Histórico
13 mayo 2014David De la Peña

Benfica: Jorge Jesus y el ‘cruyffismo’ portugués

Jorge Jesus tuvo claro a quien otorgar su voto, cuando el pasado sábado el diario ‘Record’ le preguntó quién era para él el mejor futbolista de todos los tiempos. En una encuesta realizada a los 80 entrenadores de las categorías profesionales del fútbol portugués, el vencedor de este hipotético galardón fue Diego Armando Maradona. Sin embargo, el actual entrenador del Benfica nombró a Johan Cruyff. Nada sorprendente, puesto que el genio holandés es considerado unánimemente como uno de los grandes de la historia. Sin embargo, mirar el voto como un ‘guiño’ a Cruyff, tiene mucho fundamento.

Y es que hace más de dos décadas, cuando Jorge Jesus daba sus primeros pasos en el mundo de los banquillos, tuvo la oportunidad de realizar prácticas bajo la batuta del técnico ‘oranje’ de Amsterdam. Por aquel entonces, el Dream Team asomaba la cabeza, mostrando un fútbol que asombraba a toda Europa. El estilo de aquel Fútbol Club Barcelona era uno de los paradigmas a imitar, y qué mejor manera de conseguirlo que absorber los procedimientos que tenían cometido en el desarrollo del mismo. La idea estaba clara en la cabeza de Jorge Jesus, un ‘cruyffismo’ que desde entonces, trató de emplear en sus equipos los entresijos tácticos y motivacionales que vivían cada día los Guardiola, Romario, Stoichkov o Koeman.

Tras ese aprendizaje, su primer éxito no tardaría en llegar. Fue en los estratos inferiores del fútbol portugués, cuando en la temporada 91/92 consiguió el primer puesto de la Segunda Divisão B (el tercer escalón, actualmente conocida como II Divisão) con el Amora Futebol Clube, un modesto equipo del distrito de Setubal. Desde entonces, un trabajo que ha durado más de tres lustros, recorriendo todos los rincones del fútbol luso. Felgueiras, Estrela da Amadora, Vitoria Setubal, Vitoria Guimarães, Moreirense, União Leiria... Hasta que en el año 2006 recalase en el Clube de Futebol Os Belenenses, donde comenzó a despuntar realmente. Os Belenenses, club otrora campeón de Portugal, se encontraba lejos, en aquel momento, de pelear algún título. El hecho de disputar la final de la Taça de Portugal aquella temporada, fue sin duda todo un éxito para el club de Lisboa, y a pesar del gol postrero de Liedson que dio el título a uno de los gigantes de la capital (el Sporting), la temporada acabó con un gran sabor de boca, merced a un meritorio 5º puesto en la liga que otorgó al equipo la posibilidad de disputar la Copa de la UEFA la temporada siguiente.

El buen hacer de Jorge Jesus no pasó inadvertido para uno de los dirigentes del momento del fútbol portugués. Se trataba de António Salvador, que asumió la presidencia del Braga en 2003. Sin duda este empresario de la construcción tuvo un papel muy relevante en la evolución de Jorge Jesus, al darle las riendas de un club, que tras la Eurocopa de Portugal, comenzó una ascensión meteórica. Aquella temporada, el Braga, tras ganar la Copa Intertoto, alcanzó los octavos de final de la Copa de la UEFA, y su 5º puesto en el torneo local sirvió para que el club mas importante, históricamente hablando, de Portugal, se hiciese con sus servicios previo pago de 700.000 €: El Benfica.

Y el éxito fue inmediato. Ya disponiendo de una de las plantillas más poderosas del país, esos métodos adquiridos durante la época en la que aprendió de Cruyff tenían más sentido. Fútbol ofensivo, dinámico, llevado a cabo por futbolistas de parangón. Ese año 2009/2010, el Benfica obtendría un doblete que devolvía la ilusión a la torcida de los “Encarnados”, teniendo en cuenta que el histórico club lisboeta llevaba sin obtener el título liguero desde la temporada 2004/2005. Los éxitos sirvieron para que Jorge Jesus fuese nombrado mejor entrenador del año en el país. Jorge Jesus se ha enriquecido, y al 4-4-2 en rombo con el que el Benfica se proclamó campeón en 2010, ha añadido la variante del 4-2-3-1, ante la exigencia de un rival de tanta enjundia como es el Oporto. En ambas posibilidades, el equipo se siente cómodo y es capaz de ofrecer una gran variedad de recursos ofensivos. El equilibrio que otorgaban Javi García y Witsel se marchó, incluso cuando lo encontró nuevamente en Matic, también se le marchó, pero siempre lo fue potenciando por el dinamismo de sus hombres ofensivos. Así,encontró soluciones en Enzo Pérez y, con carácter más amplio, Gaitán o Amorin (que no hace mucho eran Bruno César y Aimar). El equipo es capaz de cargar el área rival de maneras muy diversas, producir entre líneas y desordenar la zaga rival, pero si aparece la versión Cardozo-Rodrigo, el equipo puede ser más directo y transitar de manera mucho más rápida. A ellos se les unió el pasado año un crack silencioso como Lima y este curso el potencial estrella balcñanica, Markovic. No han funcionado tan bien como se esperaba Djuricic o Sulejmani.

Sin duda, el sello del técnico lisboeta está impreso en este Benfica. Un técnico que ha absorbido durante años y años de aprendizaje los métodos y estilos que mejor se podían adaptar a su idea. Desde Cruyff, hasta que pudo hacerse con los mandos de las águilas, pasando por todos los estratos del fútbol luso. Y es que bajo ese corte de pelo, más propicio de un viejo rockero harto de kilómetros de caravana y guitarra al hombro, se esconde un profesional metódico, constante, e inteligente. Un entrenador que podría romper la sequía que desde los años 60 arrastran en Europa los de Da Luz. El último asalto, el Chelsea.

También te interesa: Benfica: El atractivo invernadero español

Síguenos también desde TwitterFacebook

Benfica: Jorge Jesus y el ‘cruyffismo’ portugués, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche