empezaba a llenarse de aficionados vestidos con camisetas del equipo nacional y banderas, dispuestos a entregarse por el fútbol como nunca antes había pasado desde USA ’94, donde se trató más como un tema de orgullo que de convicción en el deporte. Se preveían 10.000 personas y finalmente la organización tomo la decisión de cerrar la zona cuando se superó la cifra de los 20.000, que se aglutinaron con cantitos de “U-S-A, U-S-A” poniendo en peligro incluso la seguridad de todos los presentes.

El fútbol en Estados Unidos está pasando de deporte minoritario a afición de masas y esto puede repercutir directamente sobre la MLS, su seguimiento y su talento

Sin embargo, este hecho no diluyó el continuo goteo de fans, particularmente de edades jóvenes, donde el fútbol está calando de forma definitiva, ocupando zonas del parque donde no tenían una visión directa con las pantallas gigantes. En Chicago fue donde más personas se reunieron juntos para ver el partido, pero no hay que olvidarse de los pequeños pubs o grandes salas del país como el “House of Blues” de Boston donde se hacía cola desde 4 horas antes del partido para poder acceder al local y presenciar el partido en un gran ambiente de fútbol.

La tendencia está cambiando, aunque aún queda mucho camino por recorrer. Esta tarde podría colocarse un nuevo ladrillo en la base que el fútbol de Estados Unidos está armando para dar el gran salto hacia la élite mundial dejando de ser un país de excepción que genera preguntas en sus fans menos cercanos para dar respuestas y resultados a todo el mundo. El fútbol y Estados Unidos ya no es solo cuestión de orgullo, hay una cultura y seguidores que le dan máximo respaldo.

 

También te interesa: Donovan-Klinsmann, una fractura que nació en Alemania

Síguenos en Facebook Twitter 

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche