Histórico
12 junio 2014Fran Alameda

Croacia: Bajo el ala de Rakitic y Modric

rakimod

Tener una responsabilidad es tener dolor y deber honor. Los deportistas de élite, especialmente en el caso del fútbol, son depositarios de responsabilidades en forma de ilusión y esperanza. Cuando el tiempo se recrudece la esperanza se vuelve obligación y la ilusión, por hilo del que penda, es más fuerte que todos los golpes recibidos. El fútbol es un analgésico cuya razón de ser es el amor a un deporte padre de proyecciones y anhelos, de pasiones que se traducen en decepciones o celebraciones con la simple escena de ver pasar un balón más allá de la raya.

Aunque la descripción pudiera caer en la tentación de describir una realidad puramente brasileña o española, la responsabilidad tiene nombres propios por países. En Brasil se llama Neymar el eslabón que separa mediáticamente (y, con seguridad, de manera injusta) el éxito del patinazo. En el rival la responsabilidad, vieja y dura expectativa, recae sobre Modric y Rakitic, padres exitosos en sus clubes de una selección que no debe responder más que a la medida de sí misma.

LA papeleta de Kovac es ubicar a Modric y Rakitic sin ceder equilibrio y sin, evidentemente, castigar defensivamente a sus mejores hombres

Manuel Alcántara, maestro constante de periodismo y vida, insiste en la sencilla idea de estar a la altura de lo que uno es. Tal y como Gandhi equiparaba el esfuerzo total con una victoria completa. Luka e Ivan no son responsables de éxitos o fracasos, pero la expectativa cae sobre ellos de la misma manera que el debate nacional es la posición de ambos y la presencia o no de Vukojevic para aligerarlos de obligación ofensiva. El Rakitic mediocentro sufre, el Kovacic mediocentro debilita a su equipo y el Modric mediocentro es prohibitivo para la fase ofensiva croata.

Encontrar el equilibrio, cuenta también Alcántara, es una cualidad muy poco española. No sabemos si croata. Es el principal enigma para los analistas y la primera preocupación de Niko Kovac, a quien le toca la difícil tarea de equilibrar mediante posiciones un juego de errores que se parece al ajedrez en la medida que las metáforas tienen sentido. A Croacia, como dijo el poeta, solo le cabe estar a la altura de lo que es; ni de lo que fueron ni de lo que serán.

También te interesa: La patada que desencadenó una guerra

Síguenos en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche