Histórico
2 mayo 2014Fran Alameda

Manchester United: regreso a la identidad

GiggsCholes

Por Fran Alameda (@Fran_Alameda)

El pasado se escribe para que no se vuelva a repetir. No tiene otro sentido hablar de algo que ya no tiene solución si no es para no volver a tropezar. Para no volver, quiero decir, a pegarse contra la pared de la inexperiencia. La edad no tiene por qué ser útil, pero la edad bien usada es una ventaja mayor que el talento. Pasa más o menos igual con la pertenencia, que por sí sola no vale de nada, pero bien usada agita los sentimientos. Conduce al hombre, que dijo Rousseau.

En el Manchester United siempre supieron acerca de la edad y por eso aguantaron a Sir Alex Ferguson hasta que el cuerpo le pidió retirarse a tiempo para observar su obra. Su obra es, en realidad, el solar de la excelsa competitividad que no ha sabido prolongar Moyes, el año en blanco azabache que ha depurado las opciones de Champions y lo ha dejado a la flor del tambaleo de otros para entrar en Europa. En realidad, todo esto es Ferguson, un exitismo perpetuo que se cayó a la primera de cambio. Del cambio. El camino quedó marcado, pero las ruedas fallaron desde el principio. El United se movió en el mercado como lo hace Schortsanitis en la zona, tarde y arrasando. Quiero decir: fichando de golpe y sin razón.

La temporada empezó mal en el mercado de fichajes, donde el United se movió como Schortsanitis en la zona, tarde y arrasando: 40 millones por un jugador que ya entonces era prescindible

Los Glazer quieren ahora reestructurar el equipo desde la base; posición, desde luego, que les da cierto halo de coherencia. Para recuperar la identidad, el glorioso principio de los noventa que desató el triunfo hasta la Champions que remontó en el ‘99 al Bayern, la opción es recurrir a la identidad, a la pertenencia a un equipo, al trabajo en la cantera y seguir la corriente de entrenadores recientes. O sea, del perfil Guardiola, Simeone, etcétera, el perfil novicio pero sentimental, el guía que va del césped al banquillo como el creyente que pudiera ir del banco al altar. De escuchar a mandar, un paso que en fútbol a menudo funciona más por lo irracional que por lo lógico de esto. Aunque hay motivos para creer. Fundamentalmente, en un equipo donde se irrigó la longevidad de las ideas y el elogio a las glorias, algo que a usted, españolito y urgente, le sonará a chino (como mínimo a inglés), porque en España ni se respetan las glorias ni se tienda la idea.

Louis Van Gaal, informó ayer el Daily Mail, tomará las riendas del Manchester United. Desde el banquillo o desde la dirección técnica. El objetivo es volver; o sea, sembrar. Una idea larga, no un proyecto urgente, un huerto de pertenencia que regenere a los Neville, Giggs, Scholes, Beckham y soporte alguna estrella ajena. Eso sí, la cuestión se ha caído sobre el texto como del cielo al suelo: ¿tendrán para Van Gaal (o el tándem Giggs-Van Gaal-¿Scholes?) el tiempo que no le han dado a Moyes, el heredero natural y dibujado por Sir Alex?

También te interesa: La Premier League, según Juego de Tronos
Síguenos en: Twitter y Facebook.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche