Histórico
10 mayo 2014Jose David López

Tottenham: Harry Kane, el justiciero del gol inglés

Karry Kane - Tottenham

Era el más duro, frío, desafiante y calculador. Era el rostro de la rocosidad, de la intolerancia al miedo y de la fortaleza caracterial. Era la seguridad, la firmeza, el descaro de lo que, en su interior, todos querían ser. “Cuando un hombre adulto persigue a una mujer tratando de violarla, yo mato al hijo de puta. Ésa es mi política”. Era Harry, Harry Callahan (Clint Eastwood para algunos menos cinéfilos) y gracias a un espléndido guión, a una fantástica interpretación y, sobre todo, al especial momento en el que se estrenó (oleada de crímenes en USA-Vietnan), el pueblo americano se sintió representado por la voz poderosa de ‘su’ Harry, su particular justiciero, implacable ante los malvados que pretendían aprovecharse de los fallos del sistema judicial. Su enemigo era Scorpio, un fanático que mataría cada día a una persona si no se le entregaba una alta cantidad de dinero. Lo verdaderamente único, irónico y especial de Harry es que era un tipo solitario, huraño y tan dolido con la debilidad interna de su profesión, que decide hacer cumplir la ley según sus propias doctrinas y sobrepasando cualquier obstáculo. ¿Quién se atrevería a impedírselo?

Aquella imagen impoluta, sobria y, desde luego, violenta de una persona obstinada a lograr sus retos a cualquier precio, colocó al nombre Harry en una cúspide de valoración setentera. Un ‘boom’ de Harrys golpeó a aquella generación durante un par de décadas, provocando el delirio de un nombre, la explotación máxima de todo lo que representaba y la idealización de quien lo había situado en la élite de Hollywood. El paso de los años fue haciendo perder ese magnetismo e incluso algunos ejemplos sirvieron para derribarlo por completo (Harry Potter y Harry Styles se han encargado de ello), pero en un pequeño suburbio londinense, la televisión aun recordaba aquellas noches de cigarro, pistola y cerveza por la justicia del mundo. Suficientes estímulos para que el recién llegado a la casa mantuviera aquella ferviente devoción del padre, que quería ver en su hijo esa dureza, firmeza y carácter desde su propio nombre. Aquél Harry sigue siendo referente de cine y de USA. Hoy, el nuevo Harry, para los futboleros de todo el mundo, reparte su propia justicia a base de goles: Harry Kane.

Harry KaneSe trata de un delantero diestro, de sólo 20 años hasta el próximo mes de julio y que ha aparecido como una irrupción en los últimos meses dentro del ataque del Tottenham. Fuerza física, presencia y corpulencia con un imponente 1,84 de altura, lo que nos devuelve, sin profundizar mucho más en otras cualidades, a una época pasada donde los delanteros de la Premier sí interpretaban un papel mucho más estático, robusto y de remate final producto de estas capacidades físicas. Y Kane lo es por todas estas aptitudes, pero también porque busca contacto, porque prefiere jugar con ciertas licencias ya que es más móvil (en sus años de juvenil actuaba de enganche), porque recibe genial de espaldas a portería y porque, sobre todo por alto, es un auténtico filón para los Spurs actualmente. Sí es algo lento en transiciones rápidas o para armar disparos tras jugadas veloces, aunque no podemos únicamente quedarnos en ese aspecto. El nuevo delantero londinense aporta intensidad debido a que su lucha frente a los defensores es constante, genera huecos cuando cae a banda porque no es nada fácil incomodarlo y, sobre todo, suma definición, pegada y registros positivos en una de las necesidades básicas de las que más ha adolecido este curso su equipo. Además, pese a que aun no lo hemos podido comprobar en el primer equipo, es un gran lanzador de faltas.

Kane nació en Chingford, un suburbio este de Londres, dentro de una familia donde el fútbol representaba el entretenimiento semanal, ya que sus padres eran habituales cada domingo en las gradas de White Hart Lane. Producto de ese cariño a los Spurs, el sueño de Harry muy pronto fue el esperado, aunque no llegó rápidamente a pensar que pudiera ser posible, puesto que jugó de manera amateur en diferentes clubes barriales de la capital londinense. Cuando cumplió los 16 años, el pronostico que todos en su casa habían deseado para él, empezaba a tomar forma al entrar en el organigrama de inferiores del Tottenham. Fue dejando buenos datos, sobre todo goleadores en todas las categorías y con los Sub 18 logró enorme repercusión, al sumar 18 goles en un curso que le sirvió incluso para estar presente en dos partidos coperos en el banquillo del primer equipo y debutar en Europa League (increíble el dato teniendo solo 17 años). Su especialidad a balón parado le sirvió para marcar varios goles muy llamativos en partidos clave para los más jóvenes Spurs (destacaba junto a Dean Parrett, John Bostock y, sobre todo, los hoy consagrados junto a él Danny Rose, Kyle Walker y Kyle Naughton).

Sin embargo, el salto no acabó de ser tan sencillo, puesto que durante los dos siguientes años a su debut, tuvo que ganarse experiencia, minutos y luchas en diversas cesiones. Hasta cuatro diferentes épocas y hasta cuatro diferentes equipos (Leyton Orient, Milwall, Norwich y Leicester). Solo pudo dejar huella eficiente en los dos primeros, siendo un aporte goleador inesperado (5 tantos) y Young MVP en otro (9 goles), por lo que incluso basándonos en sus premisas previas y varias lesones, no parecían exageradas sus aportaciones como para tener un impacto tal en la Premier. Pero ese trabajo constante, regular y eficaz con varios de sus canteranos, obtuvo la confianza y el apremio necesario en los últimos meses puesto que, sobre todo tras la llegada al banquillo de Tim Sherwood (que conoce a la cantera a la perfección tras trabajar con ellos muchos años), todos han empezado a ganar en protagonismo. La más potente e impactante ha sido la atronadora reclamación de un Harry Kane casi irreconocible, que debutó aprovechó sus minutos de recambio en primera instancia para dar descanso a Soldado y acabó por ganarle el puesto y afianzarse en un esquema donde nadie contaba con él. 4 goles en 11 apariciones hasta ahora, sumando dos asistencias y, sobre todo, un airea nuevo al ataque, le aseguran cierto protagonismo.

Internacionalmente, Kane ha jugado con diferentes categorías de la selección inglesa, empezando en la Sub 17, continuando por la Sub 19 y actualmente siendo el goleador más prolífico de la Sub 21. en total, 12 goles en 24 partidos con Inglaterra que, pese a todo, no aseguran su presencia en los planes futuros ingleses. Y todo, porque pese a no existir realmente ninguna pista o temor real, lo cierto es que su abuelo es irlandés y la selección Green Army, ya dejó caer hace unos meses que podría ser una posibilidad siempre que mostrara alguna intención a corto plazo. La sensación es que no cambiará de bandera, sobre todo porque la falta de delanteros en la selección inglesa actualmente es una de sus máxima preocupaciones y porque, basándonos en números y en juventud, Kane ya es la gran apuesta para ser el ‘9’ del futuro. Será su fuerza, será su aliento y, sobre todo, será su voz. La voz de Harry, el particular justiciero del gol inglés.

Todas las Jóvenes Promesas en su sección exclusiva

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche