Histórico
15 junio 2014El Enganche

Costa de Marfil-Japón: El Cid Drogbeador (2-1)



Didier confirmó la heroicidad de los aplausos a su salida a calentar. El estadio se revolucionó y el jugador del Galatasaray, con su sola presencia como hiciera el Cid Campeador, giró el partido. Japón encontró dos marcas en el área y sintió la necesidad de defenderlas, de ceder más espacio, de hundirse hacia su portería. Y aparecieron Bony y Gervinho para voltear el dominio inicial nipón, que fue esto, el dominio hasta el gol. Ponerse por delante se podría decir que le vino mal a la selección que dirige Zaccheroni: su fútbol de posesión alegre cedió balón y espacio ante el riesgo de transición africana. Regaló el balón y acabó regalando el dominio y el área. Allí empujó Costa de Marfil hasta hacer en dos minutos dos goles. Suficiente para hoy; poco para mañana. El partido comenzó apuntando alegría y fútbol y desembocó en dos planes imperfectos, arrítmicos y marcadamente anárquicos. Ahí perdió el equipo menos equipo, el que menos comprende estas situaciones de descontrol. Drogba el Campeador marca con la presencia, como hiciera Messi en aquella eliminatoria contra el PSG, lo que sus compañeros no consiguen a base de fútbol.

También te interesa: Aurier, potencia sobrenatural

Síguenos en Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche