Histórico
10 abril 2014Francisco Ortí

Valencia: Paco Alcácer, el triunfo de la fe

A las puertas del estadio de Mestalla, alumbrado por las intermitentes luces de una ambulancia mientras escuchaba los gritos de su madre, Paco Alcácer entendió que su vida había cambiado. En un regate del destino, la vida le asestaba un golpe cruel. Sobre el asfalto de la avenida de Suecia yacía su padre. Un ataque al corazón se lo había llevado, minutos después de que su hijo marcase su primer gol en Mestalla con el primer equipo del Valencia Club de Fútbol.  Paco Alcácer ya sabía lo que era marcar con el Valencia. Lo había logrado en Copa del Rey ante el Alcoyano, pero este tanto tenía un sabor especial. Primero porque era en Mestalla, contra la Roma y en la presentación del primer equipo, y segundo porque la afición ché le había dedicado una atronadora ovación. Alcácer venía de ser el héroe en el Europeo Sub’19 de Rumanía 2011, marcando los goles del triunfo en la final contra la República Checa y Mestalla le recibió como un ídolo, como el jugador que tenía en sus manos el futuro del club.

Fue demasiada emoción para el corazón de padre. A las puertas del estadio en el que acababa de escribir las mejores páginas de su trayectoria profesional fallecía su padre. “Lo que le ha hecho la vida a Alcácer no tiene nombre“, declaró el entonces jugador del Valencia Juan Mata, emocionado al enterarse de lo sucedido. “Muchas gracias a todos por el apoyo que me estáis dando“, se limitó a comentar el delantero y una semana después del fallecimiento de su padre regresó a los entrenamientos con el filial del Valencia, puesto que Unai Emery considera que todavía no estaba preparado para formar parte del primer equipo valencianista. El golpe fue durísimo, pero Paco Alcácer se rehizo con una entereza impropia de un chaval que apenas alcanzaba la mayoría de edad. Se levantó para continuar peleando por un sueño: triunfar en el fútbol y hacerlo con la camiseta del Valencia.

Paco Alcácer perdió a su padre a las puertas de Mestalla poco después de marcar su primer gol con el Valencia en el estadio valencianista

Aquello sucedió el 12 de agosto de 2011. Poco más de tres años después, Paco Alcácer ve como ese sueño empieza a cumplirse. Es titular habitual en el Valencia, tiene la confianza de su entrenador Juan Antonio Pizzi y se ha ganado la aprobación de Mestalla a base de goles. Ha marcado seis en la Liga BBVA y otros cuatro en la UEFA Europa League, siendo uno de los principales culpables de que el Valencia haya sobrevivido en la segunda competición europea hasta cuartos de final. Paco Alcácer disfruta del mejor momento de su carrera y, por primera vez, se siente importante en Mestalla, aunque no ha tenido que recorrer un largo camino para alcanzar el que siempre fue su objetivo. Un largo recorrido tanto físico, puesto que ha vivido una estéril cesión al Getafe, como metafórico. Hubo momentos en los que la meta parecía inalcanzable, que jamás llegaría a dar el salto definitivo al primer equipo del Valencia, pero contra toda lógica siempre creyó en sus opciones y la persistencia ha tenido premio esta temporada.

Desde que su primer gol en Mestalla marcara su vida, Paco Alcácer ha visto como Unai Emery no le concedía oportunidades, que Mauricio Pellegrino no creía en él y tampoco Miroslav Djukic. Ninguno parecía dispuesto a darle minutos y el club optaba por incorporar a jugadores como Nelson Haedo Valdez en 2012, o Hélder Postiga y Dorlan Pabón en 2013 antes de confiar en él. Pese a todo, este verano comenzó la temporada decidido a triunfar en el Valencia. No le importó que no hubiera despuntado durante su cesión en el Getafe, ni que el Valencia le recomendara marcharse cedido de nuevo porque no le prometían minutos y no querían cortar su progresión. No hizo caso a nadie más que a su deseo. “Sólo pienso en triunfar en el Valencia. No me importa nada más“, declaró durante el primer día de pretemporada. Ese compromiso quedó reflejado en el momento en el que renunció a sus vacaciones y se incorporó al stage de pretemporada del primer equipo del Valencia en Alemania dos días después de disputar con España el Mundial Sub’20 en Turquía.

Renunció a sus vacaciones y se incorporó al stage de pretemporada del primer equipo del Valencia en Alemania dos días después de disputar con España el Mundial Sub’20 en Turquía

Sin embargo, ese sacrificio apenas tuvo recompensa durante los primeros meses. Paco Alcácer se vio relegado a un segundo plano, alternando presencias en la grada con el banquillo y siempre alejado del césped. Llegó a temer que no vería cumplido su sueño, y los malos resultados del Valencia no ayudaban a que Miroslav Djukic diera oportunidades a los más jóvenes. Pero cuando estuvo apunto de tocar fondo fue cuando empezó a ver la luz. Un gol decisivo contra el Kuban Krasnodar le dio el impulso necesario para ganar confianza. Djukic fue aumentándole la dosis de minutos y la sequía de Hélder Postiga jugó a su favor. Aunque su explosión definitiva se produciría con Juan Antonio Pizzi. El técnico argentino llegó a Mestalla en una situación límite, hizo limpieza en el vestuario y Paco Alcácer sobrevivió a ella, convirtiéndose en uno de los escasos efectivos para el ataque. Esto le brindaba la oportunidad que tanto anhelaba y no la desaprovechó.

Gol a gol se ha ganado la titularidad y a nadie le sorprende ya verle entre los elegidos para jugar cada fin de semana. Tanto que el futuro del Valencia gira en torno a la figura de Alcácer. Un jugador con dos virtudes tan marcadas como esenciales en la vida de un delantero centro. Es inteligente en sus desmarques y letal en la definición. Un nueve no necesita más y Alcácer, a sus 20 años, domina ambos registros. Es el futuro del club, un hombre castigado por la vida y obligado a madurar de golpe que ha demostrado ser capaz de lidiar con situaciones complicadas. Con el Valencia en horas bajas y sin efectivo para grandes inversiones, Paco Alcácer personifica los ideales con los que el proyecto GloVal se presentó en sociedad. Un hombre de la casa que soñó con triunfar en el Valencia y para el que ha llegado su momento.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche